Review Black Mirror: Black Museum

Que no os engañen. Las joyas de la corona no se encuentran en la Torre de Londres. Están en Netflix, en el mundialmente conocido Black Museum, donde podemos recordar las brillantes piezas que nos ha ido mostrando Black Mirror durante estos años. En este capítulo se engarzan tres historias que conforman un conjunto de especial y retorcida belleza. Puede que no tenga tanta habilidad para vendérosla como el dueño, pero no os fieis de las malas lenguas que etiquetan esta obra de arte como un bodegón de sobras mal integradas. Black Museum es el broche final de esta temporada y guarda muchas joyas ocultas dentro de él. Que el procrastinar un rato no os de cargo de conciencia, yo seré vuestro guia, ¿Comenzamos la visita?

“There’s a sad, sick story behind most everything here”
(Hay una triste, enferma historia detrás de casi todo lo que hay aquí)

Eso le comenta Rolo Haynes (Douglas Hodge; The Night Manager, Penny Dreadful) a su única visitante en ese caluroso día en medio del Medio Oeste americano (en realidad el desierto de Tabernas en Almería), como introducción a su museo particular de los horrores. Bien podría ser el slogan de la propia serie. La chica que dice llamarse Nish (Letitia Wright; Humans), por su parte, le cuenta con su marcado acento inglés que solo está allí de paso, pero que dispone de tanto tiempo como le tomarán a sus placas solares recargar su coche. Uno de esos guiños que nos recuerdan que estamos en un futuro relativamente próximo.

Las vitrinas que se van encendiendo mientras que el anfitrión intenta sin éxito aclimatar la sala, nos sirven como recordatorio de que muchas de las historias de esta serie suceden en un mismo mundo. Las máscaras de White Bear (2×02), las “cookies” de White Christmas (2×04), y una abeja de Hated in the Nation (3×06), así como muchos elementos de esta misma temporada (El escáner con la piruleta de USS Callister, la tableta destrozada de Arkangel, la bañera ensangrentada de Crocodile). Siendo una exposición de auténticos artefactos criminalísticos, estos ingenios tecnológicos podrían haber sido prohibidos tras confirmar el daño que pueden acarrear. ¿Pagarían sus responsables por los daños causados?

Rolo, con su discurso de vendedor, centra nuestra atención en un elemento que no nos resulta familiar. El casco de neurotransmisores del célebre Dr. Dawson (el actor, Daniel Lapaine, que ya vimos en el 1×03: The Entire History of You). Descubrimos que la clínica St. Juniper (ejem ejem, 3×04) se encargaba de dar ayuda médica gratuita a cambio de que los pacientes se ofrecieran como voluntarios para sus experimentos. Y precisamente Rolo era un reclutador. En este caso, la rata de laboratorio sería un doctor incapaz de diagnosticar correctamente a sus pacientes. Pero, ¿Y si no necesitara interpretar los síntomas de sus pacientes?, ¿y si directamente pudiera sentirlos? Así nació Dawson’s Symphatic Diagnoser.

Este método, que requirió de un doloroso entreno por parte del médico, salvó muchas vidas. Aunque, humano como era, se aventuró a utilizar sus habilidades ultra-sensitivas para sentir también placer (y así tener un orgasmos masculino y femenino simultaneos con su mujer enfermera, que pudo hacerse fácilmente con ese casco fuera de horas de trabajo). Pero juntar dolor y placer… y experimentar la muerte de un paciente le hizo cruzar definitivamente la delgada línea, volviéndose un yonkie del sufrimiento ajeno, un sadomaso telequinético. Alejado de los pacientes, autoinflingirse daño no era suficiente (y eso que siendo medico sabia hasta que limite podía llegar). El miedo era parte importante de la experiencia, y como bien dice Rolo, no nos podemos provocar miedo a nosotros mismos. Una sobredosis emocional al asesinar sádicamente a un pobre indigente le dejó en estado de coma, donde aún permanece…

Esta historia de terror, que podría ser contada con una linterna apuntando a nuestra cara y asustar al boy scout más aguerrido, solo es el comienzo de la visita. El anfitrión continúa con algo no menos perturbador, literalmente encerrado dentro de un peluche allí expuesto. Todo comienza con la típica historia: Chico conoce a chica. Chica se embaraza de chico. Coche atropella a chica. Chico visita a chica en coma mientras su hijo crece. Aquí entra Rolo en escena, proponiendo un upgrade del dispositivo que permite a Jack leer la conciencia de la comatosa Carrie de forma binaria (verde/rojo, si/no, bien/mal) ¿Qué le parece señor si en el porcentaje de cerebro que no está usando le implantamos a su mujer? Podrá vivir todo lo que usted vive. Podrán ver a su hijo crecer juntos, dentro de su cabeza. A estas alturas tenemos claro que el trato de Rolo va a beneficiar más a futuros desarrollos de su empresa (TCKR), que a la vida de Jack.

“How long can happiness realistically last, anyhow?”
(Siendo realistas, ¿cuanto puede durar la felicidad?)

Jack y Carrie podrían ser muy buena pareja, sí, pero físicamente son claramente opuestos. Solo un transexual sabe la tortura que puede ser vivir en un cuerpo que no sientes como tuyo, por no contar el notar las erecciones que a tu marido le provocan culos ajenos. Dentro de este particular Inside out, Carrie era todo menos Joy. Así, el bondadoso Rolo implementa una pausa en la conciencia de Carrie, que permitirá a su marido vivir su vida temporalmente… Pero cuando intenta rehacerla con alguien más, ni siquiera un régimen de encendidos es suficiente. Negándose a borrarla de su mente, pero tampoco a seguir así, encuentran una solución de compromiso: instalarla en un juguete dotado de cámaras y sentido, pero que solo se podrá comunicar binariamente. Olvidada por su (ex)marido y su hijo, queda relegada a esa fría vitrina.

: ) El mono te quiere.
: ( El mono necesita un abrazo.

La tercera y principal atracción de la exhibición está detrás de la cortina. Pasen y vean la proyección realista del asesino Clayton Lee. ¡Como si estuviera vivo! Sean sus verdugos ¡Administren esa corriente mortal tan merecida ustedes mismos! Casi podemos ver al charlatán de Rolo vendiendo esta atracción en un circo de freaks. ¡Incluso puedes llevarte un souvenir de ese sufrimiento en forma de llavero! A estas alturas ya nos hemos dado cuenta de que algo no va bien con el dueño. No solo físicamente, ya que cada vez está más acalorado. Se trata de un psicópata para quien los demás no son más que un instrumento. Las consciencias humanas, no más que programas que borrar como un simple email. De que, tras arruinar tantas vidas, en pos de los avances, en pos de su enriquecimiento, ha salido impune. Él es el verdadero criminal en ese museo. Pero Nish tampoco es quien nos pudo parecer al principio…

Por sacar provecho económico de sus habilidades, fuera de su puesto, Rolo intentó copiar consciencias de famosos. Solo lo consiguió con un criminal, famoso a su manera. Uno que ni siquiera debió de ser culpable. Uno que lejos de dar la espalda a su familia dio su vida (su consciencia, todo lo que era) por ellos. Pero su familia tampoco se rindió. Y a la lista de experimentos exitosos de Rolo se sumó la de vidas destruidas. La mala prensa hizo que su museo perdiera visitas, dejándole como único público a depravados que pagaran grandes cantidades por abusar de ese ser cibernético, más humano que los que quedaban al otro lado de la mampara. Tantas muertes le acabaron por dejar roto, un programa corrupto que no era capaz de recordad a su mujer (que se suicidó tras ver lo que quedaba de él), ni a su propia hija: la chica que había estado haciendo su mejor papel, Nish. Quizás ayudada por su madre como apuntadora dentro de su cabeza.

Ahora todos los ingenios de Rolo se ponían en su contra. El agua que necesitaba debido al intencionado malfuncionamiento del aire acondicionado estaba envenenada. Al fin era víctima de sus propias acciones. “Alegrate, eres un pionero. La primera conciencia electrónica, volcada sobre otra conciencia. La primera en morir dentro de esa conciencia.” Y con Carrie (El mono te quiere) y su madre como compañeras de viaje, Nish se marcha destruyendo todo aquello que nunca debió haber existido. Dejando solo una nube de humo negro en ese camino largo y árido que es el futuro. ¿Otro final feliz para Black Mirror?

Todo se vuelve más oscuro si recapacitamos que los avances necesarios para los pocos finales felices de esta retorcida serie, a saber, San Junipero y Hang the DJ, fueron desarrollados por TCKR mediante intentos tan atroces como los que nos muestran en este episodio. Ni siquiera la máquina que consigue que Kelly y Yorkie permanezcan juntas para siempre está libre de culpa. Al igual que ellas, y a diferencia que en Hang the DJ, aquí las consciencias no son copiadas. Son directamente transvasadas. La Carrie dentro del peluche es Carrie, el Clayton del holograma es el verdadero Clayton muriendo una y otra vez, y, por supuesto, el Rolo en sufrir la venganza definitiva ES Rolo Haynes. Una copia, sin embargo, quedará en ese llavero en constante agonía…

Nos despedimos por tanto de Black Mirror con un episodio complejo como pocos. No solo por esa complicada estructura que recuerda a White Christmas, de historias entrelazadas. No solo por ser una historia de venganza con un giro de guion final. No solo porque nos plantea un transfondo para el desarrollo de los ingenios que ya han aparecido en la serie, aportándole una capa extra de profundidad. Y no solo por sumirnos en un estado metafísico, preguntándonos donde reside la humanidad, nuestro yo, y que ocurre después de la muerte. Sino que es una sutil crítica social al hedonismo, la eutanasia y al racismo. Múltiples lecturas en todas esas hojas, que nos dejan algo que mascar… ¡hasta la próxima temporada!

Nota del autor
4.8
Vuestra nota
Review Black Mirror: Black Museum
4.9 (97.14%) 21 votes

Categorías: Black Mirror Reviews Etiquetas: , ,

6 comentarios

  1. Erikcito

    Que manera tan brillante de cerrar la temporada, misterioso, aterrador con una estructura que atrapa desde el inicio y con un final inesperado. Otra joyita de Black Mirror, aunque este episodio se podría colgar como episodio final de la serie, y recordarnos todas esas historias pero bueno aún así el mensaje es cruel y muy reflexivo.
    Lo único que me hace odiar esta serie es su tan poca duración, ¿qué haremos todo el 2018 sin Black Mirror?

  2. Guillermo Rodríguez Díaz

    Me hicieron mucha ilusión las referencias a episodios anteriores, a mi también me pareció que el aparato que usan para introducir la consciencia de Carrie en Jack era el mismo chisme que usaron en Arkangel para meterle el receptor a la niña. También imagino que todos vimos el cómic de 15 million merits y que la técnica de la transferencia de personalidad a otro cuerpo podría ser un antecedente de lo que pasa en Be right back, incluso que Ankangel es un antecedente a Men against fire. No pillé ninguna referencia a The national anthem, Nosedive, Playtest, Shut up and dance y Metalhead. ¿Quizá se me pasaron?

  3. Indi

    Hubo quienes dijeron por ahí, que ésta era la peor temporada de Black Mirror. La verdad que yo disiento totalmente. La disfruté más que a ninguna, capítulo a capítulo y este, me llevó a viejos recuerdos de la “Dimensión desconocida” con ese planteo de justicia en la ciencia ficción. Me dió ademas ganas de volver a ver capítulos anteriores de esta gran serie. Viene siendo mi temporada favorita hasta el momento. Lástima lo breve!

    • Muchas gracias por comentar Indi! Y muy acertado tu comentario, ya que muchos dicen que Black Mirror es precisamente “La Dimensión Desconocida” millenial XD (por cierto este año esperamos su regreso). Además estoy muy de acuerdo contigo en tu valoración. Si por algo se caracteriza esta serie es por su hereogeneidad. Su segundo capitulo, por ejemplo, para mi es el peor de lejos. No olvidemos “El momento Waldo”… Este año, con sus más o menos (excepto el quizá incomprendido Metalhead) han sido espectaculares, cada uno a su manera.

  4. Sofi

    Y finalmente llegamos al final de temporada. No sin cierto pesar, pues aunque para mi, es la mejor temporada de todas, (me han encantado 5 de 6) se me hace muy breve y muy larga la espera hasta la siguiente temporada. Como dice el dicho “De lo bueno, poco”.
    Las tres historias son macabras, pues no importa el sufrimiento ajeno, con tal del desarrollo de nuevas tecnologías. La falta de ética y de humanidad de Rolo, son espeluznantes y me hace pensar que, mientras más desarrollos tecnológicos tengamos, vamos a ir perdiendo más nuestra humanidad.
    Como bien dices Antonio, estas historias podrían facilmente contarse a la luz de la luna en una acampada. Como en la serie “Le temes a la oscuridad” que veía de niña, donde varios chicos se reunían para contarse historias de terror, una más macabra que la otra.
    De las tres historias, no puedo elegir una, pues las tres me han parecido fantásticas, con alusiones directas a capítulos anteriores. Como una “Series Finale”. Felizmente, tendremos nueva temporada este año y podremos seguir disfrutando de esta serie maravillosa, que capítulo a capítulo nos va adentrando en un futuro tecnológico no muy lejano.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »