Review Anatomía: Invasion

Review Anatomía: Invasion

El día D ha llegado. Cristina contempla el nuevo y flamante cartel del Seattle Grace Mercy West Hospital, así empieza Invasion, el quinto capítulo de la sexta de Anatomía. Sí amigos, la fusión ha llegado al punto de no retorno: los nuevos, con uniforme naranja, han invadido el Seattle Grace. Son competitivos y vienen dispuestos a todo con tal de hacerse con el control. Un capítulo intenso donde los haya para mi estreno en lo que a reviews se refiere. Espero estar a la altura… ¡vamos allá!

Review realizada por Ninna. ¡No te la pierdas!

Cuatro doctores: Izzie, Karev, Cristina y Lexie miran a los nuevos desde el piso de arriba: el Seattle Grace es su feudo y no van a rendirse así como así. Pero no son muy optimistas. Cristina no sabe si vale la pena competir para quedarse en un programa que, hoy por hoy, no le aporta casi nada. Steve está aterrado, no quiere convertirse en forense (curiosamente, como lo son los protagonistas de CSI, la principal competidora de Anatomía). Y Meredith, que es la única que alberga esperanzas, no puede moverse de la cama. Los nuevos tienen la moral más alta pero no empiezan con buen pie: una de ellos, la Dra. Reed Adamson, decide colocar sus cosas en la taquilla vacía de O'Malley y cuando Izzie le pide que las retire, Reed no es demasiado comprensiva… ¡mal vamos!

Izzie, Karev, Cristina y LexieIzzie, Karev, Cristina y Lexie

El hospital está colapsado, hay demasiados médicos y todos tendrán que luchar para conservar sus puestos. Los del Seattle Grace juegan en casa, pero eso no siempre es sinónimo de victoria. ¡Empieza el combate!

Round 1: Cristina vs. Jackson Avery
Cristina comparte paciente: un hombre que ha sido apuñalado por su mejor amigo y padre de su novia de 19 años, con uno de los nuevos, Jackson Avery. Cristina toma las riendas de la situación pero un martillo, un placaje y un almuerzo después, Jackson se queda el paciente con el beneplácito de Owen. Cristina no soporta más la situación y llora desconsoladamente en la habitación de Meredith. Yang acaba diciendo lo que todos hemos pensado alguna vez: “echo de menos a Burke” pero solo en el ámbito profesional, así que Hunt no tiene porqué preocuparse, ¿o sí? Sea como sea, la escena nos deja con el corazón encogido. Pocas veces hemos visto llorar a Cristina, pero la Dra. Yang no quiere luchar más y eso es malo para todos.
Mercy West 1 – Seattle Grace 0

Round 2: Lexie vs. April Kepner
Lexie conoce a la Dra. April Kepner. Parece buena chica y Lexie intenta ser agradable con ella, hasta que le roba a su paciente: un ladrón con una lesión vertebral. El Dr. Sheperd pregunta a ambas qué se puede hacer en este caso y la idea de Kepner convence a Derek. Alguien sabe más que la Lexipedia y ella no piensa consentirlo. El paciente recomienda a la pequeña Grey que busque el punto débil de su rival y lo encuentra en una libretita que April lleva siempre encima y en la que escribe cosas como “eres el futuro de la medicina”. Lexie cree que puede usar aquella muestra de prepotencia en su contra hasta que descubre que es un mecanismo de refuerzo y que Kepner está aterrada. Lexie se disculpa y le devuelve su libreta. Me da que estas dos se harán buenas amigas pero, de momento, Kepner suma un punto a favor del equipo naranja.
Mercy West 2 – Seattle Grace 0

Callie, Torres y el párrocoCallie, Torres y el párroco

Callie, por su parte, tiene otras preocupaciones. El Sr. Torres y el Padre Kevin llegan al hospital para tratar de convencer a Callie de que ser lesbiana supone una eternidad en el infierno y Torres entra en cólera. Arizona, siempre tan cabal, recomienda a Torres que intente arreglar las cosas y ella le hace caso. Callie y su padre tienen un genial y dramático combate de citas bíblicas con el párroco como árbitro, pero el Sr. Torres no está dispuesto a ceder y Callie lo deja por imposible. Una gran escena. El Sr. Torres, tras hablar con Arizona, acaba claudicando y se reconcilia con su hija y ¡hasta hablan de boda y niños! Pero el padre tiene una última pregunta: “no será vegetariana ¿no?” Hacía falta un toque de humor. Y mientras en el campo de batalla…

Round 3: Karev vs. Reed Adamson
Álex y Reed (si, la insensible de la taquilla de O'Malley) se pelean por un paciente con un tumor cerebral. Ambos se pasan el capítulo escondiéndose pruebas el uno al otro y dejando la salud del paciente muy en segundo plano, hasta que la hija del paciente se harta y sermonea, con razón, a ambos doctores. Pero no es suficiente, siguen luchando… no sabemos quién se lleva los méritos, así que lo dejaremos en tablas.

Mercy West 2 – Seattle Grace 0

Vayamos a la más importante de las tramas de Invasion:

Izzie lloraIzzie llora

Round 4: Izzie vs Charles Percy (¿o vs Izzie?)
La Dra. Stevens comparte paciente con Charles Percy: una mujer que lleva tres años esperando un riñón que por fin va a llegar. Izzie, que sigue muy vulnerable, ve en Charles un candidato para llenar el vacío que George ha dejado. Se llevan muy bien, hasta que ella lo pilla alardeando de la relación tan “especial” que mantienen: “hace todo lo que quiero”, “es como si tuviera mi propia zorra quirúrgica”. A estas alturas del capítulo estaba preguntándome: ¿por qué todo le sale mal a Izzie? ¿No es suficiente con el cáncer y un mejor amigo muerto? Obviamente no, ya que lo peor estaba por llegar.

Charles va a llevarle el resultado de los análisis de la paciente a Izzie y a justificar su comportamiento como “gajes del oficio”. Ella se enfrenta a él y le reprocha que no es como George: “tú nunca estarás a la altura de las personas que perdimos”. Izzie administra una medicación equivocada a su paciente que casi muere y ya no podrá recibir el riñón. Bailey reprende a Izzie y sugiere que, quizá, estaba tan enfadada con Charles que confundió lo que decían los análisis. ¿No os parece muy extraño? Me huele a que Charles no le dio los resultados correctos a Stevens, pero como no se puede acusar a nadie sin pruebas, ya veremos qué pasa. Lo que ya sabemos es que el error, que se acumula al de la semana pasada, le cuesta a Izzie su empleo. El jefe decide prescindir de ella pero no solo eso, sino que da a entender que Karev tiene algo que ver en esta decisión. Izzie suplica: “no me hagas esto, no me queda nada”. Efectivamente la Dra. Stevens pasa por el peor momento de su vida, peor incluso que la muerte de Denny. Iz decide dejarlo todo, incluido a Álex, que se queda destrozado tal y como vemos en una escena final que soportamos entre lágrimas y sonrisas: lágrimas por ver a un Álex al que su gran amor, la persona por la que más se ha sacrificado, lo ha abandonado, y sonrisas por ver a Cristina, obligada por Meredith, acercarse a Karev para intentar consolarlo. La empatía no es el fuerte de la Dra.Yang.

Mercy West 3 – Seattle Grace 0

Charlie, Jackson, Reed y AprilCharlie, Jackson, Reed y April

Me gustaría terminar con una de las últimas escenas: cuatro doctores mirando las urgencias del Seattle Grace desde el piso de arriba, pero esta vez no son Izzie, Karev, Cristina y Lexie sino Reed, Charles, Jackson y Kepner. Admiran su feudo, han ganado la primera batalla pero la guerra se prevé larga. Los del Seattle Grace han sufrido una baja importante. ¿Cómo será la serie sin la imprescindible Isobel Stevens? No lo sé, pero espero que sepan llenar su ausencia

Anatomía de Grey resurge de sus cenizas cual Ave Fénix. Gran e intenso capítulo, de los que te mantiene clavado en el asiento los 43 minutos. Hay muchas novedades y situaciones que asimilar. ¿Qué os ha parecido a vosotros? Como curiosidad os dejo el vídeo de la canción que da título al capítulo:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »