Review Black Sails: XXX

123433_optjpg

AVISO SPOILERS: En este artículo se habla libremente de la serie. Por tanto si aún no has visto el XXX (4×02) mejor no seguir leyendo, y si lo haces, que sea bajo tu responsabilidad.

“John Silver el Largo, un nombre grande para un hombre pequeño” le espeta con desprecio aristocrático la astuta y maquiavélica Max a Silver en la penumbra de la noche de Nassau. Como se aprecia en las palabras de la otrora madame y después de conocer su implicación en la emboscada que sufrieron los de Flint cerca del puerto, las aguas siguen bajando muy revueltas en el Caribe, y parece ser que todos tienen claro en qué bando están. Para nuestra alegría y lejos de dosificar las cosas para ir in crescendo como ocurre en prácticamente todas las series y sus inicios de temporada, lo que vemos aquí es exactamente lo contrario, es decir, la trama avanza de forma desbocada, directa y sin interrupciones, obviando y sorteando (al menos de momento) los tediosos obstáculos que se traducen en los infames episodios de relleno que suelen alojarse entre el estreno y la season finale.

En este XXX (4×02) el showrunner Jonathan E. Steinberg y su inseparable compañero Robert Levine vuelven a encargarse del guión, y dejan claras sus intenciones, afanándose y haciendo avanzar la historia con ritmo ágil y pulso firme. Sin tiempos muertos. Sin fisuras en el guión. Y si a eso le sumamos el buen hacer detrás de las cámaras de Alik Sakharov, veterano director curtido en obras como Los Soprano, Roma o Juego de Tronos, obtenemos como resultado un episodio sólido en todos los aspectos, y que muestra el camino correcto hacia una despedida a lo grande. Y cabría destacar que lejos de seguir comprimiendo la historia en el micro-universo de Nassau y alrededores, los guionistas vuelven a abrir las fronteras caribeñas para llevar a uno de los personajes principales hasta el continente, una decisión que desde todoseries abrazamos con esperanza y mucho entusiasmo.

33_optjpg

Tras comprobar la semana pasada que la serie no había perdido ni un ápice del interés y la emoción que atesoraba la tercera temporada, esta semana volvemos a ser testigos de la guerra entre piratas y británicos, y comprobamos que es la hora de la estrategia. Asistiremos al primer punto de interés en el complejo tour de Black Sails. Porque hasta ahora, la batalla se estaba librando de forma global en la isla, pero en esta segunda entrega Steiner y Levine sueltan acertadamente la liebre al presentarnos los planes de Eleanor y Rogers, una peligrosa huída a dos bandas en la que ella partirá a Philadelphia para pedirle apoyo militar y financiero a su abuelo, mientras que él intentará ayudarla haciendo de cebo y atrayendo a Barbanegra para despejarle la ruta hasta la costa de Delaware. Una decisión muy inteligente que puede dotar de más amplitud a la historia y descongestionar de alguna manera el atasco que puede sufrir la trama bélica en Nassau.

Sabemos de la importancia del personaje de Eleanor Guthrie en el tablero de juego, y siendo el catalizador que alimenta las ansias de venganza de Barbanegra y Rackham por la muerte de Vane, será interesante ver hacia dónde nos llevará su viaje, y sobre todo, qué es lo que podrá conseguir de su abuelo en Philadelphia. No obstante, ¿habría querido Charles Vane que sus amigos vertieran todos sus esfuerzos en matar al que, a pesar de todo lo que ocurrió entre ellos, fue el amor de su vida? Esa es la reflexión que comparte Rackham con Teach, y lo que hará que nuestros protagonistas fijen el punto de mira en el barco del gobernador Rogers, ignorando a Guthrie y anteponiendo el futuro de Nassau a cualquier deseo personal de venganza. Mención especial para la anécdota que cuenta Teach sobre Vane y el pájaro, sin duda uno de los mejores momentos de este XXX.

Sin_1_optjpg

Mientras tanto, el capitán Flint y Billy Bones descubren tras atacar la plantación Underhill que los esclavos no quieren unirse a ellos, que los terratenientes de las plantaciones colindantes ya han tomado precauciones, y que para evitar cualquier tipo de alianza con los piratas y con el fin de prevenir una posible traición, han movido ficha distribuyendo a las familias de los esclavos por todas las demás plantaciones, con la amenaza de un castigo ejemplar en caso de revuelta o insumisión. Obviamente, la decisión de atacar o no las demás plantaciones hace que inevitablemente vuelvan a saltar chispas entre los dos piratas, con la única diferencia de que esta vez las diferencias acabarán en un enfrentamiento directo entre los dos bandos, el de Flint y el de Billy, un duelo a cara de perro, a espada y pistola. Veremos quién acabará siendo finalmente el rey pirata, aunque después del fracaso de la Operación Underhill y a no ser que vuelva Silver, dudo mucho que vayamos a ver a uno pronto.

Precisamente la última escena del XXIX nos dejó un cliffhanger en el que un exhausto John Silver era capturado en la orilla de la playa por un tipo bastante siniestro. Bien, esta semana hemos descubierto que el tipo en cuestión es Israel Hands, un legendario y sanguinario pirata que estuvo a las órdenes de Edward Teach y que acabó siendo desdeñado y humillado por este, un tipo cuya lealtad hacia un bando u otro será puesta a prueba, aunque al final acabará convirtiéndose en aliado inesperado de Silver. Y nosotros lo agradecemos, porque un pirata como Israel Hands merece su momento de redención. También sabemos que las intenciones de la astuta Max, que acostumbra a jugar en la cara oculta de la luna, no son tan prosaicas como pudieran parecer, y eso no hace sino confirmar que su personaje, lejos de ser un florero, va a tener una importancia vital dentro del entramado de Black Sails. Para bien o para mal, Max ha tomado la decisión de hacer todo lo que esté en sus manos para conseguir la paz, aunque por el camino se gane a unos cuantos enemigos del bando de Silver, Flint y compañía. En resumen, un episodio impecable, con dosis de acción, drama y mucha tensión, un episodio que captura la madurez y la solidez de la trama de esta gran serie, y que presenta uno de los primeros puntos calientes de la temporada: el viaje de Eleanor Guthrie a Philadelphia en busca de ayuda, una jugada arriesgada que tiene como fin inclinar la balanza del lado del gobernador y ganarle así la partida a quienes fueron en su día sus aliados más cercanos.

giphy

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Black Sails: XXX
4.4 (88%) 5 votes

Categorías: Black Sails Reviews Etiquetas: , , ,

3 comentarios

  1. Better Call Jimmy

    Buena review, soy el unico al que el captain rogers le cae muy bien? les tengo cariño a los piratas, pero ya no se quien me gustaría que ganará esta guerra…

  2. La muerte de Barba negra es lo más gore que he visto desde la pasión de cristo… si me tachan de spoilers sólo recuerden que el ep XXXI salió el sábado. Van una semana atrasados.

  3. sofi

    Buena review y buen capítulo. No se a que bando pirata apoyar, si al de Billy o al de Flint. Espero que Silver se reúna con ellos pronto, ademas de llevarles un nuevo aliado, como es el ex pupilo de Teech. Por cierto a mi también me encantó la anécdota del pájaro y el gran cariño con el que recuerdan a Vane y como él era tan práctico, que mientras otros veían buenos o malos augurios, él solo veía comida. ¡Me encantó!

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »