Review Black Sails: XXXIII

rogers 2 590

AVISO SPOILERS: En este artículo se habla libremente de la serie. Por tanto si aún no has visto el XXXIII (4×05) te recomiendo que sigas el consejo de Gandalf el Gris y huyas de la insensatez.

Los vestigios del aburrimiento de aquella primera temporada que coqueteaba con el tedio y que en ocasiones me hizo plantearme si seguir viendo o no la serie de piratas son solo eso: vestigios. Hice bien en darle un voto de confianza, y me alegro de haberlo hecho, porque más allá de toda aquella falta de interés que la envolvía en sus inicios, lo que para mí era un hecho innegable es que a pesar de todo, y léase un guión gris y errático, unos personajes planos y una trama enquistada en un botín que se hacía de rogar, a pesar de todo eso, Black Sails tenía potencial, y solo era cuestión de tiempo que los responsables se pusieran las pilas para abordar nuestras pantallas con toda la apabullante pirotecnia made in Juego de Tronos a la que estamos asistiendo entre el asombro y la admiración. Y vuelvo a insistir en ello: please HBO, tomen nota de cómo debería de ser el adiós de Poniente.

XXXIII sigue empeñado en afianzar la grandeza de Black Sails y su complejo y frágil universo, con un grupo de piratas subversivos dispuestos a recuperar lo que para ellos es su hogar, y un bizarro y omnipresente Woodes Rogers que lejos de doblegarse y volver a Inglaterra para enfrentarse a sus deudas, asume el papel de justiciero, y se embarca en una guerra personal cuyo único propósito es aniquilar a todo bicho pirata viviente. Para este XXXIII vuelve a encargarse del libreto el showrunner Jonathan E. Steinberg, esta vez junto a su amigo Dan Shotz, quien ya ha escrito varios episodios de la serie, y con quien ya trabajó en la interesante Jericho. Tras las cámaras repite el veterano Alik Sakharov, director de experiencia contrastada y conocido por sus trabajos en Rome, Boardwalk Empire o Juego de Tronos.

silver 2 590

Desde su atalaya de pérfido madaffacka, el gobernador Rogers vuelve a monopolizar completamente nuestra atención, y lejos de seguir las indicaciones de Eleanor Ghutrie de no atracar en Nassau y retirarse a Port Royal para esperar a que ella llegue con el botín del Urca, nuestro amigo el despellejador de piratas sigue haciendo gala de una inteligencia endiablada, y en esta ocasión toma la arriesgada (pero atrevida) decisión de viajar hasta las costas del enemigo, ni más ni menos que el poderoso Imperio Español, y concretamente hasta La Habana, para parlamentar con el gobernador Raja, y negociar con él una posible alianza con el propósito de borrar del mapa a toda la troop de piratas apostados en Nassau. Y para la memoria nos quedará el plano panorámico general con el barco de Rogers entrando en el puerto cubano, todo un portento visual, y una demostración de que Starz no necesita al Titán de Braavos para desencajar nuestras mandíbulas.

Lejos del dominio español, a John Silver el Largo le está costando decantarse por la mejor opción en lo referente al botín del Urca tras el órdago lanzado por Billy la semana pasada, firmemente decidido a torpedear, junto a sus hombres, el acuerdo de Flint con Guthrie. Pero las decisiones están para tomarlas, y será Israel Hands quien se lo hará recordar a Silver en un arrebato paterno-filial, con bofetada doble incluída. Finalmente, y contra todo pronóstico, Billy es traicionado por quien fuera su amigo, y es la amistad que los unió a ambos la que evitará que el sanguinario Hands acabe con su vida. John Silver ha apostado fuerte por el acuerdo con Guthrie, sin embargo será el retornado capitán Rackham en esos últimos minutos de infarto quien se encargue de recordarle a Flint a orillas de la playa que ese acuerdo que tienen con Eleanor es papel mojado, porque Rogers no se detendrá nunca, no hasta verlos a todos ellos muertos y enterrados.

billy 590

Dicho y hecho. Tras las negociaciones in extremis de Woodes Rogers con el gobernador español, el acuerdo sale adelante, y el final de XXXIII nos deja literalmente babeando con uno de esos cliffhangers de traca, un acicate para seguir esperando con interés el próximo episodio, porque lo que vemos aproximándose a Nassau en otro despliegue técnico a la altura del ejército de Daenerys Targaryen es una flotilla de galeones españoles, sinuosos y amenazantes, todo un escuadrón de la muerte dispuesto a arrasar con todo y demostrar por qué en su día nos llamaban “La Armada Invencible”. Con esto, Rogers vuelve a inclinar la balanza de su parte, recordándonos por qué es uno de los mejores personajes de todo el show, y un azote implacable para todo aquel que ose perturbar el orden natural de la civilización. Y ya de paso, y como él mismo afirma con un marcado tono irónico, hará lo imposible por proteger a su esposa.

Después de este XXXIII puedo confirmar casi con total seguridad que no habrá hueco para los dichosos e infames episodios de transición, esos pequeños altos en el camino que casi arruinan mi idilio con Black Sails allá por la primera temporada, básicamente porque a estas alturas la montaña rusa está llegando a su fin, y solo podemos esperar un “más y mejor”. XXXIII se erige como otro episodio para enmarcar, un episodio redondo, cool, con un montaje sobrio, una factura técnica exquisita, y lo que es más importante, un guión que le sigue regalando a Rogers buena parte del protagonismo, siempre un paso por delante y una amenaza real para el bando pirata. Por su parte, tampoco debemos olvidarnos de John Silver, que ha sabido eliminar del tablero de juego a su amigo Billy de la mejor forma posible, es decir, sin tener que sacrificarlo, y sin tener ni la más remota idea de lo que le viene encima. A él y a toda su horda de piratas.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Black Sails: XXXIII
4.8 (95%) 4 votes

Categorías: Black Sails Reviews Etiquetas: , , ,

3 comentarios

  1. UPIRI

    Grandioso el capitulo. Muy bueno y una pena que esta serie nos deje. Me he emocionado viendo a los españoles en toda su grandeza… Aunque me da a mí que si son inteligentes no deberían arrasar la isla y quedársela para ellos. Y de paso matar a los ingleses y a Rogers que ya despellejó al hermano del gobernador español… Vamos, de cájón.

    Porque si la docena de barcos españoles se ponen a disparar no se salvan ni las cucarachas de Nassau.

    • Tienes toda la razón, ha sido un capitulazo en toda regla. La verdad es que no tengo ni idea de lo que pasará, pero lo que sí sé, Upiri, es que esta temporada está siendo la mejor de todas, y francamente, que vayan tomando nota los de la HBO para su final de Juego de Tronos, porque este es el camino correcto.

  2. sofi

    A mi me pasó lo mismo que ti, casi abandono la series en sus principios, pues los capítulos eran un poco lentos y hasta se me hacían un tanto tediosos. Felizmente, al igual que tu, no me rendí y continué viéndola, algo de lo que me felicito enormemente, pues Black Sails, se ha convertido en una de mis favoritas de toda la vida.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »