Review Arrow: Unfinished business

Arrow vs Count 2.0

Si el mayor enemigo de Superman es Lex Luthor, de Batman es el Joker y de Barney Stinson el chándal, está claro que los parones son la peor pesadilla del seriéfilo. Y más en esta, con el final de la temporada cerca y las cadenas programando parones como si no hubiera mañana. Por surte, tras tres largas semanas, puedo anunciaros la buena nueva: Los parones de Arrow han acabado. De mañana al 15 de Mayo disfrutaremos del tramo final sin interrupciones. Para refrescar vuestra memoria antes de eso, aquí os traigo la review del último episodio emitido.

Unfinished Business. Un título muy descriptivo y muy utilizado en series (A mí me trae a la mente a Starbuck y Apollo pegándose y abrazándose en BSG) que prometía la reapariciónd e algún conocido de Oliver. Y ha cumplido, recuperando la trama de The Count, aunque con un giro bastante inesperado que ha sido de agradecer y un avance general de las tramas.

Cuando la nueva y mejorada (leáse, más peligrosa) versión de Vértigo empieza a costar vidas en Starling City, tanto Oliver como el Detective Lance piensan que el Conde debe estar detrás de todo, moviendo los hilos desde el manicomio.

La visita de Oliver a la institución ha estado muy bien, porque si bien Seth Gabel estuvo un tanto sobreactuado e histriónico de más en Vertigo, su actuación como el demente Conde sí me ha gustado. El chico se ha quedado tocadísimo del subidón que le inyectó Oliver, pero aparentemente logra escapar tras la visita del Vigilante, para mosqueo de Ollie.
Oliver, tras todos los varapalos recientes, está volcado del todo en sus actividades nocturnas, tomando quizá más riesgos de lo que debería y haciéndole poco caso a sus amigos. Así que se deja llevar por la furia y se lanza a por el Conde sin mucha reflexión. Como resultado, se encuentra en un buen problema, porque The Count es sólo el muñeco de paja de su médico y un ayudante, que son los responsables de su abducción y de la reaparición de la droga. Pero como Ollie no se lo esperaba, acaba atado, con un chute mortal de droga y su identidad descubierta.

Por suerte para él, ahí esta su guardaespaldas para aparecer en el momento crítico y salvarle. Tras inyectarse la planta mágica que todo lo cura de la Isla, Oliver acaba con el doctor mientras Diggle termina con el ayudante. Y ya sólo queda el Conde, la fuente original del Vértigo. Y una vez más Oliver debe elegir si matarlo o dejarlo vivir, con las consecuencias que pudiera tener en el futuro. El Oliver del piloto le hubiera clavado una flecha entre ceja y ceja en el minuto uno, pero esta versión más humanizada decide que, en su actual estado, el Conde no merece morir, y lo entrega a la policía. Muy bonito, pero seguro que acaba lamentando esta decisión, como pasó con Helena.

Tommy vs Oliver I

La policía, por su parte, realiza su investigación paralelamente, y las pistas les llevan…a Tommy. El joven Merlyn tuvo sus escarceos con las drogas en el pasado, y la chica muerta en el club y él solían jugar a los médicos, así que Lance sospecha que él está involucrado de alguna forma en el tráfico, sacando un dinero extra. Esto lleva a momentos de tensión entre padre e hija, a que la policía entre en el almacén secreto de Oliver (convenientemente transformado) y a que Oliver y Tommy tengan un enfrentamiento.
Es cierto que no debe ser agradable que tu mejor amigo, el fiestero irresponsable que se ha convertido en justiciero asesino, te juzgue. Así que Tommy se pilla un mosqueo monumental y abandona a Oliver y su club para correr a los brazos (y empresas) de su padre. Esta tensión creciente entre los dos mejores amigos tiene pinta de ser una de las tramas principales de la recta final. Por un lado, imagino que Malcolm está deseando que su hijo se pase al lado oscuro y aprovechará su renovada relación, y por otro Tommy sabe el secreto de Oliver y no parece demasiado contento con él. ¿Será capaz de acabar contándole a alguien la doble identidad de Oliver, como a Laurel o, peor, a su padre?

Hablando de tensiones, Diggle tampoco está muy contento con su jefe/amigo. Mientras Oliver andaba ocupado con sus cosas, él no ha parado de buscar a Deadshot. Recordemos que el villano es el responsable de matar a su hermano, así que le pide a Felicity que le ayude en secreto a localizarle, y en lugar de contarle las novedades a Oliver se las pasa a una antigua compañera del ejército que ahora trabaja para una compañía llamada A.R.G.U.S (y que sonará a los lectores de cómics DC).
Cuando Oliver le pregunta al respecto, Diggle le dice que le ha quedado claro que Deadshot (y él) no son una prioridad para Oliver ahora mismo, lo que hace espabilar a Oliver y prometerle a Diggs que le ayudará a encontrar a Deadshot.

Arquero novato

En el lado más ligero de la trama, esta vez, los flashbacks. Oliver pasa el rato viendo a Slade y a Shado entrenando (Por cierto, la actriz que hace de Shado es Celina Jade, hija de la estrella de Kung Fu Roy Horn y experta en artes marciales, por lo que todas sus escenas de acción son sin trampa ni cartón). La chica se compromete a ayudar a Oliver a mejorar sus habilidades, y lo hace con el poco excitante método de golpear un bol lleno de agua una y otra vez. Pero, como cabe esperar, la hija de Yao Fei sabe lo que se hace y para el final del capítulo, Oliver ya ha ganado bastante fuerza para utilizar un arco. Además hemos podido conocer un poco más a Shado, que es un personaje interesante que añade algo de frescura a la dinámica de la isla.

Así que ahora, con el último episodio fresco, estamos listo para ver el próximo, cuya promo tiene una pinta estupenda.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Arrow: Unfinished business
4.1 (81.54%) 26 votes

Categorías: Arrow Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »