Review Arrow: Burned

Oliver, a punto de fallar el tiro

El otro día leí que enero es el lunes de los meses, el primero, el que más pereza da. Y es cierto. Será porque me estoy haciendo mayor, pero este enero me está costando más de lo normal. El fin de las vacaciones, la cuesta económica, el fin de Fringe… (por cierto, ¿habéis leído ya la review de la finale de la gran Isabel? Si la respuesta es no, estáis tardando, de verdad) Lo único positivo es que las series han vuelto. Y entre ellas nuestro arquero favorito (Lo siento, Theon, tú ni cuentas). Si has visto el último capítulo, sigue leyendo y comentemos.

Han pasado 6 semanas desde la última vez que vimos a Oliver en el hospital. Como recordáis, el Sr. Meryn disfrazado de arquero le pegó una buena paliza antes de secuestrar a Walter en connivencia con su madre. Estos acontecimientos han hecho mella en un Oliver, que aunque físicamente está bien (Muy bien, si me preguntáis), no ha vuelto a sus actividades nocturnas y cuya antes infalible puntería ya no es tal. Diggs intenta hablar con él y animarle a volver a intentarlo, pero el joven Queen prefiere dejar la justicia para los agentes del orden y centrarse en su familia.

Lo cierto es que Oliver tiene motivos para preocuparse: En ausencia de Walter, al que pocos esperan volver a ver con vida, Moira está apagada y deprimida y la empresa perdiendo valor en bolsa. Pero lo que le pasa a Oliver no es un cambio de prioridades, es que de repente ha perdido el valor al ver lo cerca que ha estado de perder la vida que acaba de recuperar.

Este Oliver sin norte nos ha regalado unos cuantos flashbacks de esos que tanto nos gustan. Esta vez hemos visto qué fue del joven Queen una vez el arquero fue capturado por Deathstroke: Asustado en la selva cometió casi por accidente su primer asesinato, uno de los soldados de la guerrilla de la isla, cuyo equipo y uniforme parecen ir a ser fundamentales para la supervivencia del millonario.

First kill

En medio de este bonito panorama el hermano bombero de Jo, la compañera de Laurel, muere en un incendio. Y mientras todos creen que ha sido un accidente, la chica convence a Laurel de que localice al arquero para investigar más a fondo, porque son ya varios los bomberos muertos en Starling. Laurel le roba a su padre el móvil que Oliver le dio para contactar con él y le cuenta sus sospechas. Como en un principio Ollie está en ese estado zen/temeroso y no parece muy por la labor, la propia Laurel toma las riendas de la investigación, y de paso, le recuerda a Oliver cómo es él:

I close my eyes and I jump, just like you. Our feelings, our fears, they control us, not the other way round.

Con energías renovadas, Oliver intenta parar al bombero misterioso. Firefly, como se llama en los cómics, era un bombero ejemplar que se quemó vivo por culpa de la negligencia de su jefe y sus compañeros. Con unas quemaduras y unas ganas de venganza dignas de Dos Caras, decide atacar en la fiesta benéfica que Tommy y Oliver han preparado para el Departamento. Allí Oliver impide que mate al Jefe e intenta hacerle ver que, como él, aún tiene cosas por las que vivir, peor es tarde para el bombero, que se suicida.

Pirómano libélula

Por suerte para el resto de la ciudad, este caso ha sacado a Oliver de su letargo y vuelve a la carga con la lista. Hablando de listas, Moira (Que está muy triste y sola sin Walter, quizá no recuerda que ella tramó su secuestro) también levanta el ánimo y se convierte en CEO de Empresas Queen. Por un segundo pensé que Oliver iba a ser elegido para el papel, pero me temo que seguirá ejerciendo de dueño de una discoteca fantasma algún tiempo más.

Por cierto, vale que hay que proteger su identidad secreta (con el elaborado disfraz que supone una capucha y algo de pintura en los ojos, no es que Oliver sea Mortadelo) pero ¿De verdad deja al pirómano vengativo y su objetivo número uno frente a frente en mitad de un incendio para bajar a su guarida a por las cosas? En fin, cosas del guión, lo dejaré pasar influida por la cantidad de escenas testosterónicas del capítulo.

Siguiendo con la crítica, he de reconocer que este capítulo me ha parecido más poco de relleno, quizá por las ganas de que volviera que tenía. Además la relación Laurel-Hood me empieza a recordar a la de Lois-The Blur en Smallville, aunque espero que esta historia sea más que un corta y pega de aquella. De todos modos esta Laurel más decidida y con una trama más allá de su relación sosa con Tommy me ha caído mejor. Eso sí, sus buenas intenciones de colaborar con el Vigilante pueden traerle a Ollie un buen disgusto, pues el Sr. Lance le ha puesto un micro al teléfono de su hija, en la línea de padres dignos de confianza de la serie.

Aún así espero que el próximo capítulo nos den un poco de avance en los misteriosos planes de La Compañía y la famosa Lista de Oliver. Lo bueno es que esta vez no hay que esperar demasiado, el capítulo ya está aquí, prácticamente. Así pues, nos leemos la semana que viene.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Arrow: Burned
3.5 (70.37%) 27 votes

Categorías: Arrow Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »