Review Banshee: Always a Cowboy

main

Casi sin darnos cuenta nos hemos plantado ya en el penúltimo episodio de la primera temporada de Banshee. Una serie que, no me cuesta reconocerlo, me despertó muchas dudas al principio, pero que cada semana me convence más. Aunque sabemos que la serie tendrá una segunda temporada, las cosas no pueden pintar más interesantes de cara a una season finale que promete ser de infarto. Aunque, para eso, tendremos que esperar a la semana que viene. Ahora lo que toca es comentar este 1×09. ¡Vamos a ello!

Si echamos la vista atrás, recordaremos que en el episodio anterior Ana protagonizó una terrible pelea con Olek que acabó con la muerte de este y a punto estuvo de terminar con la suya propia. Por suerte, Lucas llegó justo a tiempo para poder llevarla al hospital. Es en ese preciso instante en el que se abre este último episodio, con una Ana que se debate entre la vida y la muerte mientras Lucas hace todo lo que está en su mano para salvarla.

Por suerte, no es demasiado tarde para Ana: los médicos consiguen salvar su vida a pesar de la enorme hemorragia que ha sufrido. Pero hay alguien que, con toda la razón, no se toma la noticia demasiado bien: hablamos, por supuesto, de Gordon, el marido de Ana, que ya se ha dado cuenta de que no conoce a su mujer y sabe que Lucas forma parte de su secreto.

Sin lugar a dudas, la posición de Gordon no es nada fácil: descubrir de repente que no conoces a la persona con la que llevas años casado debe ser muy duro. Por eso, en cuanto Ana despierta, lo primero que hace es pedirle todas esas explicaciones que le debe. Pero para entonces Carrie ya ha tomado una determinación: deben coger a los niños y marcharse de Banshee antes de que Rabbit vaya a por ellos. Lo que no sabe es que ya es demasiado tarde: Rabbit ya va camino de Banshee junto a sus secuaces, dispuesto a ver qué ha ocurrido con su hija y con Olek.

01

Hood, por su parte, tampoco pierde el tiempo: mientras llevaba a Carrie al hospital, Job y Sugar han hecho desaparecer el cuerpo de Olek. Que esos dos personajes hacen un equipo de lo más extraño no es nada nuevo. Pero lo cierto es que me gusta ver cómo trabajan juntos, siendo tan distintos en las formas, pero tan iguales en el fondo.

Ante las novedades que se han planteado en el pueblo, Job le oferta a Hood la salida más coherente: escapar de ahí antes de que Rabbit le alcance. Sin embargo, Lucas no está dispuesto a abandonar a Ana (ni a su hija) sabiendo que su padre hará todo lo posible por encontrarla.

Ana, por su parte, y con la ayuda de un desconcertado Gordon, abandona el hospital dispuesta a reunir a su familia lo antes posible. Personalmente, creo que el coger ella sola el coche en las condiciones en las que estaba no era la mejor de las ideas. La cosa no ha resultado bien, pero podría haber ido mucho peor.

Ya en el colegio, y justo antes de desmayarse, Ana ve a su padre a través de un cristal: lo que en un primer momento nos parece una alucinación consecuencia de su grave estado, más tarde se confirma como la peor de las sospechas: Rabbit está en Banshee y tiene a Max consigo. El enfrentamiento entre padre e hija es ahora inevitable.

Aparentemente, el plan de Rabbit está funcionando a la perfección, pero un detalle hace que la cosa se tuerza: su abuelo no sabe que Max padece asma, y un ataque del muchacho le obliga a actuar antes de lo previsto.

02

La peculiar “reunión familiar” en casa de Ana ha sido, probablemente, la escena más intensa de este episodio. Por una parte, tenemos a Deva y a Gordon, que apenas si saben qué está ocurriendo. Por otra, a Ana y a Rabbit, que se encuentran por fin después de tantos años… La actitud de Rabbit hacia Ana resulta un tanto ambigua, como cabría esperar: por una parte, es su hija, y quiere volver a verla. Por otra parte, el rencor acumulado durante tantos años es enorme. Y, más aún, teniendo en cuenta que Ana ha matado a la única persona que, en todos estos años, se ha comportado como parte de su familia: Olek. Las últimas palabras que cruzan padre e hija describen a la perfección la relación entre estos personajes:

Ana: – Te voy a matar.

Rabbit: – Ya lo has hecho.

Lucas, por su parte, también trata de actuar por sus propios medios (como corresponde a su carácter). Siendo consciente de que los hombres de Rabbit están en Banshee y de que, por sí solo, no puede hacer nada, decide pedirle ayuda al único hombre capaz de mover a una relativa multitud en Banshee: Kai Proctor.

En un episodio en el que, aparentemente, la violencia no era estrictamente necesaria, estos dos personajes han protagonizado la pelea de rigor del capítulo: Proctor, que ha acogido a su sobrina Rebecca como si fuera su hija, advierte muy seriamente a Hood de que no puede volver a ponerle un dedo encima. Y tras unos cuantos golpes “Banshee style”, ambos hombre llegan a un acuerdo: Kai ayudará a Hood y este, a cambio, le deberá un favor.

03

Aunque aún no sabemos qué medios usará Proctor para cumplir su promesa, no nos cabe duda de que será capaz de idear algo bastante eficiente: hemos visto a Proctor en acción en más de una ocasión, y sabemos que no se detiene ante nada a la hora de alcanzar sus objetivos.

El último ejemplo lo hemos podido observar precisamente en este episodio: como ya se veía venir, el cambio de poder en la tribu de los Kinaho traerá novedades. Alex no está del todo dispuesto a seguir los pasos de su padre, y eso puede salirle caro: Proctor le vigila muy de cerca, y no le va a permitir que cambie el status quo.

La escena en la que, con un simple silbato, Proctor detiene a todos los trabajadores de la construcción que visitaba deja muy claro quién tiene la sartén por el mango en el pueblo. La pregunta ahora es… ¿acatará Alex estas normas, o tendrá el valor suficiente como para enfrentarse a Kai? Eso, sin olvidar a otro personaje al que aún no conocemos lo suficiente: la misteriosa hermana de Alex, que no parece estar dispuesta precisamente a negociar…

Otro aspecto interesante ha sido ver cómo Rebecca comienza a formar parte de los “asuntos” de su tío. Y, lejos de asustarse, parece disfrutar con ello. Rebecca sigue perfilándose como un personaje de lo más interesante de cara al futuro…

04

Llegamos, por fin, a la última escena del episodio: el ansiado cara a cara entre Rabbit y Hood, que tanto se ha hecho esperar. Por qué Hood no dispara directamente a su antiguo jefe es algo que aún me pregunto, sobre todo teniendo en cuenta que el falso sheriff no se distingue precisamente por pensar antes de actuar. Pero, sea como fuere, Lucas no ha salido muy bien parado del breve encuentro: está rodeado por los hombres de Rabbit, que tienen la orden de acabar con él. El episodio, pues, se cierra con el sonido de unas armas cargadas, y nos deja los nervios a flor de piel de cara a la finale. ¿Logrará salir de esta nuestro protagonista? Ya veremos cómo…

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Banshee: Always a Cowboy
4.5 (90.43%) 23 votes

Categorías: Banshee Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »