Review Anatomía: With You I’m Born Again

Review Anatomia: With You I'm Born Again

Debo admitir que cuando me disponía a ver With You I'm Born Again tenía una sensación extraña: por un lado me moría de ganas de verlo y, por otro, tenía miedo de que no fuera un capítulo satisfactorio, nada más lejos de la realidad. El 7×01 no ha decepcionado, y eso que las tramas de las que partíamos no eran precisamente fáciles de continuar. Cambio, es la palabra clave de la premiere: cambios en el hospital, en las personas, cambios de estado civil, de la percepción de las cosas… a mi me ha convencido ¿y a vosotros?

Como decía en la entradilla, retomar la historia después del tiroteo no era una tarea fácil y, probablemente, lo más sencillo hubiera sido poner el socorrido cartel de 6 meses después y aquí paz y después gloria. Pero no, Shonda y compañía han arriesgado y eso me gusta. Como era de esperar los doctores están tocados y, probablemente, lo seguirán estando durante un tiempo, es posible que sus vidas no vuelvan a ser las mismas y eso, en mi opinión, es una buena noticia. Del mismo modo que las células del cuerpo humano que se regeneran cada cierto tiempo, a veces hace falta una reformulación para seguir en forma tras seis temporadas. With You I'm Born Again nos presenta una séptima temporada marcada por los cambios. En mayo nos despedimos de los cirujanos que nos han acompañado durante seis años y hoy, aunque en apariencia parecen iguales, saludamos a personas diferentes.

El 7×01 es formalmente impecable, con un ritmo y una estructura narrativa muy parecidas a las que tan bien funcionaron en I Saw What I Saw. Es, también, drama en estado puro pero no ese drama evidente que ya vivimos en la finale sino tristeza y rabia contenidas, drama interno, luto… es como el día después de un funeral, el día en el que debes dejar atrás lo vivido y continuar con tu vida. Precisamente eso intentan los doctores con la ayuda de Andrew Perkins, un terapeuta especializado en trauma interpretado por James Tupper (Men in Trees) que, además tiene un lío con Teddy Altman.

Con ustedes Andrew PerkinsCon ustedes Andrew Perkins

Empezamos el capítulo con una mentira que sale de la boca de Meredith Grey: 'estamos todos bien'. Andrew Perkins, no se lo cree y nosotros tampoco.

Empecemos con ella, con Meredith Grey, que fue una de las peor paradas en la finale. Mer trata de seguir con su vida como si nada hubiera pasado, no le ha dicho ni una palabra a Derek del aborto que sufrió y no tiene intenciones de decírselo pronto. Aún así, ella ve con claridad que ninguno de sus compañeros está habilitado para continuar pero es incapaz de reconocer que necesita asumir lo que le pasó para seguir adelante. Meredith activa un mecanismo de defensa muy frecuente: para no aforntar sus propios problemas se centra en los de los demás, por ejemplo, en los de Derek.

El Dr. Shepherd ha cambiado por completo su forma de ver la vida, ahora se dedica a vivir peligrosamente, como si no hubiera un mañana porque, un día de estos, puede ser el último. Conducir como un loco no es suficiente adrenalina para él así que le devuelve el puesto de Jefe a Richard y se dedica a hacer lo que más le gusta: operaciones imposibles y arriesgadas. Hasta aquí todo bien, ya sabemos que, en lo que a cirugía se refiere, Derek siempre ha sido un poco temerario pero ahora está dispuesto a hacer lo que sea sin importarle las consecuencias: aunque ello suponga dividir en dos la cara de un paciente sin informarle de los riesgos. Aquí es donde Meredith interviene sacando a relucir su faceta más protectora: cuando interrumpe a Shepherd para explicarle las posibles complicaciones de la operación al paciente, sus palabrasvan dirigidas más hacia su propio marido que hacia el joven y su madre. La operación de Derek sale bien, aunque por un momento pensé que iba a acabar en desastre. Al final no hay castigo para la temeridad de McDreamy, bueno sí, una noche en la cárcel por exceso de velocidad, pero es lo mínimo ¿no?

Viviendo al límiteViviendo al límite

Vayamos a otra gran damnificada por la tragedia, Miranda Bailey. Los daños que Gary Clark ha causado en ella son incalculables, como ella misma dice, fue el peor día de su vida. Bailey está, literalmente, rota, se siente culpable, responsable y enfadada con Ben por haber estado jugando al golf. Chandra Wilson vuelve a estar asombrosa en el 7×01. La escena en la que miranda habla con Ben y le explica que no puede estar con él porque debe luchar cada día para mantenerse unida “con cinta y pegamento” es sencillamente exquisita. Escenas cómo esta me hacen preguntarme, de nuevo, cómo es posible que Chandra Wilson no obtuviera una nominación en los Emmy.

Antes de ir con Cristina Yang y su boda veamos cómo les va al resto. Por un lado Callie y Arizona están felices. Aunque ellas también vivieron la matanza, parece que han superado lo ocurrido y van a vivir juntas. Ha faltado un poco de historia en este caso, no ha habido conversación, ni asimilación, ni luto… todo está bien para ellas, un poco forzado ¿no creéis?

Lexie, por su parte, es la que mejor se ha recuperado, probablemente porque ha sido la única a la que hemos visto derrumbarse por completo. Irónicamente, quien más o quién menos cree que la pequeña Grey se ha vuelto loca tras el tiroteo y, no es para menos, porque el numerito en urgencias fue como para preocuparse pero, a pesar de las preocupaciones de Mark, 50 horas de sueño han devuelto a Lexie a la realidad.

50 horas de sueño antes...50 horas de sueño antes…

No dejamos aún a la pequeña Grey porque ella nos servirá para hablar de Alex Karev quien se resiste a extirpar la bala de su pecho. Karev ha hecho el cambio más obvio, el que hace siempre que algo no le sale bien: volverse insensible, egoísta, huidizo y dedicarse a ligar con toda mujer que se le ponga por delante. Era de esperar, es Alex Karev en estado puro pero, esta vez, tiene a alguien que le dice las cosas tal y como son. Sí, la pequeña Grey no va a dejar que la pisotee nadie y menos Alex, que le debe la vida… ¡Bravo por Lexie! Que pone a Karev en su sitio con sus “ojos de loca y su vestido ajustado”. ¿Reflexionará el chico duro después del rapapolvo? Lo dudo mucho.

Vayamos, ahora sí, con Cristina y su boda con Owen. Antes hablaba de drama interno, poco evidente, pues la trama de la Dra. Yang es la que mejor se ajusta esta descripción. Si Bailey necesita cinta y pegamento creo que, ni el mejor cemento del mundo podrá recomponer a la Dra. Yang, al menos por un tiempo. El drama es ver a Cristina obsesionada con los vestidos de novia, el drama es ver que la Dra. Yang prefiere ver lirios del valle a una operación arriesgada y sangrienta, el drama es esta escena:

Naces simple o naces Cristina Yang… Realmente se encuentra en una situación complicada ¿Qué haces cuando tu fuente de inspiración y tranquilidad se convierte en el lugar donde se esconden tus demonios? El quirófano era el lugar seguro de la Dra. Yang y ahora no tiene el menor interés en volver a uno. Lo que la Dra. Yang quiere es ser una chica simple, ser feliz con unos zapatos que combinen a la perfección con su vestido, y no estar sola y, aunque me da la sensación de que dice 'sola' en el sentido más estricto y físico de la palabra, la proposición de Owen no parece una mala solución. Así, asistimos a la boda menos emocionante de la historia de Anatomía, no porque no sea bonita o porque Owen y Cristina no se quieran, sino porque es un parche. Cristina piensa que sus fantasmas desaparecerán y, mucho me temo, que no harán sino crecer más.

El balance de la premiere no puede ser mejor. El 7×01 ha estado a la altura de las circunstancias y es un magnífico punto de partida. Me quedo, sin duda, con Cristina Yang y su “nadie pone un arma en la cabeza a una chica simple” y con Miranda, la cinta aislante y el pegamento. En cambio las trama de Callie y Arizona patina por incompleta y la de Álex Karev por predecible, pero son males menores.

Terminamos con una expresión que Derek le dice a la madre de su paciente, una expresión más que adecuada para este capítulo: “este es un dolor de victoria, un dolor de recuperación”. Eso es lo que necesitan, dolor, ser realmente conscientes de lo que les ha pasado y empezar a recuperarse, ahora está en sus manos y algunos lo llevan mejor que otros.

Ahora os toca a vosotros: ¿Creéis que Derek seguirá en plan rebelde sin causa? ¿Cuánto tardará Meredith en contarle lo del aborto? ¿Cómo llevarán Owen y Cristina la nueva vida de casados? ¿Volverá a operar Cristina pronto? ¿Y Miranda? ¿cómo habéis visto a April Kepner y Jackson Avery en su primer capítulo como personajes regulares? ¿Qué nota le ponéis a la premiere? Hay mucho que comentar así que ¡adelante!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »