Review Anatomía: Push

Review Anatomía: Push

La sexta temporada de Anatomía se deshincha a medida que nos acercamos al final. Esta segunda mitad, ha tenido más capítulos normalitos que geniales y, por desgracia, Push pasa a engrosar la lista de los primeros. El 6×17 ha sido un capítulo entretenido pero con poco brillo. Eso sí, tiene un par de grandes momentos, ¿los comentamos?

Empecemos con una competición: una paciente, Audrey Taylor, tiene un tumor extendido por el cuerpo y le quedan pocas semanas de vida. La única opción que tiene es una operación demasiado arriesgada a la que no está dispuesta a someterse porque quiere asistir a la boda de su hija. El Dr. Hunt, su médico acepta que la Sra. Taylor no quiere tratamiento, pero entonces aparece Richard ¿recordáis que la semana pasada Harper Avery le dijo que había sido finalista a sus premios en varias ocasiones?

Pues Richard también lo recuerda: está decidido a ir a por él y la paciente de Hunt es el caso perfecto para ello. Hay un dicho popular: el diablo sabe más por viejo que por diablo, pues exactamente eso es lo que le pasa a Richard, sabe cómo camelarse a Owen para que le de su caso y Owen, pobre ingenuo, se lo da. Suerte que Cristina le hace ver que Webber se la está intentando colar y se desata guerra dialéctica entre Richard old school Webber, el cirujano más metódico y reputado del hospital y Owen ginger Hunt, el cirujano de trinchera, el del riesgo, la adrenalina y la improvisación. Grandes Owen y Richard y grande Cristina pasándose al bando del ex-Jefe para vender información a Owen y asegurarse participar en la intervención sea cómo sea, she has a dark mind!

Superagente Cristina YangSuperagente Cristina Yang

Al final el juego del agente doble le sale mal a la Dra. Yang pero, como mínimo, nos deja una imagen de la Cristina que traiciona a quien haga falta con tal de tener un buen caso, la Yang que me gusta, la que adora la cirugía por encima de todas las cosas y, por una vez, está bien que Teddy no haya influido. En todas las competiciones hay un juez, y en este caso es Derek, que otroga el caso a Owen con el consecuente cabreo de Richard que, en este capítulo, enseña a Derek que cuando eres Jefe debes respetar todas las maneras de hacer, no solo las que se parecen a la tuya y si no… ¡haber elegido muerte!

Al final Owen hace la operación pero necesita la ayuda de Richard. Ya no hay Harper Avery para nadie pero la intervención ha sido un éxito. Una buena trama que al final ha patinado: Richard defendiendo la opción de Owen ante la paciente, el Dr. Hunt con problemas en quirófano y recurriendo a su rival, la operación es sido un éxito gracias a los dos… resumiendo, una oda a los valores del trabajo en equipo, la amistad y la humildad. Demasiado evidente y bastante previsible, no queremos historias políticamente correctas ni lecciones de moral ¡Qué en su momento ya vimos 7 en el paraíso y La casa de la Pradera!

Vayamos al cuadrado amoroso Lexie-Mark-Teddy-Owen. Se veía venir, yo me resistía a creerlo pero ha pasado: Mark Sloan y Teddy Altman van a salir juntos y Callie y Arizona tienen la culpa. Esta trama me convence tan poco como la de Lexie y Alex, no obstante, me ha gustado el papel de Mark tomando de su propia medicina. Pero lo realmente interesante de esta historia son los daños colaterales del acercamiento Teddy-Mark.

Por un lado está Owen, que cuando ve que su adorada Teddy está siendo acechada por el depredador Sloan, se pone verde de envidia y va a pedirle explicaciones. Por desgracia para él, Meredith, la verdadera alma gemela de Cristina, está observándole. Por una vez, me ha gustado el papel que la Dra. Grey ha jugado en este caso: amenaza a Hunt como lo hacen los verdaderos psicópatas, sonriendo.

No me provoques que estoy muy loca...No me provoques que estoy muy loca…

La segunda víctima del acercamiento es Lexie. La pequeña Grey estaba confiada pensando que estaba ganando la ruptura y que Mark era incapaz de olvidarla. Cuando se da cuenta de que él ya piensa en otras mujeres se desmorona ¡Pobre Lexie! Sé que no se ha portado muy bien últimamente, pero tengo debilidad por este personaje.

Volviendo a Mark y Teddy tengo que decir, aunque me pese, que probablemente la historia acabará bien: ambos están en un momento parecido de su vida y buscan las mismas cosas.

Y por fin, la trama que todos estábamos esperando: ¡Bailey y the gas man! Sencillamente genial: Ver a Miranda preparándose para una tercera cita es como ver a un pez fuera del agua: no sabe qué ponerse, cómo actuar, ni cómo preparar su campo quirúrgico para Ben, así que pide consejo a Callie, que después de este episodio debería abrir una consulta sentimental. Me he reído muchísimo con el incidente de la depiladora ucraniana, ¡pagaría millones por que nos hubieran mostrado a La Nazi en la cabina de estética!

Pero los nervios de Miranda esconden, en realidad, una gran inseguridad. Me ha emocionado el momento en el que se sincera con Callie y le confiesa que no sabe si sirve para las relaciones, es impactante ver a la fuerte y valiente Miranda llorando. Pese a todo, la cita va bien: Miranda explica a Ben sus miedos y él está dispuesto a superar con ella todos y cada uno de ellos y al final una imagen que vale más que mil palabras…

Sin comentariosSin comentarios

Para terminar una escena: Callie contándole a Arizona cómo le ha ido el día, felicitándose por la sana y estable relación que mantienen e imaginando como será su futuro juntas, un futuro que incluye una familia que Arizona no quiere. La pediatra parece no dar mucha importancia al comentario pero la cara de Callie dice que para ella sí tiene trascendencia ¿Crisis a la vista?

Y se acabó lo que se daba. No puedo decir que Push haya sido un mal capítulo pero tampoco ha sido para tirar cohetes. La trama de Richard y Owen podría haber dado mucho más de si, sobre todo, si no tuviera un final tan ñoño, la historia de Mark y Teddy puede dar juego en próximos episodios, no tanto por ellos como por los que les rodean y Bailey y Ben… no tengo más que decir, me gusta mucho esta trama y aplaudo que hayan potenciado la faceta personal y sentimental de Miranda.

Tendremos que esperar hasta el 25 de marzo para ver cómo continúan estas historias pero mientras podemos hacer conjeturas: ¿Creéis que prosperará la historia de Altman y Sloan? ¿Cómo lo llevarán Owen y Lexie? ¿Y Meredith? ¿Habrá crisis entre Arizona y Callie? ¿Os ha gustado el 6×17? ¡Los comentarios os esperan!

Y aquí está The Cure con Push.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »