Review Anatomía: This Is How We Do It

Review Anatomía: This Is How We Do It

Cuatro semanas más tarde volvió Anatomía. Me gustaría decir que lo ha hecho por la puerta grande, con uno de esos episodios que hace historia, pero lo cierto es que el 7×17 es, probablemente, uno de los capítulos más flojos de la temporada. Casi nada interesante ha ocurrido y digo casi nada porque los segundos finales lo cambian todo. Hacía tiempo que un capítulo de Anatomía no acababa con un cliffhanger, al menos no con uno de este tipo. ¿Comentamos This Is How We Do It? ¡Adelante!

Así es como lo hacemos, esa es la traducción del título del 7×17. Un título curioso porque si algo no refleja este episodio es la forma de hacer de Shonda y compañía. This Is How We Do It está un peldaño por debajo del listón de esta temporada y aunque, visto el nivel de la séptima, esto no es ningún insulto, después de la larga espera esperaba que nos ofrecieran algo más.

Empecemos el repaso con la mujer enferma del jefe. Adele sufre Alzheimer y, como imaginábamos, Richard intenta que Derek la acepte en su ensayo a pesar del dilema ético que ello supone para McDreamy. La trama no ha acabado de funcionar, en parte porque era evidente que pasaría algo así. Más allá de eso, los esfuerzos de Richard por demostrar que a veces hay que saltarse el protocolo son la misma historia de siempre, es la eterna guerra entre Shepherd y Webber por ver quién es mejor. Así, Richard decide iniciar su ensayo sobre la diabetes a pesar de no tener la autorización necesaria, arriesgando su investigación para forzar una reacción en Shepherd. En cierta manera lo consigue: Derek se salta la lista de espera para incluir a Adele. Finalmente, ella no cumple los requisitos, solo un punto la separa de pasar a ser un sujeto del estudio pero ese punto, como recuerda Meredith, pone en peligro todo el trabajo realizado. Algo me dice que Richard no se dará por vencido y, si eso ocurre, la guerra de titanes habrá estallado.

Se confirman los temores del jefeSe confirman los temores del jefe

La historia de los ensayos clínicos nos deja, también, una trama innecesaria, poco intensa y que contribuye a descafeinar el episodio: la de la paciente que renuncia a su plaza en el estudio de Derek. Una historia que lleva escrito “trama de relleno” con luces de neón. Me gustan las historias de pacientes, sobre todo si son como la de Kyle y su familia en Not Responsible, pero esta no tiene ni fuerza, ni emoción, únicamente sirve de excusa para que una plaza quede vacante justo el día en que el jefe le pide a Derek que incluya a Adele en su ensayo.

Por otro lado, el ensayo sobre la diabetes también tiene una trama colateral: la de Eli y Miranda trabajando juntos. Aún no me puedo creer que Eli se haya atrevido a desafiar a la Dra. Bailey y haya salido con vida. Parece que esas reuniones en la sala de descanso han atemperado el carácter de Miranda. Esta historia me empieza a cansar.

Pero eso no es lo único que nos deja el estudio de Richard, a causa de él, el jefe se ha visto obligado a delegar la tarea de escoger el nuevo jefe de residentes en Owen Hunt. Esta decisión va a traer cola. La situación no es justa para Cristina: si es la elegida, todos pensarán que es por su relación con Owen y si no, Hunt ya puede ir preparándose porque la bronca va a ser de las que hacen época.

Vayamos con Lexie y Jackson, una pareja que solo hace una cosa. Lo único destacable de esta trama es que la pequeña Grey ya le ha contado su secreto a Mark y, ahora que lo sabe, veremos si actúa en consecuencia o deja que Lexie siga su camino.

Nunca creí que diría esto pero la historia de April y Stark es una de las que más me ha gustado. Creo que deberían darle continuidad. Su pequeño affaire ha hecho que dos personajes que me parecían insoportables y anodinos empiecen a interesarme. En el caso de April, lo que ha despertado mi curiosidad por ella es que parece tener un miedo atroz a abrirse a Stark y no por lo que pueda pensar Karev o el resto de doctores, si no porque nunca ha tenido una relación (de ningún tipo) con un hombre. La imagen de April viendo De aquí a la eternidad sola en el sofá de su casa me ha parecido triste y tierna a la vez. Merecen una oportunidad, aunque solo sea para verle matices a un personaje tan plano como la Dra. Kepner.

De aquí a la eternidadDe aquí a la eternidad

Vayamos con Alex Karev y Lucy Fields. Estaba claro que la rubia acabaría cayendo en las redes de Alex lo que me ha sorprendido es que lo haga después de mantener una conversación con Meredith. Ya he dicho en alguna ocasión que la amistad entre Grey y Karev es una de las que más me gustan de la serie, gestos como este evidencian el porqué.

Y de unos que empiezan a otros que no acaban de arrancar: Henry Burton, el marido de Teddy, ha vuelto al hospital y por fin se ha decidido a pedirle una oportunidad a la doctora. No sé si Altman realmente no está interesada en Henry o es que le da miedo iniciar una relación tan complicada. Me inclino más por lo segundo aunque no acaba de haber química entre ellos.

Acabamos con una fiesta pre-mamá que desata, como no, una nueva batalla dialéctica entre Mark y Arizona. Un punto negativo para ellos dos, sus continuas discusiones y sus celos mutuos. La situación se está volviendo insostenible y Callie se da cuenta de ello. Tras los bodys decorados, los juegos y las tartas, Torres decide regalarle un fin de semana romántico a Arizona, un viaje que desata el gran acontecimiento de This Is How We Do It.

Formalmente, la escena no está bien construida. Para empezar, dura demasiado y lanza demasiadas pistas sobre cómo terminará: discusión, cinturón de seguridad desabrochado, una proposición de matrimonio que provoca una mirada sostenida durante demasiados segundos… Era evidente que tendrían un accidente. Por suerte, sólo hay que esperar unos días para ver qué ha pasado aunque, con los datos que tenemos, lo más probable es que sea Callie la que tenga heridas más graves.

Hasta aquí This Is How We Do It, un capítulo que no pasará a la historia pero que nos deja una gran incógnita para el siguiente episodio. El 7×17, además, marca el camino del que, probablemente, será uno de los ejes centrales del final de temporada: la carrera por ser jefe de residentes, es decir, la decisión de Owen. ¿Tenéis algún candidato? Yo voto por Alex Karev.

Es vuestro turno, ¿qué os ha parecido el capítulo?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Anatomía: This Is How We Do It
1 (20%) 1 vote

Categorías: Anatomía de Grey Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »