Review Californication: Suicide Solution

Review Californication: Suicide Solution

Un año más volvemos a sumergirnos en la oleada de una de las series mejor tratadas por la crítica estadounidense. Y no es para menos. Esta misma semana se ha estrenado oficialmente la cuarta temporada de Californication en Showtime pero, como suele pasar, hace ya unos días se filtraron los dos primeros capítulos. Aquí estamos para analizar este 4×02 que no ha dejado indiferente a nadie.

Suicide Solution fue un polémico tema escrito y compuesto por Ozzy Osbourne en 1980. Dicha canción conllevó un gran revuelo debido al caso de un niño canadiense de 19 años que se quitó la vida mientras la escuchaba. Y, cómo no, Californication aprovecha para seguir enlazando nuevas referencias musicales con nuevas tramas. Y, ahora más que nunca, nuevos dramas. Y es que se preveía lo peor. Tras conocer el título de este segundo capítulo, los más optimistas nos reservábamos a posibles hipótesis al respecto. Pero, queridos amig@s, no podemos evitar lo inevitable: Hank Moody ha intentado suicidarse.

No creo que sea justificable ni mucho menos, pero la vida de nuestro protagonista en este inicio temporada no está siendo precisamente un camino de rosas. En este capítulo, tras dormir en un sofá que parecía un puto instrumento medieval de tortura, Hank acaba acostado en la cama de la ex de su agente. La mañana siguiente Charlie lo lleva a su viejo hogar dónde intenta arrancar su Porsche sin éxito. ¡Ah! Y por si fuera poco, en el parabrisas se encuentra un par de multas sin importancia. Tras recibir el impacto de un teléfono móvil en toda la frente, Karen accede a ayudarle a cargar la batería del coche. Un coste un poco excesivo, hay que decirlo…

Becca

Pasadas unas horas, cerca del mediodía, Hank se encuentra con su abogada a la defensa: Aby. Rápidamente le comunica que la sentencia máxima por haber tenido relaciones sexuales ilícitas es de 3 años. No parece muy motivador y menos sabiendo que el tribunal va a tratar de dar ejemplo con su caso. Pero, tras tanta y tanta oscuridad, aparece un debilucho rayo de luz: Marcy convence a Karen para que Hank pase una tarde con su hija. Y lo que faltaba, ¡menudo desastre de tarde! La tarjeta de crédito le acaba jodiendo una mala pasada dándose a perder cualquier opción para reconciliarse con Becca.

Por otro lado, Hank y Charlie acaban reuniéndose con Eddie Negro, un prestigioso actor dispuesto a encarnar el papel protagonista en la película de Fucking & Punching. En seguida nos damos cuenta de que éste es un asqueroso egocéntrico que, aunque no caiga muy bien a muchos, sigue convencido de que el papel de Hank es perfecto para él. Y, seguidamente, nos reencontramos con Sasha Bingham, su confortable habitación de hotel y, lamentablemente, con el punto de inflexión que va a marcar el destino de la temporada.

Becca

El capítulo nos deja angustiados. Sumergidos. Si no fuera porqué David Duchovny es el amo y señor de Californication cualquiera pensaría que ha muerto. Sinceramente, tiemblo sólo de pensar como le pueden salir las cosas a partir de ahora. Tras tomarse un importante cóctel de pastillas mezcladas con alcohol y escribirle una deliciosa carta de despedida a su hija Becca, nos quedamos con la pura y cruda incertidumbre del mañana. Algo debe cambiar, algo debe ocurrir. Está oscureciendo, demasiado oscuro para ver.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »