Review Anatomía: Sanctuary + Death and all…

Review Anatomía: Sanctuary/Death and All His Friends

Capítulos como estos hacen de Anatomía una gran serie. Cuando Shonda y compañía nos regalan un episodio así recuerdo todos y cada uno de los motivos por los que sigo viendo la serie después de seis temporadas. Esta finale ha sido la más dramática, trepidante, terrorífica y sangrienta (sobre todo sangrienta) de todas. Ahora toca comentarla así que respiremos hondo, nos va a llevar un ratito.

Empecemos por el principio, es decir, por Sanctuary. El 6×23 comienza con un test de embarazo positivo, Meredith espera un hijo. La noticia nos da el único momento cómico del capítulo: la reacción de Cristina cuando Meredith le da la buena nueva es impagable: ¿Estamos contentas? ¿O estamos ejerciendo nuestro derecho legal a elegir? ¡Genial escena!

Vayamos al drama… Gary Clark, el hombre que denunció al hospital por la muerte de su esposa en How Insensitive, llega al Seattle Grace con una pistola en el bolsillo y unas ganas tremendas de vengarse de quienes le hicieron tanto daño. En apenas unos minutos, Clark se cobra su primera víctima: Reed Adamson. Estaba claro que había mercywesters que tenían que desaparecer pero nunca pensé que Shonda fuera a eliminar a uno con un disparo en la frente. La segunda víctima es más impactante: Alex Karev. Un disparo es lo que le faltaba para completar su annus horribilis particular. Afortunadamente, Karev tiene las fuerzas suficientes para arrastrarse hacia el ascensor y esperar que alguien lo encuentre.

April encuentra el cadáver de Reed y avisa al Jefe de que algo está pasando. El hospital está ahora cerrado. Nadie entra, nadie sale.

Mientras Derek hace lo posible por controlar la situación, Gary Clark sigue buscando su despacho y, en el ascensor, encuentra otra persona a la que preguntarle el camino: la Dra. Yang. Cristina tiene un mal día, Hunt es incapaz de elegir entre sus dos amores y ella no está dispuesta a esperar más. Todo hacía presagiar una mala contestación por parte de la Dra. Yang, con el consecuente disparo de después pero, por suerte, Cristina es más amable que de costumbre y le indica el camino con pelos y señales. ¡Qué escena tan brutal! El silencio que se produce tras la breve conversación, dura apenas unos segundos pero a mi me han parecido horas. La tensión que se respira se mantiene ya a lo largo de toda la finale.

La noticia de que hay un hombre armado suelto por el hospital se extiende: Derek informa a Avery, que está con Teddy y Hunt en quirófano, mete a Meredith y Cristina en una sala y Mark y Lexie se enteran de la peor manera: viendo cómo Clark dispara a una enfermera ante sus propios ojos. Quedémonos con ellos. Es increíble la forma en la que Mark protege a Lexie, quiere sacarla de allí cuanto antes, llama al ascensor para ir a otra planta pero en él está Alex Karev en medio de un charco de sangre. Lexie y Mark llevan a Alex a una sala para intentar salvar su vida pero la cosa no pinta demasiado bien: ni para Alex ni para Mark, que ve cómo la pequeña Grey se deshace en palabras de amor hacia su nuevo y moribundo novio.

Alex KarevAlex Karev

Entre tanto, la Dra. Bailey atiende a Mary, una paciente en espera de operación interpretada por la actriz Mandy Moore. Bailey se entera de que de que hay un asesino en el hospital cuando Charles Percy irrumpe en la habitación anunciando que Gary Clark está en la planta.

No tengo palabras que hagan justicia a esta escena que nos deja a Charles Percy con una bala en el pecho y a Miranda Bailey mintiendo para salvar su vida. Miedo, mucho miedo, es lo que he sentido cuando Gary tira de las piernas de Bailey. Se me han puesto los pelos de punta con la cara de terror de Miranda intentando articular las palabras que salvarán su vida. Finalmente, Clark deja la habitación y la Dra, Bailey dirige toda su atención en estabilizar a Charles, pero algo se lo impide: ¿De donde sale toda esa agua? ¡Impresionante! ¡Chandra Wilson está inmensa!

Clark se acerca, ahora, a la zona donde están Meredith y Cristina, donde está, también, el Jefe. Cristina ve pasar a Gary y se da cuenta de que es el hombre del ascensor y que va en busca de Derek, se lo dice a Meredith y ambas salen a presenciar la escena final del 6×23, la escena en la que Gary Clark dispara a Derek Shepherd en el pecho. Otra tremenda secuencia para añadir a la larga lista de grandes escenas de esta finale: Derek conversando con un hombre que le apunta con un arma y que está más que decidido a matarlo, intentando convencer a una persona, que está completamente fuera de si, de que disparar es una mala idea y casi lo consigue, pero April Kepner aparece en el peor momento posible. El Jefe cae al suelo y cierra los ojos.

Meredith GreyMeredith Grey

Death and All His Friends comienza con April Kepner suplicando por su vida y con Meredith apartando de un empujon a Cristina y corriendo a rogarle a su marido que se mantenga despierto mientras lo llevan a quirófano.

Mientras, Mark sigue intentando salvar a Karev y Lexie ha salido a buscar sangre para hacerle una transfusión. No quiero dejar de comentar el genial consejo que Karev le da a Mark: hay que comer más bacon y tener más sexo en esta vida. A estas alturas de la finale nos hacía falta una sonrisa.

Lexie se encuentra con Gary por el camino, ella fue quien desconecto a su mujer de las máquinas que la mantenían con vida, así que el hombre considera que ella también debe morir. Por suerte, los SWAT aparecen y hieren a Clark. Lexie vuelve con Mark y Karev y… enésimo momentazo del capítulo: Karev confunde a Lexie con Izzie y le suplica que no le abandone. A pesar de que es evidente que Alex no ha olvidado a su mujer, la pequeña Grey le sigue la corriente ¿Será verdad que Lexie se ha enamorado del chico malo?

Y en pediatría, Callie y Arizona, que se han pasado la primera hora a la greña, son conscientes del peligro que corren cuando ven aparecer al asesino por la puerta mientras atienden a Ruby, una niña a la que le ha explotado el apéndice. La inmensa sensibilidad de Callie tratando de calmar a la niña es absolutamente conmovedora. Una escena tan mágica como la sonrisa curativa de la Dra. Robbins.

¿Y qué ha pasado con Derek? Pues, Cristina, Meredith y April han conseguido llevarlo al quirófano pero no encuentran un cirujano que lo opere. Por suerte, Jackson Avery aparece y tarda menos de un minuto en encontrar a la persona que operará al Jefe. La Dra. Yang se encuentra así ante la operación en solitario más complicada a la que tendrá que enfrentarse nunca: no debe salvar la vida del Dr. Derek Shepherd, Jefe de Cirugía, si no la del gran amor de su imprescindible Meredith Grey, la vida de McDreamy.

Dejamos a Meredith esperando y a Cristina resolviendo sus dudas en quirófano con un viejo recurso ¿cerdo o vaca? ¡Qué grande eres, Yang!

En otra planta, el Dr. Percy está crítico y Miranda decide arriesgarse e intentar llevarlo a quirófano pero, como sabéis, no lo conseguirá. Los ascensores no funcionan y Bailey debe asumir que Charles va a morir en el suelo del hospital. Miranda deja que la rabia y la impotencia se apoderen de ella durante unos minutos para tener el valor suficiente para decirle a Percy que va a morir y que ella y Mary se quedarán con él todo el tiempo. ¡Un Emmy para Chandra Wilson, por favor!

Miranda BaileyMiranda Bailey

Owen y Teddy, por su parte, consiguen sacar a su paciente del hospital pero Owen se da cuenta de que Cristina sigue dentro y decide ir a por ella. Como dice Teddy, es bueno elegir, y Hunt ya sabe con quién quiere quedarse. Hunt entra al quirófano donde Yang opera al Jefe y lo que se encuentra es tan inesperado para él como para nosotros: Cuando ya casi lo dábamos por muerto, Gary Clark aparece para evitar que los doctores salven la vida de Derek. La gran Cristina Yang sigue con la operación a pesar de tener una pistola apuntándole a la cabeza.

Sin duda la escena definitva de la finale, la que afecta a los grandes protagonistas de la serie, el clímax del 6×24. Meredith entra al quirófano y se ofrece a morir a cambio de que Derek viva, Owen intenta interponerse y resulta herido y, cuándo parecía que el final había llegado, Avery tiene una idea brillante: Derek muere durante unos segundos, los necesarios para que Gary crea que todo ha terminado y abandone el quirófano. Genial golpe del guapísimo Jackson Avery que ha dejado de ser un mercywester para convertirse en uno más del Seattle Grace.

Cristina YangCristina Yang

De esta escena, y del capítulo en general, hay que destacar las magistrales interpretaciones de los actores en general y la de Ellen Pompeo en particular. No es, ni mucho menos, la mejor actriz de la serie pero, en esta escena, está espectacular.

Ahora Cristina y ella tienen la misma tarea: salvar a la pareja de la otra. Claro que la operación de Meredith es mucho más sencilla. No obstante, Grey ya tiene bastante con lo suyo: la angustia de pensar que su marido había muerto le provoca un aborto espontáneo. Quizá a este momento si le ha faltado algo, digamos que no me lo he acabado de creer, imagino que Meredith piensa que es un mal menor y, en cierta manera, el espectador también.

Ya casi terminamos, solo nos queda la escena en la que Richard, que ha estado fuera del hospital durante los dos episodios, se encuentra con Gary Clark. No vamos a negar que la conversación que mantienen es grandiosa pero, visto lo visto, es de las más flojas del episodio. No obstante me quedo con el momento en el que Richard, sin ningún tipo de temor, reta a Clark vaciando ante él la petaca de vodka, ¡éste es el verdadero Jefe!

En mi opinión, el capítulo debería terminar aquí, con Derek en quirófano, en estado crítico y con la duda de si Clark matará a Richard o se matará a si mismo pero Shonda ha optado por un final feliz (dentro de lo posible, claro)

Acabamos con Derek recuperándose y preguntando por Meredith, con Alex a salvo en el Seattle Presbiterian, con Richard vivito y coleando y con Callie y Arizona juntas de nuevo ¡viva!

Ninguna incógnita importante nos queda por resolver de cara a la séptima temporada, lo que desluce un poco el capítulo, Aun así, esta ha sido una de las mejores finales de Anatomía. Dos capítulos con tramas entrelazadas y un ritmo frenético. En estas casi dos horas, hemos pasado del terror a la incertidumbre, de la tristeza a la rabia, de las lágrimas a la sonrisa… Eso es lo que nos gusta de esta serie, que es capaz de provocar sensaciones muy intensas en los espectadores

Dejamos la sexta temporada con buen sabor de boca. Anatomía sigue viva aunque parecía moribunda en algunos episodios. Aun así, la historia debe comenzar a cerrarse, la serie ya no es lo que era y, aunque esta finale es la prueba de que Shonda está en plena forma, la fórmula Anatomía de Grey empieza a estar gastada, esperemos. Igualmente crucemos los dedos y esperemos que la séptima temporada, que llegará en otoño, esté a la altura del 6×23 y el 6×24.

Como siempre, el capítulo deja algunas preguntas en el aire, menores, pero preguntas al fin y al cabo: ¿Le dirá Meredith a Derek que estuvo embarazada durante unas semanas? ¿Seguirán juntos Karev y Lexie? ¿Asumirá Richard el mando mientras Derek esté convalenciente? ¿Está todo bien entre Owen y Cristina? ¿Cuánto tardarán Callie y Arizona en ir a por el bebé? Y la que más me interesa de todas, ¿Qué os han parecido Sanctuary y Death and All His Friends? ¡A comentar!

Y como siempre, las canciones:

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Anatomía: Sanctuary + Death and all…
5 (100%) 1 vote

Categorías: Anatomía de Grey Reviews Series Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »