Review Anatomía: Transplant Wasteland

d146ee02ae6820dc0e8694a0b14325ca

Tras unas semanas de descanso, nuestros doctores favoritos de la televisión han vuelto a la carga para afrontar este nuevo ciclo del hospital. Como todos recordaréis, en el capítulo anterior, nos quedamos con la señora Avery informándonos de que su asociación se iba a hacer cargo del hospital y con la sorpresa aún mayor para todos, de que el encargado, jefe o persona por la que van a tener que pasar todos los asuntos y tomar las correspondientes decisiones iba a ser Jackson. Tenía claro que esto no iba a sentar demasiado bien entre los doctores más veteranos. No me equivocaba…

El estrés por salvar el hospital que hemos sufrido durante los últimos capítulos por fin ha acabado, pero eso no significa que todo sea alegría en el Seattle Grace-Mercy West (Me acabo de dar cuenta al escribir el nombre del hospital, que esta va a ser la última vez que lo haga). Y es que, como ya he dicho en la entradilla, eso de tener que consultar todo con el Dr. Avery no agrada a demasiados. El pobre hace todo lo que puede por llevar la situación lo mejor posible pero es inevitable que le sobrepase. Una cosa que no entendí muy bien de este capítulo fue lo siguiente: si al final el hospital no fue comprado por Pegasus ¿por qué seguían su manual? Aunque esto ya no importa porque Jackson, tras hablar y discutir con todos y cada uno de los doctores del hospital a lo largo del capítulo, se pone las pilas y actúa como lo haría un verdadero jefe, tomando sus primeras y acertadas decisiones (ves Webber, hombre de poca fe, como al final el chico sí podía hacerlo. Aunque para ser justos, yo tampoco apostaba por él…). Entre esas decisiones se encuentra la del cambio de nombre del hospital. De aquí hasta que Shonda decida cambiarlo otra vez, el hospital se llamará:

Greys-Anatomy-9x17-Jackons-Penmanship-624x351

Quieren hacernos llorar ¿verdad?

Aunque todos han llevado mal la nueva situación, el que peor lo ha pasado ha sido sin duda Owen. Y la verdad, no le culpo, no como otros… Y es que después de haberse dejado la piel para salvar el hospital, que sus compañeros le dejaran en la ignorancia (por su bien) con el tema de realizar ellos la compra y sentirse de por sí ya fatal consigo mismo por el accidente, que le vengan con que ya no va a ser el jefe del hospital pues es para cabrearse e incluso renunciar, tal y como lo hizo. Hunt llevaba mucho tiempo aguantando y ya era hora de que explotara. Creo que en el fondo lo necesitaba. Por otro lado, me alegra que al final, Derek hablara y aclarara las cosas con él. La verdad, me molestaba un poco su actitud con Owen, aunque por otra parte lo comprendía. Y es que no tiene que ser nada sencillo perder a tu mejor amigo. A mí me daría algo si me pasara.

Con respecto a los casos médicos de esta semana, la cosa ha ido de transplantes, tal y como podíamos deducir por el título del episodio. El caso de Kepner fue sin duda el más emotivo (Pobre April, he perdido la cuenta de cuantas veces la han despidido ya… Aunque esta vez haya sido de forma simbólica). Puede que uno tenga claro que ya no quiere seguir atado a una máquina y que tu familia lo acepte, pero eso no significa que llegado el momento esa aceptación se convierta en el mayor de los dolores. Un hijo es un hijo, y decirle adiós tiene que ser lo más duro del mundo. Sino que se lo pregunten a la madre del chico. Yo creo que aún sabiendo todo el bien y todas las vidas que va a salvar con su adiós, no es consuelo suficiente. La pregunta es ¿existe consuelo para la pérdida de un hijo? Probablemente no.

Luego hemos tenido el caso de Karev, que ha contado con la ayuda de Meredith y Jo. Como suele ocurrir en esta serie, los casos de los pacientes suelen estar relacionados con las vidas personales de nuestros doctores de una forma u otra. El caso de esta chica y su miedo a lo que le podría pasar si se llevara a cabo su transplante, ha tenido como consecuencia que Alex por fin admita en voz alta lo que todos ya sabíamos: le gusta Jo. A destacar, el momento celos en el ascensor pero sobre todo, el momento bar “tío estas sentado con mi chica, apártate”. Me encanta lo descolocada que se queda Jo al final de la escena después de que Alex le agradeciera su ayuda e intentara invitarla a una copa. Oh, c´moooon Jo! No me creo que estés tan ciega. Desde aquí, agradecer a Meredith el sermón que le echó a Karev, porque sin eso no hubiéramos tenido la escena del bar. Honestamente, no sé vosotros pero yo me quedé con ganas de más.

Esta semana no os dejo con música porque no he encontrado nada sobre este capítulo. La verdad, no recuerdo si salió alguna canción de fondo o no. Así que, en sustitución os dejo la promo del siguiente episodio. No lo he visto, así que no comento nada. Vosotros sois libres de darle o no al play. Qué mala soy, aquí tentando al personal… En fin, este Transplant Wasteland no ha estado mal, pero no será un capítulo que recuerde especialmente en el futuro. ¿A vosotros que os ha parecido?

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Anatomía: Transplant Wasteland
3.9 (78.67%) 15 votes

Categorías: Anatomía de Grey Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »