Review BSG: Deadlock

Review BSG: Deadlock

Causas mayores han impedido que esta review llegue a tiempo. El retraso me ha servido para poder ver el episodio un par de veces y leer vuestros comentarios. Y no entiendo la decepción general. Es cierto que Deadlock no es tan vibrante como los episodios de la revolución, bastante innecesarios a posteriori, ni tampoco es tan revelador como la joya de esta cuarta temporada, No Exit, pero ofrece varios momentos increíbles y pone de manifiesto el debate de los cylons. Por cierto, estamos hartos de pedir un Emmy para el señor Adama, empecemos a reclamarlo para Saul también… ¿Comentamos Deadlock?

  • Episodio 4×16: Deadlock
  • Fecha de emisión: 20 de febrero

La llegada de Ellen Tigh a Galactica ha desestructurado la vida de los cylons. Sin rastros de Cavil, por ahora, su principal preocupación es la creación de una nueva colonia, exclusivamente cylon, como lo fue la décimotercera en su día. Su seguridad está comprometida, como vemos al principio del episodio con el ataque a Caprica, y su tecnología es más evolucionada que la de los humanos. Por eso, Tory, Tyrol, Ellen y sus creaciones cylon deciden votar sí a la separación de Galactica. Anders dejó clara su postura antes de que su cerebro dijera basta. Y Saul comparte su opinión: no nos movemos de Galactica.

Decía la semana pasada que habíamos descubierto a una nueva Ellen Tigh, más madura, más comprometida. Pues bien, donde dije digo… Ellen sigue siendo la misma manipuladora sin escrúpulos, capaz de jugar con Saul y con lo que más quiere, ese bebé especial llamado Liam y que nunca nacerá. Antes decía que el episodio nos había dejado momentos brillantes. Me refería, por supuesto, a la escena en que Saul muestra su fidelidad a Adama tras la encerrona de Ellen, profundamente celosa de la nueva vida de Tigh.

Saul es uno de los cinco últimos, pero por encima de todo es el mejor amigo de Bill Adama, fue uno de los principales rebeldes contra los cylons en Nueva Caprica y se ha pasado toda la vida dando órdenes de matar a sus pequeñas creaciones cylon. Saul es un humano más, igual que la ausente Athena, cuyo bebé, Hera, sigue siendo extremadamente importante. El conflicto de los cylons centra la atención de Deadlock, que ha preparado el terreno para un final de temporada exquisito, en el que los cylons cada vez están más cerca de lo humanos. De hecho, están tan cerca que Galactica es humana por fuera y cylon por dentro. La mezcla que todos esperábamos, aunque nos negáramos a admitirla. Y es que,como dije en su día, creo que el mensaje final de la serie será que “todos somos hijos de híbridos”.

Hablando del híbrido y de cylons fallidos, ¿dónde está Daniel? Siguen sin darnos información sobre el modelo número 7. Y lo peor es que no veo cómo vamos a recibir esos datos. La vida de los cylons se exploró en anteriores episodios, Saul sigue sin recuperar sus recuerdos y Ellen ya ha dicho todo lo que tenía que decir. Posiblemente el final del episodio, con la ansiada “recuperación” de Anders (su cerebro vive) tenga algo que ver. Sam ha podido conectarse a sus recuerdos, esperemos que no los haya perdido con la operación. Es una mina…

La otra historia de Deadlock la protagoniza Gaius Baltar. Debo confesar que esperaba algo más de Gaius, teniendo en cuenta que podría ser una de sus últimas apariciones en la serie. Baltar ha perdido importancia desde que llegó a máximo representante de los humanos. Y a estas alturas no tengo muy claro qué papel juega. A veces tengo la sensación de que es el mejor superviviente de toda la flota, un actor inteligente que ha sabido manipular la fe del pueblo, pero cuando en su cabeza y ante nuestros ojos aparece esa Número Seis, llego a pensar que Baltar es algún tipo de elegido, capaz de cambiar la vida de la flota y con una habilidad especial para conseguir todo lo que se propone. Incluso ha convencido a Adama de que le entregue las armas. Extraña decisión la del comandante.

Deadlock es un capítulo fantástico, en el que vemos como el debate de la supervivencia de la humanidad se ha trasladado al mundo cylon. Ambos mundos cada vez están más cerca y algunos ya se han dado cuenta de que se necesitan para sobrevivir. El abrazo final entre Saul y Bill es la prueba. No existen dos episodios como No Exit y a Deadlock le tocaba el duro trámite de ser su continuación. La historia no podría estar más interesante. Bueno sí, podría llegar Cavil en cualquier momento. Y también podríamos empezar a conocer la verdadera historia de Starbuck y su posible relación con ese místico cylon Número 7. Todavía nos quedan cuatro episodios. Cuatro semanas de satisfacciones, decepciones y muchas, muchas sorpresas…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »