Review Breaking Bad: Mas

No mas, rezaba el título del primer episodio de la tercera temporada de Breaking Bad. No más metanfetaminas, se acabó lo de cocinar. Pero 3×05 y las tornas han cambiado. Walt dice Mas, porque Gus quiere más. Capítulo tan oscuro para Mr. White como para Pinkman, al que un iluminado Hank ya pisa los talones. Como diría la líder espiritual de este blog, cómo está la vida

A la vez que disfrutando de los nuevos (y memorables) capítulos de la tercera temporada, estos días estoy revisitando lentamente los (no menos memorables episodios) de la primera. Y justo vi la semana pasado como Walt, con su pelo intacto, le daba a Jesse un pequeño fajo de billetes (sus ahorros de toda la vida, creo que dice) para que comprara una autocaravana. Un RV, como lo llaman ellos. Y Jesse aparece con uno, sin que medie explicación de cómo lo ha conseguido. Ahora ya sabemos cómo: gracias a Combo, al malogrado Combo, abatido a tiros por un mocoso en la segunda temporada. Combo se queda con los 1400 dólares que sobran después de la orgía nocturna a cambio de robarle el RV a su madre. Menuda joya de niño. No creo que haga falta decir lo genial que es que los guionistas empiecen el capítulo con ese flashback… pero lo vamos a decir: es genial.

Ya vimos que la autocaravana se ha convertido, para Hank, en la principal y única pista para llegar a Heisenberg. De momento no le van mal las cosas, porque está muy cerca de atrapar a Jesse. Y tal y como están ahora las cosas entre Pinkman y su ex-socio, no veo cómo podrá escapar Walt de las garras de la DEA. Con Gomez en El Paso, Hank ya no tiene otro objetivo ni otra distracción que echarle el guante a Heisenberg. Y con Combo muerto, la foto es la principal pista: dar con Pinkman será un juego de niños. ¿Se producirá finalmente ese momento que todos tememos desde la primera temporada, el encontronazo entre Walt y Hank? La única escapatoria que se me ocurre es que Hank se quede en shock si descubre que el super-narco, el mega-crack de la metanfetamina es su cuñado. Sin duda será un duro golpe para su estabilidad emocional, ya bastante tocada desde la explosión de la tortuga. ¿Es posible que Hank prefiera esconder a Heisenberg para evitar la vergüenza profesional que significaría haberlo tenido antes sus narices durante tantos meses? ¿Atrapará a Pinkman y lo presentará como Heisenberg? Sólo espero que ni Jesse ni Walt acaben en la cárcel

Ay, Jesse...Ay, Jesse…

Si Hank va a por Walt lo puede pillar con las manos en la masa. Sí, Heisenberg ha vuelto. Finalmente Gus, el capo de los Pollos Hermanos, el dueño de la lavandería-tapadera, el hombre que parece que siempre acaba saliéndose con la suya, ha logrado eso: salirse con la suya. Ha fichado a Walt, al que le ha regalado el laboratorio de sus sueños. Una memorable escena (con gran música, por cierto) que me ha recordado a aquel anuncio de HeinekenLa química es el punto débil de Walt, la química era casi lo único capaz de hacerle cambiar de opinión. Pero no es sólo eso. Es también la conversación con Gus, y la situación con Jesse, y el darse cuenta de que la vida de familia, volver con Skyler, recuperar el pasado… es una utopía. Lo vemos en el momento en que Walt Jr. deja la mesa y su hermana se echa a llorar. Skyler le propone a Walter que la coja. Éste se levanta, la pone en sus brazos y, cuando se da la vuelta con cara de felicidad para buscar la complicidad de su aún esposa, ella se ha ido.

Walt se da cuenta de que, como bien dice Gus, su familia son ahora sus hijos. Que tiene que proveer para ellos. Por eso accede a firmar el divorcio, acepta el trato con Gus y se dispone a amasar una pequeña fortuna. Sabe que no volverá a tener Skyler. ¿Cómo ve ella las cosas? La escena más significativa del episodio en este sentido es la del lavabo de Ted; primero Skyler se muestra encantada con la calefacción en el suelo, y al día siguiente reniega de ella poniéndose una toalla en los pies. Evidentemente, y por muy claras que tenga las cosas, para Skyler no es fácil hacer lo que está haciendo… Me gusta mucho el aire que le han dado a la casa de los White en este episodio: está mucho más oscura.

Una columna estratégicamente colocadaUna columna estratégicamente colocada

En el hogar de la familia Schrader las cosas tampoco van muy bien. Parece que Marie piensa que Hank va camino de ser Walter, teme que se encierre en sí mismo. En parte, porque ella tampoco acaba de entender muy bien la problemática entre su hermana y Walt, claro… Espero que esta tensión matrimonial sirva para despertar a un personaje, el de Marie, que siempre ha sido de lo más descafeinado de la serie desde el minuto 1.

Tras este capítulo, las cosas están de lo más emocionantes… Me pregunto dónde estarán los primos silenciosos, de los que hace tiempo que no sabemos nada. No dudo que siguen teniendo a Walt entre ceja y ceja, pero ahora nuestro héroe está aún más bajo la protección de Gus. ¿Habrá una guerra de carteles para proteger/matar a Heisenberg? También es interesante la situación de Jesse, más al límite que nunca. Cuando parecía dispuesto a mitigar la pérdida de Jane a golpe de billete, produciendo meta con la receta mágica de Walt, resulta que se queda sin copyright. Un Pinkman inestable puede ser una bomba de relojería

El más listo, sin duda, es Saul, un personaje cristalino como casi ningún otro. Siempre se casa con quien le interesa, así que ahora salta al barco de Walt, el caballo ganador. Qué gran personaje y qué gran actor

La firmaLa firma


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »