Review Banshee: The Kindred

main

Seguimos avanzando en la primera temporada de Banshee, llegando, exactamente, a su ecuador: nos quedan cinco episodios más hasta el final, y las reglas del juego parecen estar a punto de cambiar. La serie, por supuesto, no pierde las señas de identidad que la definen (violencia, acción, y un poco de trampa), pero se avistan cambios en el horizonte. O, al menos, eso parece. ¿Comentamos The Kindred?

Como ya vimos en el episodio anterior, Job, el personaje más divertido de la serie, ha decidido trasladarse al pueblecito de Banshee. Y no precisamente para vivir el resto de sus días en paz: ha tardado poco (muy poco) en comenzar a preparar su primer golpe junto a Hood. Ya lo comenté el otro día, pero vuelvo a repetirlo: no entiendo cómo Hood se atreve a delinquir en el propio pueblo. ¿No está asumiendo un riesgo demasiado grande? Con perdón, tengo que recurrir a un refrán (argentino, si no me equivoco) que nos viene que ni pintado para la ocasión: “Donde se come, no se caga.” Y ya está. Si sigue así, Hood sólo conseguirá cavarse su propia tumba… Eso, o no le importa lo más mínimo mantener su tapadera.

Sin embargo, su caída (de producirse) arrastrará a más personas: por ahora son tres (Hood, Job y Sugar) los que forman parte de esta alianza, para desgracia de Job, que no se muestra nada contento a la hora de formar una “comunidad” armada. Y tiene, desde mi punto de vista, toda la razón. No es que no me fíe de Sugar; es que, a mayor gente implicada, mayor riesgo. Y la cosa no queda ahí… será cuestión de tiempo que Ana/Carrie pase a formar parte de la ecuación. Y es que, si en el episodio anterior ya vimos cómo Ana disfrutaba ayudando a Hood a escapar de la policía, en este hemos tenido la oportunidad de volver a verla en acción.

ana

Aprovechando la celebración de una fiesta popular en Banshee, un grupo de moteros a lo Sons of Anarchy ha llegado al pueblo para divertirse un poco. Y, para su desgracia, tienen el error de chocar con las dos personas que, precisamente, significan algo para Hood: Sugar y Carrie. La escena del callejón, si bien me ha parecido algo precipitada, sirve para introducir un detalle muy importante: las dudas de Siobhan ante la verdadera personalidad de Ana.

Y es que, para ser una tranquila madre de familia en un pequeño pueblo, Ana demuestra defenderse muy bien y, sobre todo, tener mucha destreza con las armas: no lo he intentado nunca, pero no creo que sea muy fácil quitarle el cargador al arma de la persona que te está apuntando. Esta acción despierta, lógicamente, las sospechas de Siobhan. Y me alegro de que sea así.

Vaya por delante que la agente de policía me cae bien. Me gustó prácticamente desde el principio, y me parece muy lógico que comience a sospechar de Ana, visto lo visto. Por desgracia, la pobre mujer no ha podido centrarse en sus sospechas tanto como lo hubiera gustado: las ansias de venganza de los moteros, dispuestos a castigarla por la muerte de su compañero, le han traído más dolores de cabeza.

Y es que, no contentos con sembrar el caos en el festival de Banshee, los delincuentes no han dudado a la hora de atacar a Siobhan y quemar su casa hasta los cimientos. Un golpe bajo del que la agente tardará en reponerse. O eso imagino.

siobhan

Aquí es donde, para mi gusto, Hood vuelve a meterse en terreno pantanoso: llevado, quizás, por el incipiente cariño que tiene hacia su compañera, decide tomarse (una vez más) la justicia por su mano. Así que, siguiendo su estilo habitual, no duda a la hora de emplear sus propios medios a la hora de dar su merecido a los moteros. Y, como prueba de ello, envía a Siobhan los anillos de la panda en un sobre. Un detalle que, aunque temporalmente, suponga un alivio para la agente de policía, a la larga puede dar problemas: por mucho que le cueste reconocerlo, Hood no está en el salvaje oeste. Y esa forma de actuar puede volverse contra él…

De manera que, en cierto modo, las tapaderas de Hood y Ana dependen mucho de Siobhan, que ya está reuniendo muchas pistas que pueden ponerles en peligro. Sólo es cuestión de tiempo que comience a encajar las fichas… y que se incline del lado de la justicia, por supuesto.

Pero Ana no sólo ve peligrar su identidad por parte de Siobhan: las sospechas de su marido son cada vez más fuertes, y la mirada que dirige a Carrie y a Hood, sentados en el banco, al final del episodio, lo dice todo. Además, no puede haber nada peor que un marido celoso… La cosa se pone interesante en este aspecto.

ventana

Y, por si fuera poco, se abre un nuevo frente ante Hood: ha llegado un agente del FBI a Banshee para investigar a Proctor. Sin embargo, no ha tardado mucho en darse cuenta de que el empresario no es el único que resulta más que sospechoso en el pequeño pueblo… Por cierto, hay que comentar lo prepotentes que son todos los agentes del FBI en las series americanas en las que no son protagonistas (léanse, por ejemplo, X-Files o Fringe). ¿Existe de verdad esta rivalidad entre los agentes de menor rango y los superagentes del FBI? ¿Van siempre tan de sobrados estos últimos? Parece ser que sí, vistos los numerosos ejemplos que hay de ello…

Nuestro amado Proctor ha estado más discreto en este episodio. Si bien es cierto que ha aprovechado el pleno organizado por el alcalde para sacar a relucir su poder y su habilidad de persuasión, el resto de eventos del episodio le han quitado algo de protagonismo. Pero no dudamos de que lo recuperará en breve. Y, si no andamos muy despistados, es probable que centre su atención en el casino de Banshee y en sus diferencias con el heredero del negocio.

Por último, no nos podemos olvidar de Rebecca, la chica amish, que ha vuelto a poner en el foco de atención la peculiar forma de entender la realidad que tiene su pueblo y, sobre todo, lo duro que resulta para alguien como ella atenerse a las tradiciones impuestas. A pesar de que es una trama secundaria, reconozco que es uno de los aspectos que más me interesan de la serie, y espero que se explore un poco más en el futuro. ¿Seguirá Rebecca los pasos de su tío, rompiendo con las imposiciones de su familia? Ya veremos…

En definitiva, un quinto episodio que mantiene la línea de los anteriores y que parece abrir la puerta a cambios en el futuro. ¿Estáis de acuerdo?

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review Banshee: The Kindred
4 (80.67%) 30 votes

Categorías: Banshee Reviews Etiquetas: , , ,

9 comentarios

  1. […] 1×05 The Kindred: Un agente del FBI llega a Banshee para investigar la sucesión de eventos criminales que han tenido lugar desde la llegada de Lucas Hood, que está ocupado manteniendo a raya a una banda de moteros poco amistosos (Review) […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »