Review Californication: Another perfect day

Review Californication: Another perfect day

Existen días perfectos para todo. Para Lou Reed, leyenda viva del rock, un día perfecto es el que compartimos con alguien especial olvidándonos de los problemas domingueros de la vida. Para las parejas locamente enamoradas, el mejor día de su vida seguramente habrá sido el de su boda y para Jorge Javier Vázquez, presentador de Sálvame, pues supongo que cualquier día con un absurdo notición. La pregunta ahora es… ¿cuál será el día perfecto para un bohemio escritor acosado de violar a una menor? ¿El juicio final está cerca? Sabemos que sí pero antes me apetece contaros otro día perfecto. El de Henry James Moody.

Hank está empezando a asustarse. Podemos extraerlo de sus gestos, de sus miradas. Tiembla ante la posibilidad de mearse en el estrado y de que le culpen por lo que no hizo. Sólo Hank y Mia saben con certeza que nadie violó a nadie, por lo que se anticipa un significativo cara a cara en los juzgados y en la serie. Sabemos que el futuro de Californication dependerá, en parte, del próximo capítulo. Ya veremos. Yo, personalmente, me fío bastante de Abby (como abogada).

El día perfecto ha empezado y acabado, literalmente, con uno de los símbolos más relevantes de la serie: el Porsche de Hank, el cual conocimos en el primer capítulo. Aquello fue en verano del 2007 y, dichoso destino de trayectos, resacas y casquetes, sólo desde entonces lo hemos visto con un faro roto. Ya no habrá que repararlo. Que descanse en paz. De bien seguro (aunque no nos lo hayan contado) Becca se va a llevar una buena bronca por lo sucedido. Era predecible que Pearl y sus amigas de Queens of Dogtown la traerían por el mal camino.

Californication

¡Charlie Runkle ya sabe que Marcy está embarazada! Sí, aunque está forzosamente convencido de que la esperma la aportó su actual noviete y productor de Fucking & Punching: Stu Beggs. En este capítulo también hemos disfrutado conociendo profundamente a Peggy, la rubia más desorbitada, perversa hermana y ninfómana de nuestro agente favorito (con permiso de Ari Gold). Aún no sabemos si su paso por la serie será determinante en un futuro o no pero de bien seguro que nos dejará otras grandes escenas para la posteridad. Me apostaría medio sueldo a que Charlie estará rezando por su continuidad.

Finalmente, y haciendo honor al título, hay que decir que las cosas no han ido tan y tan mal para nuestro protagonista. Antes de que el Sol se escondiera bajo los horizontes de Los Angeles, Hank ha gozado de un día fantástico con Karen y Becca, enseñándole a ésta a conducir (aunque haya servido de más bien poco), explayándose entre chistes y con el generoso ofrecimiento para alojarse en su casa hasta el día del juicio. El accidente no ha sido nada bueno pero lo importante es que a Becca y Pearl no les haya pasado nada y, por otro lado, ha servido para que la cita entre Karen y Ben evolucionara desfavorablemente.

Californication

Como ya os adelantamos, la semana que viene nos llega el 4×09: The Trial, capítulo que en buena parte se desarrollará en los juzgados. Hank Moody contra el estado de California. ¿Tendremos sentencia?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Californication: Another perfect day
Valoración

Categorías: Californication Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »