Review BSG: Faith

Review BSG: Faith

Faith encontró la mezcla perfecta entre mística y acción, que se había decantado claramente a favor de la primera en capítulos anteriores. Además, personajes que habían tenido escaso peso hasta el momento cogieron el timón de los acontecimientos. Y Galactica nos brindó los mejores 42 minutos de lo que llevamos de temporada. ¿Comentamos el episodio?

Faith, fe, el episodio que mayor presagiaba un viaje hacia el terreno místico nos obsequió con los minutos de mayor tensión y acción de la cuarta temporada. El episodio arranca en quinta velocidad, con una disolución del motín tan inesperada como preocupante. ¡Han disparado a Gaeta! ¡Y Starbuck se empeña en buscar la Tierra! ¡Y Athena irá con ella! En medio de este caos, Helo pone en marcha una cuenta atrás: el Demetrius esperará a la expedición de Starbuck hasta que el contador llegue a cero. Bien, Helo, bien, tan resolutivo como siempre.

Lo que no había sucedido en 5 capítulos, ocurría en 5 minutos a bordo del Demetrius. Las decisiones importantes las toman personajes importantes. Helo y Starbuck demostraron que los son. También Athena, cuyo protagonismo había decaído de manera inexplicable, pero que ha vuelto al centro de la acción coincidiendo con los mejores momentos de la temporada. ¿Casualidad? No lo creo. Lo mismo sucede con el pobre Gaeta, cuya pierna parece destinada a morir salvo milagro del Doctor Cottle. ¿Anders disparó por seguir a Kara o por su influencia cylon? Si Felix es el último cylon, como repite mi subconsciente desde hace bastante tiempo, podrá recuperar la pierna cuando obtenga un cuerpo nuevo. Veremos.

Dejamos el Demetrius y nos subimos a la nave cylon, pero sin reducir ninguna marcha. El recibimiento es extraordinario. Leoben cree firmemente en la necesidad de un pacto, que sólo se puede producir gracias a la clarividencia de Starbuck y su conversación con el híbrido. Se necesitan porque comparten objetivo: llegar a la Tierra. En la nave cylon se suceden las dudas y las sorpresas.

Anders necesita confirmar su naturaleza acercándose definitivamente a los cylon, exactamente de donde huye Athena, llena de frialdad y seguridad en todas sus acciones. Athena tiene alma y corazón humanos. Y las dudas las abandonó desde que conoció a Helo y nació Hera. Ni siquiera el acercamiento de sus hermanas Número 8 parece ablandar el corazón de la cylon de Galactica. El momento de máxima tensión se produce con la aparición de Número 6, que decide acabar con la vida de la humana que la humilló en Nueva Caprica. Instantes después, otro modelo Número 6, en un gesto de confianza inesperado, da vía libre a Starbuck para que interactúe con el híbrido. La imagen de Número 6 matando a su modelo hermana es uno de los más escalofriantes de la temporada. Los cylon han iniciado un viaje en comunión con los humanos y ni siquiera sus propias dudas evitarán que se cumplan los objetivos.

Seguimos en la nave cylon, donde se desarrolla la mayor parte de la acción de Faith. Starbuck y compañía descubren que algunos modelos cylon están contra las cuerdas. La guerra civil no era un invención de Leoben. Kara obtiene, finalmente, su encuentro con el híbrido. Como de costumbre, sus palabras merecen un estudio exhaustivo, pero la cuenta atrás del Demetrius no se detiene y la tensión crece por momentos. En una escena antológica, el híbrido, desencajado, empieza a gritar como si el fin del mundo estuviera ante sus ojos. Entre medio, fuego cruzado entre el cylon robot y Número 8, que acaba con la muerte de ambos. Starbuck consigue hablar con el híbrido y éste le repite las palabras que ya habíamos oído en Razor: Kara guiará a la humanidad a la extinción. ¿Cómo influirá Starbuck en el rumbo de la flota de Galactica? Por ahora, parece demasiado cercana a la locura como para que Adama o Roslin tengan en cuenta sus palabras.

Vamos ahora a bordo de Galactica antes de regresar al foco principal. La vida de Roslin pende de un hilo. Su compañera en el hospital, fiel seguidora de los discursos de Baltar, le muestra el camino hacia el otro mundo mediante un sueño. Un viaje en barco que acaba en una orilla donde encontrarse con sus familiares. Roslin parece haber empezado ese viaje, aunque su misión no se ha completado. El día que decida llegar a la orilla, como su compañera enferma, su travesía habrá terminado. Pero todavía no es el momento. Por cierto, las palabras de Baltar vuelven a ser increíblemente exactas. Una vez más, Gaius ofrece un camino de redención. Siempre Gaius…

El final del capítulo, que había sido lo más destacable en los anteriores episodios, fue lo menos relevante de Faith. Starbuck y compañía consiguen llegar a tiempo al Demetrius, después de que Helo regalara algunos segundos a su Athena. El Demetrius llegará a Galactica cargado de información, siendo el camino a la Tierra y la guerra civil cylon los temas estrella. Además, llega con alguna que otra baja y con la necesidad de curar a Gaeta. Por favor, ¡curen a Gaeta! En conclusión, repitiendo el mensaje del principio, Faith nos ofreció los mejores 42 minutos de la cuarta temporada de Battlestar Galactica. ¿Qué os pareció el episodio? ¿Es el mejor de la temporada? Adelante, amigos coloniales…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »