Review Breaking Bad: I.F.T.

Los títulos de Breaking Bad me tienen en estado de alerta desde la gloriosa segunda temporada, cuando el cliffhanger final estuvo ante nuestras narices oculto en algunos de ellos. Por eso le di vueltas a No mas, y a Caballo sin nombre… sin demasiados resultados, todo sea dicho. Aún más me intrigó el capítulo que nos ocupa hoy: I.F.T. Unas siglas, claramente, ¿pero de qué? Pues casi se acaba el capítulo y nos quedamos sin saberlo. Y ahí, justo ahí, en la bocina, tres palabras (en realidad dos y media, maldita censura) salen de la boca de Skyler. Breaking Bad sigue dominando con puño de hierro la Liga de las Series. Walter White, sí, es Messi

Los comienzos de cada capítulo de esta tercera temporada de Breaking Bad están siendo maravillosos. Se mueven entre lo magnético y lo eléctrico. I.F.T. empieza con una brutal escena entre el Jefe (al parecer se llama Juan Bolsa) y Tortuga, aquel informador del DEA que vimos en el mítico Negro y Azul (el capítulo que empezaba con Los Cuates de Sinaloa, electromagnéticos). Y vemos que a los chivatos no se les trata muy bien, y que el tal Juan es el jefe de los aún mudos primos. Primos de Tuco, por cierto… Una escena terrorífica que, sin embargo, palidece al lado de la (para mí) mejor de la temporada hasta el momento: la que se desarrolla en casa de los White cuando Skyler llega y se encuentra con Walt. Anna Gunn y Bryan Cranston se salen

Es una escena larga, pero no sobra ni medio segundo. En ella vemos perfectamente lo que ya sabemos gracias a Saul Goodman: que Walt no cederá ni un milímetro en su apuesta, porque ya no tiene nada que perder; y que Skyler no contará todo lo que sabe porque hay demasiado en juego. Y porque el cáncer de Walt debería ser, cruel destino, la solución. Como ella misma le confiesa a su abogada, “las cosas pueden arreglarse solas”. Una frase que nos deja muy, muy lejos el perdón de Skyler. Si ella se plantea la muerte de Walt como la manera de arreglar las cosas, mal vamos… Por cierto, es curioso que ella confíe en el cáncer como salvador cuando en realidad la muerte de Walt está mucho más cercana.

LA escenaLA escena

El tercer actor de esta pequeña obra es Walter Jr., abiertamente alistado con su padre. Evidentemente, él no tiene todo el guión: nosotros sí. Nosotros sabemos todo, lo que ha hecho Walt, lo que pueden estar sintiendo él y su esposa… y quizá por eso, porque lo sabemos todo, se complica el tomar partido. ¿O es que alguien puede decir quién tiene razón, si Walter o Skyler? La magnífica escena inicial se complementa con la que vemos casi al final del capítulo, cuando el profesor pone el dinero encima de la mesa para ofrecérselo a su familia. Creo que aquí Skyler abre un poco la ventana para dejar pasar, mínimamente, unos rayos de luz. Pero no puede dejar de estar nublada, no puede dejar de pensar que recurrir al tráfico de drogas, por mucho que sea para ganar (que no robar) un dinero muy necesario, está mal. Por eso hace lo que hace: click, I.F.T., click, I fucked Ted.

Lo de Skyler es venganza pura y dura, no hay que darle más vueltas. No es justificable. Sencillamente, es muy humano… Me muero por ver la reacción de Walt: ¿qué hará? ¿Tragará o buscará, a su vez, más venganza?

Por cierto: entre una escena, la del bar mexicano, y la otra, la del hogar White, hay un detallazo: Walt limpiando la pizza que dejó en el techo del garaje. Observando desde su coche, el oscuro Mike, que juega a dos bandas. Por un lado trabaja para Saul Goodman, por el otro también está conectado con Gus. De momento ha sido un ángel de la guarda para Walt, pero no deja de darme mal rollito…

Pobre Jesse...Pobre Jesse…

Jesse tiene muy pocos minutos en este capítulo. Todos ellos magistrales. Breaking Bad se puede permitir el lujo de malgastar a su mejor secundario haciendo que dedique su parte del episodio a hacer llamadas telefónicas que sabe que no tendrán respuesta. Jesse está desintoxicado, pero más arraigado que su adicción tiene el sentimiento de culpa por la muerte de Jane. Seguro que esto marcará su temporada y nos dará un nuevo enfoque al personaje. Saul, por su parte, y como siempre motivado por la pasta, va a visitarlo para incitarlo a volver a cocinar. Lo hará cuando el móvil de Jane deja de dar señal. Se acabó Jane para siempre, vuelta a la caravana. Ya sólo falta Walt…

Un Walt al que la muerte no le da casi respiro. Los primos le tienen muchas ganas porque el profesor mató a Tuco. Por eso recogen a Don Salamanca y por eso van a machete a por Mr. White. Por suerte, Gus entra en escena y pide clemencia (una prórroga más bien) para su mejor cocinero. La discusión entre Juan Bolsa, que parece mandar más, y el siempre magistral Gus acaba con un mensaje muy claro: la suerte de Walter está echada, el cartel se lo tiene que quitar de encima porque “la sangre se paga con sangre” y no hay más que añadir. Si Gus se interpone, deberá apechugar con las consecuencias. Así que la prórroga se acaba. Los primos irán de nuevo a por Walt. A mí ya sólo la manera que tienen de poner el pie en el suelo me da mal rollo, así que…

Angelicos...Angelicos…

La última trama vuelve sobre los pasos de Tortuga y el trauma que Hank arrastra desde que la cabeza del chivato explotara en pleno desierto. El supercuñado la lía para no tener que volver a El Paso. Quizá no hacía falta tanta parafernalia, aunque la verdad es cuando repartes con tanta facilidad como Hank supongo que te da bastante igual meterte en peleas. Madre mía, qué galletas… Veremos cómo se toman sus jefes este altercado.

Tercer capítulo y Breaking Bad sigue construyendo una temporada redonda. Tiene los actores, los guiones y hasta empieza a crear sus propios símbolos: hay pocas cosas tan icónicas en las series de hoy como el timbre de Don Salamanca

Saul, el crackSaul, el crack

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Breaking Bad: I.F.T.
4.5 (90.59%) 17 votes

Categorías: Breaking Bad Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »