Review Anatomía: I Will Survive

Review Anatomía: I Will Survive

Sólo queda uno. La séptima temporada de Anatomía de Grey está llegando a su fin y I Will Survive nos da bastantes pistas de cuáles serán las tramas principales de la finale. El secreto de Meredith ha salido a la luz, las entrevistas finales para designar el nuevo jefe de residentes ya han comenzado y los grandes favoritos han empezado a caer. El 7×21 es un episodio más que correcto, ¿lo comentamos? ¡Adelante!

Encaramos el penúltimo capítulo de la temporada y eso se nota. I Will Survive lo deja todo preparado de cara a una finale que tendrá dos nombres propios como protagonistas: el del nuevo jefe de residentes y el de Meredith Grey. El 7×21 es un buen capítulo pero, sobre todo, cumple muy bien su cometido, avanza en las tramas y deja en el espectador ese gusanillo en el estómago por ver cómo se resuelven las grandes incógnitas planteadas. A saber, ¿será April Kepner o Alex Karev? Y ¿Qué consecuencias tendrá la manipulación del ensayo sobre el Alzheimer?

El capítulo empieza con una Cristina Yang segura de sí misma, negándole sexo a su marido para que puede ser completamente imparcial y elegirla a ella como nueva jefa de residentes. Como vemos después, la táctica no le sale bien a la Dra. Yang. Los últimos esfuerzos de los residentes y sus entrevistas con Owen Hunt nos dan una idea de en qué punto está cada uno de los personajes. Empecemos con el Dr. Avery. En este capítulo volvemos a ver las reservas que tiene Jackson a la hora de utilizar su apellido. Lo vimos en la sexta temporada, concretamente en , su abuelo es el mismísimo Harper Avery y eso podría arruinar las posibilidades de Richard para hacerse con el galardón. La renuncia y su discusión con Hunt eliminan a Avery de la carrera por ser jefe.

Es posible que la conversación final con Owen le haga pensarse lo de dejar el estudio, si no, siempre le queda Lexie, ¿o no? A la pequeña Grey se le van los ojos cada vez que ve aparecer a Mark y su pequeña. Es evidente que Lexie sigue sintiendo algo por Sloan y la conversación que mantienen en la sala de rayos X confirma que McSteamy sigue enamorado de ella. La pregunta es: ¿y que pasa con Jackson? Yo creo que, en el fondo, se da cuenta pero que utiliza la ancestral técnica de no hablar de ello y esperar a que el problema desaparezca por si solo.

Sí, estaba mirando a MarkSí, estaba mirando a Mark

Sigamos con los posibles jefes de residentes. Alex Karev lo tenía todo a su favor: es un buen doctor, sabe organizarse y lidera un proyecto de asistencia sanitaria para niños africanos. Antes de ver el 7×21 hubiera dicho que iba a ser él sin lugar a duda pero en I Will Survive he empezado a dudar y no sólo yo, él también. Karev traza su propio plan alternativo meditando la propuesta de Arizona de ir a ocupar su puesto a Etiopía, ¿os imagináis a Alex ejerciendo en medio de África? Hace un par de temporadas me hubiera parecido impensable pero ahora… Como siempre hay un pero: Karev se olvidaba de su recién estrenada novia, Lucy Fields, que se pone hecha un basilísco cuando ve que su opinión no cuenta para nada. A veces hay que ser tiburones… ¡pues dicho y hecho! La rubia contraataca quedándose con el puesto de Karev en África y dejándolo boquiabierto justo en el momento en que él le abre su corazón. Típico de cualquier mujer de la que se enamore Karev, todas acaban traicionándolo cuando empieza a romper su coraza.

Mientras tanto, a Alex le sale una nueva e inesperada competidora. April Kepner está que se sale y ha diseñado un minucioso protocolo para evitar errores en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Ella misma tuvo uno en que le costó el despido. Me gusta que lo hayan recordado porque nos permite descubrir algunas cosas sobre la personalidad de Kepner, por ejemplo, que aprende de sus errores y trata de no volver a cometerlos. Las acciones de April suben como la espuma en este episodio y todo hace pensar que finalmente será ella la elegida. Sobre todo por una cosa: ninguno de sus compañeros la ve como una rival, empezando por Cristina Yang.

Candidata inesperadaCandidata inesperada

April y Cristina viven una curiosa historia en este episodio. Son personajes antagónicos en casi todo, también a la hora de hacer su trabajo: a April le encanta seguir las normas y Cristina adora saltárselas. El ego de la Dra. Yang le está jugando malas pasadas en esta segunda mitad de temporada, muchas veces de forma injusta porque es cierto que Teddy está exagerando la situación. La suerte para Cristina es que parece que ya no tendrá que preocuparse por la Dra. Altman que está decidida a poner rumbo a Alemania siguiendo a su amado Andrew. Eso si Henry Burton, recién admitido en el ensayo sobre la diabetes y con nuevo trabajo, no lo impide. Creo que la finale para Teddy estará basada en decidir entre sus amores, ¡Henry no la va a dejar escapar así cómo así!

Volviendo a Cristina, no he podido evitar sonreír al verla tan emocionada con su extraño caso (¡un árbol en el pulmón!), viéndose reforzada por el paciente y entrando de nuevo en un quirófano. Las gracias que le daba a April, justo antes de enterarse de que se había chivado, son muy sincerasy por eso comparto la decisión de Owen: Cristina es cirujana, vive para estar en un quirófano y debe dedicar todo su tiempo a ello.

La Dra. Yang se suma a Avery en la lista de rechazados lo que nos lleva a la última en discordia, Meredith Grey. A lo largo del episodio vemos a Meredith preocupada y nerviosa para su entrevista pero no la que tiene con Owen Hunt, si no la que tiene con la trabajadora social que decidirá si es apta o no para adoptar a la pequeña Zola. En esa carrera, Meredith no lo puede hacer mejor, la entrevista es sincera y emotiva, Grey consigue ganarse a la trabajadora social y todo apunta a que dirá en su evaluación. En la otra carrera, la de jefe de residentes, Meredith lo tiene peor que mal. El derrumbe emocional, Cristina Yang y el bar de Joe forman el cocktail perfecto para que Alex Karev le suelte la bomba a Owen: Meredith ha manipulado el ensayo sobre el Alzheimer, ahí te lo dejo. Obviamente, Hunt no se va a quedar con los brazos cruzados y podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que la revelación deja a Meredith sin opciones de ser jefa de residentes, eso si conserva su trabajo.

En cuanto me beba el chupito cuento todo lo que sé

Al final del capítulo las tramas para la finale quedan sobre la mesa. Parece que ya sólo tenemos dos candidatos para el puesto de jefe de residentes: April y Karev y todo apunta a que será la Dra. Kepner la que se lleve el gato al agua. Por otro lado, Meredith será la protagonista absoluta del 7×22 y deberá asumir las consecuencias de sus actos en todos los sentidos. ¿Cómo la sancionarán? ¿Y cuál será la reacción de Derek? El capítulo final tiene una buena base de la que partir, esperemos que esté a la altura.

Es vuestro turno, ¿Qué os ha parecido I Will Survive?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »