Review Anatomía: Start Me Up

Review Anatomía: Start Me Up

Hay capítulos que se ponen interesantes en los últimos segundos. Eso es lo que ha pasado con Start Me Up, un episodio normalito con un final de infarto. Una revelación que trastocará las vidas de algunos de los doctores. ¿Cómo lo asumirán? Esa es una pregunta que no tendrá respuesta hasta dentro de tres semanas. Sí, Anatomía de Grey entra en modo parón tras sólo dos capítulos. No hace falta que diga lo poco que me gustan los parones largos así que vamos a comentar el 7×12. ¡Adelante!

Nos encontramos ante uno de los capítulos más flojos de la temporada, un episodio de relleno, incluso prescindible. Start Me Up, no obstante, sube su nota con la revelación final de Callie, una noticia que sabíamos que llegaría en algún momento y que nos deja con la intriga de cuál será la reacción de Arizona y Mark hasta dentro de tres semanas. Por lo demás, las tramas del 7×12 pasan sin pena ni gloria, aún así hay algunas cosas para comentar.

Empezamos con los residentes convertidos en profesores por un día. Un ejercicio que pone a prueba las capacidades de nuestros chicos de cara a una vacante, la de jefe de residentes. Sí amigos, parece que la Dra. Bailey concluirá su reinado próximamente y uno de sus pupilos deberá sustituirla. No hay demasiado que decir de esta trama, es lo de siempre: Cristina ignorando a sus subordinados, Meredith más preocupada por sus problemas personales que por eneñar a nadie, Kepner intentando mantener todo bajo control, Avery siendo arrogante y Karev tratando decamelarse a la estudiante.

Old CristinaOld Cristina

De todos ellos la que más me ha sorprendido es Cristina. La Dra. Yang actúa exactamente igual que antes del tiroteo: Vuelve a ser sarcástica, a humillar a los estudiantes y solo cambia su actitud cuando Richard le habla de las cualidades de un buen jefe de residentes. A estas alturas del capítulo me estaba preguntado: ¿Ya está? ¿Ni rastro del trauma? ¿Ni un atisbo de cambio de actitud? Por suerte, el final me ha hecho cambiar de opinión. Cristina sale a darle un par de consejos a su estudiante, buenos consejos, sinceros, que denotan que hay implicación y preocupación por su parte. “El estudiante me ha jodido pero lo he hecho bastante bien“, le dice a Hunt. Esa es la Cristina que quiero ver, la que ha cambiado después de todo porque sin ese cambio estos seis meses no han servido para nada.

En cuanto a su relación con Meredith, aquí no hay cambios a la vista. Las doctoras se relacionan exactamente igual que antes. Imagino que en algún momento tendrán una conversación y hablarán de lo que ha pasado entre ellas… o quizá no. Quizá se limiten a hablar de tests de embarazo que dan negativo hasta que Meredith consiga tener un McBaby en el vientre. Está claro que la obsesión de Grey no le está ayudando mucho a engendrar, creo que debería seguir el sabio consejo de Derek: “la práctica hace la perfección”.

Siga buscandoSiga buscando

Y de un test negativo a uno positivo. Callie está embarazada y ¡nada menos que de Mark Sloan! Parece que al final los eternos amigos van a ver cumplido aquello que se plantearon en la sexta temporada: ser padres juntos pero no revueltos. Me gusta esta trama, sobre todo porque engloba a tres personajes que estaban en horas bajas. ¿Rebrotará el instinto paternal de McSteamy? Y, después de ver a Arizona haciendo una lista de sus defectos y buscando del consejo de Mark para recuperar a Callie durante todo el episodio, ¿seguirá queriendo esa segunda oportunidad con un bebé de por medio? El embarazo de Callie puede suponer el resurgir de ella misma, Arizona y Mark Sloan, una buena historia con una cierta continuidad es justo lo que necesitan. Esta trama también afectará, esperemos que positivamente, a Lexie que lleva un par de episodios prácticamente desaparecida. Las cosas se ponen interesantes para este cuarteto.

Otra que estaba en horas bajas y que empieza a remontar es Teddy Altman. Su falso matrimonio con Henry Burton ha sido un balón de oxígeno para un personaje que deambulaba por la séptima temporada. Por primera vez en mucho tiempo Teddy tiene una trama para ella sola. Es cierto que la historia chirría un poco y que se avanza a toda máquina hacia el affaire amoroso entre Altman y su falso marido pero aún así me gusta el giro. Teddy es un personaje con mucho potencial y que gane protagonismo es una buena noticia.

Falso marido y falsa mujerFalso marido y falsa mujer

Vayamos con Bailey y Eli. Me gusta el matiz que ha tomado esta relación. No se trata de un novio sino de una “inapropiada y obscena” distracción para Miranda. Es extraño ver a Miranda divertirse sin plantearse nada más allá. Ella siempre se ha caracterizado por ser una mujer analítica en cuanto a sus relaciones, una persona que pocas veces se deja llevar por sus bajos instintos. No sé si Eli tiene claras las intenciones de Miranda, en todo caso me entusiasma la idea de que Bailey sea un poco el Alex Karev de esta relación. ¿La veremos practicando sexo desenfrenado en la sala de descanso? No sé si llegará a tal extremo pero bravo por ella y su jugueteo.

Acabamos con un apunte sobre la trama de la pareja homosexual. Shonda es propensa a incluir tramas críticas con determinados aspectos de la política y la sociedad norteamericana. El ejemplo más cercano lo encontramos en Death and All His Friends donde se atisbaba algo de crítica en relación al acceso a las armas en Estados Unidos. En este capítulo vemos cuál es su posición en cuanto al matrimonio homosexual a través de ese hombre que sólo quería tener “el día especial que tienen todos los demás”.

Hasta aquí Start Me Up. Como decía al principio un capítulo del montón, sin grandes florituras y que pasa sin pena ni gloria dentro de una brillante séptima temporada. Lo más destacado es que, efectivamente, Cristina pierde peso en las tramas después de Disarm, que Altman vuelve a la primera línea y que Callie, Arizona, Sloan y Lexie van a tener que lidiar con un embarazo a cuatro bandas. Sin duda esta última será una de las tramas estrella de esta segunda mitad de temporada y estoy deseosa de saber cómo se lo toman las partes implicadas. Además, la carrera por ser el jefe de residentes ha comenzado, ¡hagan sus apuestas!

Ahora toca esperar hasta el 3 de febrero, día en el que Anatomía volverá a nuestras ordenadores con Don't Decieve Me (Please Don't Go) un capítulo dirigido por Kevin McKidd, es decir, el Dr. Owen Hunt. ¿Cómo se le dará? Es vuestro turno, ¿qué os ha parecido Start Me Up? ¡A comentar!

Start Me Up de The Rolling Stones


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »