Review Californication: Mad Dogs and Englishmen

web

Las relaciones interpersonales son complicadas y resumir el tema en palabras tan vulgares es quedarse extremadamente corto. Es más que complicado. Una relación puede parecer un filme de sobremesa con toda su simplicidad desde fuera y ser cine de autor para público bien seleccionado en realidad. Nada es lo que parece y casi todo es lo que no debería ser. Una fiesta, una escena de celos, un arma sin cargar. Queda muy poquito para despedirnos de Californication este año y empezamos a echarla de menos. ¿Comentamos este noveno episodio?

El trabajo de Hank ha dejado de ser mierda para convertirse en oro. Estaría bien, consideraríamos que todo marcha como la seda si no fuera porque la pareja más cómica del reino está compartiendo techo con Atticus. Es fácil de decir, parece fácil si no fuera porque su road manager se dedica a atrancar tronos y el rock star mimado es exigente hasta las últimas consecuencias. Un trabajo acabado y una fiesta programada, ¿qué podría salir mal? Teniendo en cuenta que esto es Californication, todo. Y eso es lo que nos gusta, nos encanta.

Eddie Nero ha vuelto y reserva las ganas concentradas durante meses y meses de castidad para alguien muy especial, alguien tan especial que a Hank se le van a revolver las entrañar a base de bien. Hank y Karen, Karen y Hank. El tiempo de las musas está terminando una vez concluida la gran obra, pero Faith empieza a sentir por el escritor algo más de lo que sentiría por alguien a quien inspirar. Es difícil. Hay cuatro personas en este juego cuando sólo debería haber dos y la madeja cada vez se enreda más. Nadie contaba con dos ex en la fiesta.

La eterna y platónica Karen ha llegado para sufrir más que disfrutar. El hombre al que realmente quiere y querrá siempre, por más negación que esté dispuesta a emplear en el asunto, aparece en un halo de post coito con una rubia más joven y más idealizada que ella. Y duele. El problema es que la falta de entendimiento multiplica las escenitas de celos, celos que la arrojarán a los brazos de Nero mientras Hank se muerde las uñas. Es ley. Salta de piernas abiertas en piernas abiertas y no quiere que Karen sea las piernas abiertas de nadie.

karen

El resto no va mejor. Atticus siendo Atticus. Su mujer montando escenas. Un escenario tan dantesco como ver a la estrella del rock comiendo un Mars de la vagina de Marcy. Una pistola sin cargar para comenzar con el espectáculo antes de tiempo. Qué desastre y cuánta esencia. Todo embadurnado en coca. Muebles destrozados. Puñetazos. Corazones rotos. De nuevo esa sensación de universo único, de escenario exclusivo que está manteniendo la temporada. Sé que cuenta con sus detractores pero a mí me tiene en una nube. La temporada anterior me pareció algo decadente, lo mencioné cuando se estrenó esta sexta, pero Hank fue durante doce episodios un payaso triste.

Vayamos al final, vayamos a la conclusión del episodio porque a veces la conversación más sencilla puede ser perfecta. Es de noche, estamos en la playa, brillan las estrellas. Hank persigue a una Karen con el rímel demasiado corrido después del llanto y la borrachera. ¿Qué podemos hacer? No podemos estar juntos ni puedo estar con otras. Ah, y de paso, odio que ninguno se te acerque. Llegan a ser el colmo. Bastarían unas palabras para acabar con todo esto, una declaración de intenciones, un par de frases honestas y menos dosis de autoengaño. Lo que importa, al fin y al cabo, no es el sexo. Ir clavándola en todas partes no es el problema. El problema llega cuando Faith mira a Hank como hace Karen. Eso sí duele, eso sí rompe. Es un paso más para terminar de perderse el uno al otro. Y lo peor es que no quiere ser como él y durante una noche se ha visto reflejada en ese espejo de los desastres. Un final perfecto. O casi. Un abrazo. Mucha desesperanza porque sabemos que en el próximo episodio volverán al mismo juego. Es la experiencia. Y nos despedimos con un “Nothing Else Matters” que viene al pelo, aunque la original habría intensificado un poquito más el resultado.

end

Me encanta, de verdad, me encanta. No sé que tiene esta temporada que me está haciendo disfrutar tantísimo. Quizá es el hecho de escribir sobre ella, o la cuestión del “todo lo que empieza tiene que acabar” en la que nos reflejamos. Puede que sea un todo. Decidme vosotros.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Californication: Mad Dogs and Englishmen
4.7 (93.33%) 9 votes

Categorías: Californication Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »