Review Anatomía: White Wedding

Review Anatomía: White Wedding

Una vez más, la review llega con retraso, con mucho retraso. Lo sé, no tengo excusa y más si tenemos en cuenta que White Wedding es el antepenúltimo capítulo de la temporada. Así que os pido mil disculpas, prometo que las reviews de los dos últimos capítulos llegaran a vuestras pantallas a su debido tiempo. Antes de eso comentemos el 7×20, un capítulo que pone a Chandra Wilson detrás de las cámaras por cuarta vez y que nos deja dos bodas y una gran mentira para comentar. ¡Adelante!

Antes de empezar con la review propiamente dicha me gustaría comentaros algo. En los días posteriores a la emisión de Song Beneath the Song, Shonda Rhimes recibió numerosas críticas por parte de espectadores por estar dando demasiado protagonismo a una pareja homosexual. Llegaron a acusarla, incluso, de odiar a los heterosexuales – cuando ella misma lo es-y de hacer la pelota a los homosexuales. Shonda contestó a las críticas a través de su twitter. Os explico esto porque, a la vista de lo ocurrido, me parece que la boda de Callie y Arizona es un acto valiente. No sólo por la boda en si, también por la forma en la que todo sucede.

La White Wedding empieza mal. La conservadora madre de Callie piensa que su matrimonio es poco menos que un teatro y, para colmo, lleva incluido un hijo bastardo ¡Y eso que pensábamos que el radical era el padre! La trama es conmovedora: Callie esforzándose por agradar a su madre, haciendo que su velo sea igual que el que ella lució en su boda, tratando de que sostenga a la pequeña Sofía. A pesar todo, doctora se encuentra con la negativa de su madre y la profunda decepción que siente hacia su hija al saber que no irá al cielo. Una escena maravillosa, con una espectacular Sara Ramírez y un debate social de fondo, de esos que tanto le gustan a Shonda.

Los reproches, la marcha de la Sra. Torres y el imprevisto del cura que tenía que casarlas hacen que Callie cancele la boda. La traumatóloga piensa que es posible que su madre tenga razón: la boda no tiene validez legal ni religiosa, por tanto, es prácticamente una función teatral. Suerte que Miranda Bailey acude siempre allá dónde la necesitan y, con su evocador discurso, convence a la novia. Un discurso que me ha recordado mucho al tweet de Shonda que mencionaba al principio. ¿Y la otra novia? Pues, Arizona tiene planeado cada segundo del día. Era obvio que acabaría derrumbándose por la muerte de su hermano pero me gusta que lo haya hecho con Mark. Parece que el accidente sí ha servido para algo.

PazPaz

Al final, Miranda Bailey oficia una ceremonia llena de amor, felicidad y un poquito de magia. Tras la ceremonia, viene la fiesta. Me ha gustado que el padre de Callie vuelva para bailar con ella pero lo que de verdad me ha entusiasmado es el gesto de Mark. Es en esos momentos cuando me gana la pareja Sloan-Torres, en las situaciones en las que parecen decirse: pase lo que pase siempre nos tendremos el uno al otro.

Mientras tanto, en los juzgados de Seattle: otra boda. Meredith y Derek por fin lo han hecho oficial. Es curioso ver lo fácil que ha sido para ellos, poco más que dicho y hecho. La escenografía y realización de las bodas paralelas es muy acertada, intercalando dos ceremonias muy distintas pero igual de emocionantes. Lo mas interesante de la unión de Meredith y Derek es el motivo que les lleva a hacerlo: parece que Mer y McDreamy ya tienen a su bebé. Quizá esta historia era un tanto predecible: en el momento en que Derek coge a la pequeña estaba claro que tendría la idea de adoptarla y, claro, Meredith no puede negarse, ¿o es que hay algo más tierno que esta imagen?

Padre e hijaPadre e hija

Yo creo que no, así que la pareja inicia los trámites para adoptar a la pequeña Zola sin ser conscientes de que la tormenta está muy cerca: Alex conoce el secreto de Meredith. Con esta trama hemos vuelto a ver el lado más siniestro de Meredith, su faceta inmadura, la que niega sus problemas esperando que desaparezcan por sí solos. En este caso, Alex tiene toda la razón, las cosas no pintan bien para Meredith.

Vayamos con Cristina, que aún no ha conseguido volver al servicio de Teddy. La Dra. Altman está exagerando la situación y dejando a Yang sin opciones en la lucha por el puesto de jefe de residentes. Por otro lado, la actitud de Cristina tampoco es buena pero ya sabemos que la humildad no se cuenta entre sus virtudes. Al final, todo se queda más o menos igual: las doctoras siguen enfadadas, lo que Yang no sabe es que quizá no tenga que preocuparse por Teddy en un futuro cercano. La Dra. Altman recibe una suculenta propuesta de Andrew Perkins, ¿aceptará Teddy ese trabajo en Alemania?

Y de una doctora sin posibilidades de ascender a otra que se postula como firme candidata al puesto. La actuación de April Kepner en este episodio evidencia lo acertado que ha sido relacionarla con el Dr. Stark. Richard pone a April en apuros y verbaliza lo que todos en algún momento pensamos: que la Dra. Kepner es, a veces, una pedante insufrible. El hecho de que April tenga su enemigo particular hace que sintamos cierta compasión por ella al ver que sus esfuerzos son ninguneados constantemente. La escena en que April hace gachas para su paciente me ha encantado por dos motivos: el primero es que saca a relucir la parte más altruista y tierna de la doctora y el segundo es que nos muestra que tiene carácter al replicarle al Dr. Stark. La historia acaba con una recomendación formal del Dr. Stark para que April sea la jefa de residentes. Parece que tenemos una nueva corredora.

¿La nueva jefa de residentes?¿La nueva jefa de residentes?

Vayamos con Jackson y sus ratones. La trama en sí, no tiene más: Avery se queja porque sus pacientes son roedores, el jefe lo presiona para que haga bien su trabajo, Lexie le dice que debe tener paciencia… No obstante, la relación que se ha formado entre Richard y Jackson puede dar mucho de si: Avery puede darle al Jefe el punto de espontaneidad que le falta y el estudio puede venirle muy bien a Jackson para que empecemos a ver que más allá de su cara bonita hay un buen médico.

Hasta aquí White Wedding, un capítulo que sin ser, espectacular, consigue dejarnos con los nervios típicos de final de temporada. Hay muchas cosas en el aire y algunas de ellas, como el secreto de Meredith, pueden causar destrozos al caer. ¿Será Alex capaz de contarle a Derek lo que sabe? ¿Diremos Auf Wiedersehen a la Dra. Altman? ¿Es April Kepner una candidata firme a ser jefa de residentes? Es vuestro turno, ¡a comentar!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Anatomía: White Wedding
Valoración

Categorías: Anatomía de Grey Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »