Review Californication: Julia

web

Dicen que “la cabra siempre tira al monte” y es uno de esos escasos dichos populares que resultan aplicables a la realidad. Como contrapunto, también se dice que la gente es capaz de cambiar, que todos cambiamos, que las circunstancias nos moldean. Esto no deja de ser cierto sin serlo del todo. Más que cambiar, más que evolucionar, nos adaptamos. El ser humano se adapta y supera golpes y cambios circunstanciales porque no tiene más remedio, es un modo de supervivencia, pero la realidad es que nuestros defectos siguen ahí. Lo que nos paraliza, lo que se nos convierte en lastre, sigue ahí. Hablamos de evolución cuando esa parte que comprende nuestra oveja negra interior sigue escondida esperando a salir cuando menos conveniente sea, cuando en realidad, lo único que hemos hecho es cambiarnos de calzado para bajar una pendiente. Que se lo digan a Hank. Que nos lo digan a nosotros.

Hagamos un viaje en el tiempo y retrocedamos cinco años, más de veinte en la vida de Karen y Hank. Estamos en “In Utero”, décimo episodio de la segunda temporada y uno de los favoritos en general. Acaban de conocerse y todo lo que queda atrás deja de importar. Tal vez es la química, el flechazo, la intensidad que han compartido, lo bien que funciona el sexo o que Kurt Cobain ha muerto. Puede que sólo sea que Karen está embarazada, aunque sabemos que no es sólo eso, porque la única verdad es que Hank ha enviado la carta y eso lo cambia todo.

Hay un momento en que deciden que todo se ha movido al verse, hay un momento en que se dan cuenta de que estar juntos es mejor que no estarlo, hay un momento en que se decide que Becca va a nacer y a convertirse en el único nexo entre ambos cuando la situación se sale de madre. Pero hay un antes, también, hay dudas y hay preguntas, Hank tiene a alguien, Karen tiene a alguien, y el peso de esos rostros anónimos no es suficiente para querer volver a la vida que antes conocían. Julia ha dejado el anonimato, claro. Levon no llegó al mundo solo y quedan muchas cosas por explicar.

julia

Julia es ese alguien que en realidad no esperaba a Hank, que siguió adelante cuando él dejó de llamar. Habían recorrido el país, habían dejado su rastro de condones anudados en las carreteras y el tiempo pasó, la vida pasó. Si la diversión había dejado de interesarle al hombre con el que estaba, un hijo no resultaba una promesa mejor. Y le vuelve a poner en bandeja esa suerte de salida fácil veinte años después. Puede que Levon quiera jugar al padre y el hijo, puede que quiera abrazos y una figura masculina de la que tomar mal ejemplo, pero no cuaja, no lo vemos y Julia dice que está bien salir corriendo. Puede que Hank quiera eso, pero sus ideas no terminan de estar claras últimamente y de momento parece que la decisión de darle una oportunidad al joven tampoco es tan horrible. Sobre todo ahora, que su hija está en otra dimensón hecha de tinta y aslfalto.

hank y levon

 

No termina de convencerme lo que están intentando hacer en esta última temporada, más por el “cómo” que por el “qué”. Hank es Hank, es quien es y es quien ha sido. Un personaje pasado de rosca, un culo de mal asiento con el corazón grande y el sentido común muy pequeño. No obstante, aceptamos barco. Si por una vez en la vida (bien porque tiene una edad, bien porque está cansado de que esta montaña rusa no lo deje despertarse con Karen) decide hacer las cosas tal y como dicen las normas sociales, que así sea. No está mal la idea de que Hank Moody evolucione antes de despedirse e intente buscar un equilibrio, en realidad resulta hasta verosímil. El problema es cómo lo están haciendo. Creo que los guionistas han asumido que el público se iba a llevar las manos a la cabeza cuando vieran al protagonista tratando de sentar la suya y han pensado “venga, de vez en cuando hay que recordarles que mantiene su esencia”. Y lo están haciendo regular. Me creo el hecho de que intente centrarse, me creo que haga un esfuerzo por llegar sobrio al trabajo, lo que no me creo es que si lo está intentando llame a su agente para decirle que abandona al primer arranque, para diez minutos después colarse en la oficina con el brazo sobre los hombros de su hijo. Usar esas medias tintas a estas alturas le resta bastante seguridad a todo esto. Veo a dónde quieren llevar al personaje, pero lo están desdibujando.

Por otra parte, lo de los obstátulos entre Hank y Karen es ya una constante. Unas veces tienen nombre de mujer, otras veces tienen nombre de sustancia estupefaciente, pero está claro que nunca va a haber un momento idílico para intentarlo. Esto es algo de lo que también se ha abusado bastante hasta que algunos hemos terminado por encariñarnos con ello, aunque no deja de resultar frustrante, para qué engañarnos. Me pregunto cómo reaccionará Karen a la noticia, porque va a encontrarse con el pasado y además va a hacerlo cara a cara. No es algo fácil de digerir, por mucho que encuentre a Hank increíblemente sexy en su papel de hombre responsable.

karen hank

Quien tampoco lo tiene fácil es Runkle, que, por si no tuviera suficiente con sus problemas de erección, tiene que vérselas una vez más con el capricho de su único cliente. Verlo eyacular en la ropa ante los ojos de todos ha sido ya el colmo de lo triste, aún peor que la hazaña de su masturbación en la oficina. Por mucho que el equipo de Santa Mónica Cop le recomiende a Hank un nuevo agente, el que necesita un cambio es él. Y alejarse de la viagra lo más posible si no va a poder quedarse en casa, también.

Un episodio bastante normalito y prácticamente al nivel del anterior. No obstante, sigue siendo Californication, y sigue dándonos una media hora muy disfrutable. ¿Qué os ha parecido?

 

 

 

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Californication: Julia
3.5 (70%) 14 votes

Categorías: Californication Reviews Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. Rodrigo

    Hola, primero felicitarlos por la excelente web que llevan adelante. Queria consultarlos acerca de si tienen conocimiento de una segunda temporada para la serie “Resurrection” o si concluye en la primera. Gracias y Saludos.

  2. A mi esta temporada me tiene confuso. Desde luego, no es el Hank de siempre, pero sigue siendo Californication y no abandonaremos ya el barco nunca. La trama quizá no sea la mejor, porque no es Hank, pero confío muchísimo en los guionistas a estas alturas. Hank se despedirá, y a lo grande. Con una botella de whisky escondida en algún lado.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »