Review Boardwalk Empire: Grimcrack and Bunkum

La semana pasada, ya lo comenté, se emitió el que para mí es el mejor episodio de Boardwalk Empire hasta la fecha, pero el de esta no se ha quedado muy atrás. Incluso admitiría sin discutir que alguno de vosotros crea que este es mejor. En todo caso han sido dos capítulos llenos de fuerza: el anterior por sus momentos simbólicos y bellos y este por los violentos, los que nos han tenido en tensión y los que han dado protagonismo otra vez a uno de los personajes más carismáticos del reparto, si no el que más, que es Richard Harrow.

Las traiciones, las puñaladas traperas y las guerras internas entre los que cortan el bacalao en Atlantic City son cosas que el gran público ignora, y Nucky, que lo sabe, la hace una putadita a Jimmy en el discurso del Día de los Caídos, en el que cada último lunes de mayo se homenajea a los soldados muertos en las distintas guerras libradas por los Estados Unidos (y que en 1921 llevaba 10 años celebrándose): la cede la palabra, sin avisar, para que lea los nombres de los soldados caídos en la Gran Guerra, de la que él es veterano. Nervioso al principio, Jimmy no se acobarda y acaba improvisando unas palabras que se ganan los aplausos del público, ante la cara de asco de un Nucky que ve que el tiro le ha salido por la culata. No sé a vosotros, pero a mí me cuesta elegir bando en esta serie. ¿Qué opináis?

Otro veterano de la Gran Guerra es el ya mencionado Richard, al que vemos en plan nostálgico, pasando del acto oficial y hojeando en casa su collage de familias y parejas felices. La mano derecha de Jimmy se va al bosque a cazar… o eso es lo que pensamos, porque una vez allí se quita la máscara, la deja a un lado, se mete el cañón del arma en la boca y… de repente se acerca un perro y se lleva la máscara. En otras circunstancias habría sido un momento divertido, pero no con Richard a punto de suicidarse. Debo reconocer que no las tenía todas conmigo, pero por suerte la cosa termina bien. Richard, persiguiendo al perro sin éxito, acaba encontrándose con unos cazadores (¿sin techo?) con los que el animal suele pasar el rato, así que recupera la máscara, pero también se lleva una charla que no le viene nada mal y que lo anima a no volver a intentar ninguna tontería. Es natural, sin embargo, que se sienta tan chafado. Precisamente en un día como este, de recordatorio —entre otros— del conflicto que se llevó la mitad de su cara y, con ella, sus posibilidades de vivir una vida normal y feliz, es comprensible lo que ha intentado. Pero… ¡no lo vuelvas a hacer, Richard!

Nucky, que está de vuelta de todo, sigue adelante con su propósito de usar al Fiscal General para solucionar sus problemas jurídicos, y este le promete que todo saldrá bien, pero el abogado que le asigna no tiene una pinta demasiado fiable. Es joven, inexperto y se acostumbra rápido a las fiestas que ofrece Nucky con dinero de su bolsillo. ¿Será, de verdad, tan sencillo que se retiren los cargos contra Enoch Thompson como le ha asegurado el Fiscal? Evidentemente, en esta serie donde nada es porque sí y en la que todos los cabos se terminan atando, creo que Nucky tiene motivos para no relajarse del todo.

Sin embargo, en la guerra contra el Comodoro su posición ha mejorado bastante, cosa de la que se entera cuando Eli, preocupado por el tema del ataque de apoplejía, viene a llorarle —literalmente— a su hermano. Ahora sí acepta la oferta de volver a su lado y como muestra de buena voluntad le cuenta lo del Comodoro, pero Nucky lo manda a tomar viento (con palabras algo más duras) y ambos se enzarzan en una pelea que en algunos momentos evoca a las típicas de los hermanos en la infancia, pero que se pone más seria cuando entran en juego las armas y los intentos de estrangulamiento. A Eli se le está viniendo todo encima y tiene reacciones muy violentas, y en esta ocasión lo soluciona Margaret apuntándole con una escopeta (no cargada, pero ni ella ni Eli lo saben), pero cuando vuelve a casa se entrega a la bebida, y al recibir la visita de un preocupado concejal George O’Neill, que también ha traicionado a Nucky y se ha enterado de los rumores del ataque del Comodoro, vuelve a perder la cabeza y se carga a su visitante a golpes de llave inglesa. Una escena brutal, una de las más gore que llevamos de serie (en el mismo capítulo tendremos otra, paciencia) y bastante tarantiniana, en mi opinión.

Volvemos a Jimmy, porque las cosas no le están yendo muy bien después de perder la destilería de Doyle en el atentado del episodio anterior. Ha perdido mucho dinero y los inversores del Comodoro, una panda de ancianos, le echan la bronca por ello. Incluso hay uno, apellidado Parkhurst, que le pega en la cara con un bastón y le provoca una fea herida. Jimmy tiene que controlarse mucho para marcharse sin devolvérsela, y es que en parte comprende que está en una situación comprometida. Gillian, en este capítulo, se limita a curarle la herida y decirle que el dinero que han perdido no es nada para esta gente, y que no puede dejarse humillar así. Papel breve pero decisivo, el de la madre de Jimmy, porque más tarde lo vemos acompañado de Richard y presentándose en casa del viejo. Concentrado en la nueva pieza de su colección de objetos de los nativos americanos, a los que combatió en su día y por quienes no siente el más mínimo respeto (así lo ha demostrado en la reunión de la mañana, para disgusto de Jimmy), no se da cuenta de la entrada de esos dos hombres a los que financia y que acaban arrancándole la cabellera en el segundo momento gore del episodio, y dadas las circunstancias también cargado de simbolismo. Habrá que ver las repercusiones que esto tiene en el bando del Comodoro y un Jimmy que sin su padre no es visto con demasiados buenos ojos por parte del consejo de ancianos, pero a nosotros nos ha dejado un momentazo. En resumen, en este capítulo hemos visto a Darmody echándoles un par a dos situaciones adversas.

El grito que pega el torturado anciano se funde con otro que se oye en casa de los Thompson y que despierta a Margaret. Cuando va a comprobar que los niños estén bien se encuentra a Katy, la joven criada, que le asegura que ella no ha oído nada. Pero tras convencer a su ama de que puede estar tranquila entra en su habitación y allí vemos a Owen, que es el responsable del grito… originado en la garganta de la criada. En algún comentario de recientes reviews alguien dijo que tiraba los tejos a Margaret y usaba a Katy para darle celos, pero… esto quizá es ir demasiado lejos, ¿no creéis? Liarse con ella de verdad y a escondidas de la Schroeder no sirve para nada más que para divertir a este joven ayudante de Nucky, tan opuesto al pobre Richard en muchos sentidos.

Precisamente acabaremos con el señor Harrow, que se presenta en casa de los Darmody después de su duro día, con la máscara algo maltrecha y muy blando por dentro. Otro momentazo del capítulo lo tenemos en el siguiente diálogo, cuando Richard muestra a Jimmy sus sentimientos por primera vez desde que se conocen y le hace una pregunta, a punto de romper a llorar:

—¿Lucharías por mí?

—Claro que sí. Hasta la última bala.

Richard no es guapo, y si lo fue alguna vez (cada uno que juzgue basándose en la foto pre-guerra que aparece en su álbum de recortes) ya nunca volverá a serlo. Está herido por fuera y por dentro, pero por eso necesita más que nunca saber que alguien lo quiere, y Jimmy lo considera más que un ayudante. Es su mejor amigo, y se lo demuestra con esta respuesta y con un bello gesto en el que le acaricia el pelo. Justo antes de este genial momento Jimmy le había preguntado si estaba preparado para un trabajito nocturno, y ahora que está más tranquilo Richard le dice que sí y juntos se van a cazar cabelleras, dando lugar a la escena que hemos comentado antes.

Con este episodio se confirma que la serie sigue fresca y que puede aguantar, por lo menos, hasta el final de la temporada con este nivel. Sin embargo, hemos echado en falta a tres personajes carismáticos como son Nelson van Alden, Albert “Chalky” White y Lucy Danziger, que no han tenido ni un solo minuto esta semana. ¿Volverán la siguiente? Podemos apostar que, por lo menos uno de ellos, sí lo hará.

Nota del autor
4.0
Vuestra nota
Review Boardwalk Empire: Grimcrack and Bunkum
4 (80%) 2 votes

Categorías: Boardwalk Empire Reviews Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »