Review Arrow: The Huntress Returns

The Huntress, cazada

Tras el capitulazo previo al parón de tres semanas que hemos tenido, el listón de Arrow estaba altísimo. Y más tras ver una promo que prometía el regreso de un personaje muy interesante. ¿Ha logrado nuestro millonario justiciero satisfacernos? A mí, al menos sí. Sin llegar al nivel de Dead to rights, y a pesar de presentar un parón en alguna de las tramas, me ha gustado mucho.

Puede que eso sea porque soy muy fan de Helena. La tía es una ex –loca en toda regla: es imprevisible, peligrosa, sigue obsesionada con Oliver y ha mejorado sus aptitudes como The Huntress, pero por algún motivo me cae bien y durante todo el capítulo esperaba que Oliver (O Diggle, que se le ve muy dispuesto, con lo cruzada que la tiene desde el minuto 1) no la matara. Bueno, salvo cuando creí que iba a hacerle algo a Felicity, por ahí no paso.

Como en casi todos los capítulos de la serie, Oliver estaba bastante más contento al comienzo del episodio: Su club iba a inaugurarse, McKenna y él iban a tener su sexta cita, la ciudad parecía tranquila tras el ataque a Malcolm…Pero, ay, amigo Ollie, cuándo aprenderás que ni en Starling la vida de playboy millonario que está sentando la cabeza/ vigilante justiciero puede ser sencilla.

Y más ahora que tu (¿ex?) mejor amigo conoce tu doble identidad, rompiendo esa separación Ollie-The Hood que habías creado hasta ahora. Por ahora quien conocía el secreto de Oliver pasaba al Team Arrow en pro de la justicia, pero Tommy no tiene pinta de querer entrar en el club (Y vista la facilidad de Helena para pilarlo, torcerle la muñeca y hacerle gritar como una colegiala, tampoco creo que tenga mucho que ofrecer por ahora), y desde luego no está muy contento con su amigo. Por una vez hemos visto, en una serie de identidades dobles, que la principal causa de descontento no es el clásico “me has traicionado, qué poca confianza, blablablá”, sino un problema moral: Tommy acaba de descubrir que su mejor amigo, el tío al que más creía conocer en el mundo, es un asesino. Y no quiere ni oír sus explicaciones, porque Tommy no es como su padre, no quiere ver los matices detrás de la decisión de Oliver. Para Tommy lo que hace el Vigilante es asesinar, no justicia, y no hay más que añadir.

Así que el pobre tiene bastante que digerir, y esquiva a Oliver y, de paso, a Laurel. Y entiendo que no quiera hablar mucho con ella porque no puede contarle qué le ocurre sin traicionar a Oliver, pero pasar de tu novia cuando su madre acaba de aparecer asegurando que su hermana podría estar viva tampoco es que me parezca una maravilla, ¿eh? En ese frente, pocas novedades, salvo que la madre de Laurel tiene unas fotos de una chica que podría ser Sarah en China, y cree que su hija podría haber acabado en una de las muchas islitas cercanas a Lion Yu y haber sobrevivido al naufragio.

Sarah Lance?

Personalmente, sigo sin creérmelo, aunque siguiendo las enseñanzas de George RR Martin, hasta que no vea la cabeza de alguien en una pica no creeré al 100% que ha muerto. Pero Laurel sí cree, o quiere hacerlo, por lo que intenta embarcar a su padre en la búsqueda. Al final parece que el detective Lance está dispuesto a investigar, así que espero que pronto sepamos algo más.

De quienes parece que tardaremos mucho en volver a ver son McKenna y Helena. La segunda ha causado en el capítulo un enorme caos. Desesperada porque su padre va a lograr salir en libertad como testigo protegido chantajea a Oliver para ayudarle a encontrarlo. Pero, sutil como ha sido matando esbirros paternos con poca ropa y ninguna máscara, la policía le pisa los talones y le ha preparado una trampa, en la que cae. Una vez en comisaría, eso sí, no traiciona el secreto de Oliver, aunque si se divierte un poco a costa de McKenna e intenta torpedear su relación. Pero McKenna es la novia más comprensiva de la tierra y demuestra confiar mucho en Oliver, por lo que las palabras de advertencia de la Cazadora resultan en un “final feliz” para la policía y el millonario.

Poco le dura la alegría a Oliver al descubrir que Helena ha secuestrado a Felicity, y de su enfado resulta el enfrentamiento entre The Hood y The Huntress. Creyendo por fin que ya le ha dado demasiadas oportunidades y que no tiene salvación, Oliver intenta asesinar a Helena, pero esta aprovechando la poca convicción del tiro lo esquiva y, dolida y loca con su tigre, se enfrentan en un cuerpo a cuerpo, interrumpido por McKenna. La pobre detective, sin apoyo, se lleva un escopetazo de Helena, que huye. Y a pesar de su chaleco anti-balas, resulta gravemente herida y tiene que abandonar la ciudad para ir a un centro especializado de rehabilitación, si es que quiere tener alguna esperanza de ser policía de nuevo. Y aunque Oliver en modo novio encantador se muestra optimista y dispuesto a cuidarla e incluso a mudarse, ella le pide que lo dejen y la olvide, porque no tienen nada que hacer, y él no puede abandonar su ciudad.

Poco va a durar, McKenna

Me ha hecho gracia que ella se tome tan en serio el trabajo de Oliver, pero la verdad es que era una chica maja, un cambio para Oliver tras dos posibles relaciones tan complicadas como las de Laurel y la propia Helena, y me ha dado pena cómo ha acabado, aunque imagino que volveremos a verla.

Aún así esto nos deja a un Oliver aún más centrado en su papel de Vigilante capaz de todo, rabioso y dispuesto a ser infeliz si eso le ayuda en su misión, y un principio de acercamiento entre Tommy y él.

Hablando de acercamientos, Thea es sin duda mucho más rápida que su hermano, por algo la llaman Speedy. Tras intentar buscarle trabajo a Roy, el buenorro roba-bolsos, Thea decide darse un paseo hasta su casa en la peor zona de la ciudad para echarle la bronca, y sorprendentemente a pesar de su discreción en el vestir, es asaltada por unos delincuentes de los que Roy la salva a costa de recibir un navajazo. Mientras le curan Thea aprovecha la oportunidad para distraerle de su dolor con un beso, entre discusión y discusión. Así que ya sabéis, si os gusta alguien sólo tenéis que esperar a que la ingresen en urgencias y una vez allí al ataque, siempre podéis asegurar que era por crear una distracción.

Esta historia por ahora anda un poco descolgada del resto, pero vistas las promos y la mitología del personaje, diría que pronto irá ganando interés. Además el chico añade aún más puntos al aspecto visual de la serie, que entre Oliver, Diggle y sus brazos enormes, Manu Bennett y Roy Harper tiene los niveles de testosterona más altos de la CW, que ya es decir.

Helena vs Hood vs McKenna

El tema isleño, una vez más, ha quedado en segundo plano, pero espero y deseo que sea para darnos una buena dosis de acción próximamente. Por ahora tenemos claro que Fryers tiene un lanzamisiles capaz de inciar una guerra, aunque no sabemos para quien trabaja, y que Oliver y Slade van a usar las piezas de la máquina (Scylla, otra referencia a Ulises y su odisea) que han robado para negociar una salida de la isla. Doy por sentado que algo saldrá mal en ese plan, pero tengo muchas ganas de saber más de aquello y descubrir si La Compañía estaba detrás de Fryers.
Os dejo dos datos que podrían ser, para algunos, spoilers: La bonita web muy a lo How I Met Your Mother y su slapbet dedicada a la trama del próximo capítulo, cuya promo podéis ver aquí y la fantástica noticia de que tanto Manu Bennett, aka Slade Wilson, como Colton-Roy Harper-Hayes han sido ascendido a personaje regular en la 2ª temporada.

Ahora os toca a vosotros comentadme qué os ha parecido el regreso de Arrow, si os ha gustado tanto como a mí o es que las ganas de volver a ver a Olliver han cegado mi buen juicio.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Arrow: The Huntress Returns
4.3 (86.67%) 27 votes

Categorías: Arrow Reviews Etiquetas: , , ,

4 comentarios

  1. […] momentos mirakuru aparte, es un gusto ver al Team Arrow en acción, y más si lo comparamos con el último ataque de Helena: Entonces (Curiosamente, fue la primera vez que se menciona la posibilidad de que […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »