Review Anatomía: The End is the Beginning is the End

Grey911

Si alguien me pidiera que describiera el capítulo en una sola palabra, esa palabra sería agridulce. Todo lo sucedido en estos cuarenta y dos minutos ha dejado ese sabor de boca, pero sobre todo los últimos tres minutos. Aunque lo ocurrido al final del episodio era una posible opción a llevar a cabo, tengo que decir que no me la esperaba. No he visto la promo del siguiente capítulo, así que no se muy bien como van a continuar con toda esta historia. Las posibilidades son varias, algunas de ellas podrían incluso dar un cambio de aires a la serie y todavía no sé si eso sería algo bueno o malo…

Hoy no puedo empezar hablando de otra cosa que no sea la demanda. Del capítulo anterior a este hemos avanzado en el tiempo un mes, y aunque la justicia normalmente es lenta, este no parece que sea el caso. El juez ha dictaminado que todo ese calvario por el que han pasado los protagonistas del accidente de avión equivalen a quince millones de dólares por afectado. En cualquier otra situación puede que esta resolución fuera motivo de alegría, pero no para nuestros doctores, excepto Callie. Torres quiere celebrarlo, aunque el resto no esté muy por la labor. Lo cual, por otra parte, es comprensible. Obviamente el dinero no les va a devolver a Mark y Lexie o la pierna a Robbins, pero tal y como dice Callie en la cena, esto es un nuevo comienzo par todos. Reconozco que su discurso en la cena me hizo soltar alguna que otra lágrima, además de conseguir motivar al resto para que dejen sus penas a un lado y se centren en lo bueno que todavía les queda, como por ejemplo el embarazo de Meredith, el cual por fin, ya ha compartido con todos. Lamentablemente la alegría les va a durar poco cuando descubran que el seguro finalmente no va a poder pagarles y como consecuencia el hospital se va a la quiebra. Tras esto, ya no nos extrañó tanto que Owen no quisiera ir a la cena cuando Derek le llamó.

Ahora la pregunta es ¿Qué va a pasar con el hospital? Estas son las opciones que se me ocurren:

1) Cierra por la quiebra y montan una clínica privada entre todos.
2) Cierra por la quiebra y se van a trabajar a otro hospital.
3) Nuestros protagonistas rechazan el dinero para que el hospital pueda seguir funcionando.
4) Nuestros protagonistas o alguien externo se hace cargo de la quiebra y mantiene el hospital abierto.

Mientras pensáis cual de estas opciones puede ser la más factible, aunque cabe la posibilidad de que ninguna sea la correcta, seguimos comentando que ha pasado con el resto de doctores.

Richard, desde la muerte de su esposa, ha estado poco activo en el trabajo. Tanto así que no ha operado ni una sola vez desde entonces. Y aunque la madre de Jackson ha intentado estar ahí para apoyarle, éste no le ha dejado. La culpabilidad le sobrepasa. Y aunque la situación fuera bastante compleja, es bastante comprensible que se sienta fatal. Bailey, por su parte, y cambiando totalmente de tercio, ha sido la protagonista de uno de los momentos más divertidos del capítulo. Y es que ha sido inevitable reírse tal y como lo hizo Callie cuando Miranda empezó a contar la historia de su luna de miel y de cómo cogió una infección por hacer el amor en la playa.

283acc77a0e5c1085ab7739db51f6264

Con respecto a los internos, hay varias cosas que comentar. Por un lado tenemos a Jackson, Stephanie y Leah. Avery y su nueva interna “favorita” puede que sepan mucho de medicina, pero de disimular no saben tanto. Leah ha captado al vuelo lo que sucedía entre ambos, pero vamos, que tampoco había que ser Einstein para darse cuenta. Supongo que el que Leah lo descubriera fue el detonante para que Jackson fuera a contárselo a April antes de que se enterara por otro lado. Lo cierto es que, aunque April tiene bastante culpa de estar en la situación en la que se encuentra ahora mismo, no he podido evitar sentir pena por ella. También decir que esta escena que ha compartido con Jackson ha sido de lejos la mejor escena que han tenido ambos desde que empezó esta novena temporada. Tengo fe en que algún día volverán a estar juntos, espero no equivocarme…

En lo referente a Leah decir que, como algunos ya apuntabais en los comentarios de reviews anteriores, es el personaje que menos conocemos y por mi parte, lo poco que conozco de ella no me gusta. Pero esa manera que ha tenido de enfrentarse a Stephanie con el tema de Jackson sí que me ha gustado. Así que, si sigue por esa línea, no descarto un cambio de opinión sobre ella en el futuro. Por otra parte, hemos tenido a Shane y Derek con su particular batalla al ping pong (eso ha sido tomarse en serio una partida y lo demás son tonerías) y a Heather y Meredith con una chica que se comía el pelo. En serio, cuando Meredith sacó la bola de pelo del interior de la chica, por un momento pensé que se trataba de una rata. Segundos después descubrí que era sólo pelo. De todas formas, me siguió pareciendo asqueroso y perfecto para la extraña colección de Webber. Creo que después de Leah, Heather es el personaje que pasa más desapercibido en la serie. Es un poco Astrid, mucho trabajar y poca vida social.

Para ir acabando, vamos con Alex, Jo y su nueva relación, que no es “romántica” precisamente. Hace un mes que se emborracharon en la boda de Bailey y desde entonces, por lo que hemos visto, se han hecho muy buenos amigos. Tengo que admitir que este colegueo entre ellos me gusta, pero dudo enormemente que la cosa se vaya a quedar en eso. Por mucho que ambos hayan dicho que se ven como hermanos, yo no me lo trago. Creo que, o bien están en plan negación, o bien se han caído realmente bien y no quieren estropearlo. Lo siento mucho pero Karev tiene razón al decirle a Jo que lo que hizo con la apuesta y la consiguiente compra del sofá, es algo que sólo una novia haría. Eso sin mencionar que parece pasar mucho tiempo en casa de Alex y Cristina y encima sin pantalones. Pobre Owen, el bochorno que ha pasado durante todo el capítulo a causa de esa confusión de Jo con Cristina. Aunque me he reído de lo lindo con las posteriores escenas entre la pareja y Jo. Por cierto, hablando de Cristina y Owen, parece que les va bastante mejor divorciados que casados. No sé como afectara lo de la quiebra del hospital a su actual relación, pero visto lo visto no creo que les vaya a influir demasiado. Ya se verá…

Esta semana os dejo con algo de musiquita y por supuesto a la espera de saber vuestra opinión sobre este The End is the Beginning is the End. Sí, lo sé, el título se las trae…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »