Review Anatomía: I was made for lovin you


Con este episodio me he llevado varias sorpresas, puede que tenga que ver el hecho de que ya no veo las promos de los siguientes capítulos. La mayoría de sorpresas han venido en forma de embarazo o posible embarazo… Los que habéis visto el capítulo sabéis de quién hablo y los que no ¿a qué estáis esperando? Como siempre, hay muchas cosas que comentar, así que voy terminando aquí para comentar un poco más afondo todo lo ocurrido en este I was made for lovin you. ¡Dentro review!

La semana pasada terminamos hablando de la demanda y de cómo podría afectar esto a la dinámica del Hospital. Pues bien, Owen se ha encargado, desde el primer minuto, de que esto no afecte o afecte lo menos posible al personal y al desarrollo de su trabajo. Pero el hecho de que esté casado con una de las personas pertenecientes a la parte contraria no hace las cosas más fáciles. Todo lo contrario… La situación entre Cristina y Owen se complica por momentos. Sin la demanda, creo que Owen se haría un poco de rogar, esperando a que Cristina luchara para volver a estar con él y él terminaría haciéndolo. Lamentablemente para ellos, existe la demanda, y esto fuerza a Owen a pedirle el divorcio a Cristina para hacer las cosas más “fáciles”. Aunque todavía me queda una duda. Cristina ha cambiado y mucho tras su paso por Minnesota, sólo hay que ver como se preocupa por sus internos y por enseñarles (el caso del trasplante me ha llegado, sniff sniff). ¿Pero ha cambiado lo suficiente? Y con suficiente me refiero al tema de los hijos. Owen le dice muy claramente que siguen queriendo cosas distintas ¿pero hasta que punto es esto cierto? Lo iremos viendo.

Otros que no están pasando por su mejor momento son Jackson y April. Todo el tema del posible embarazo les ha hecho poner su relación en perspectiva, sobre todo por parte de Jackson. Me ha parecido estupendo lo consecuente que ha sido con sus sentimientos hacia April. Pero no puedo decir lo mismo de ella. Últimamente, Kepner la lía cada vez que abre la boca. Aquí se puede aplicar bastante bien la expresión: callada estás más guapa. Todo esto me molesta porque April ha evolucionado a mejor en muchos aspectos a lo largo de los años, dejando un poco a un lado su versión más irritante. Por desgracia para nosotros, están sacando a flote esta versión de ella de nuevo. Espero que esa última escena con Jackson le haga reflexionar y actuar en consecuencia. No creo que esté todo perdido para estos dos.

Una relación que sí sigue viento en popa es la de Bailey y Ben. O al menos eso parece. Lo cual a su vez choca, al ser a distancia. Esto podría hacernos pensar que es la relación con menos posibilidades de triunfar, pero todo lo contrario. Hay planes de boda navideña, aunque a Bailey parece que no le hace demasiada ilusión la idea. No sé si es por el tema navideño o por el hecho de casarse otra vez, ya que la última vez no le fue demasiado bien…

Una de las pocas cosas que me he alegrado ver en este capítulo ha sido la vuelta de Arizona. Ha sido muy divertido ver a una de las internas de Karev siguiendo a Robbins por todo el hospital con la silla de ruedas. Me ha encantado como Alex ha estado ahí para hacer su vuelta lo más “normal” posible. Qué risa el momento soborno al niño para que no dijera nada de la pierna. Pero sin duda alguna, la escena crucial ha sido esa en la que Robbins se ha caído dentro del quirófano. Estoy segura que todos pensamos en ese momento: hasta aquí ha llegado su buen humor. Por suerte, se lo ha tomado con filosofía. Esta es la “Arizona” que me gusta ver, la positiva y alegre.

Su mujer, por su parte, ha estado comiéndose la cabeza para ver como arreglar la mano de Derek. Sin embargo, a McDreamy no le ha convencido demasiado la opción que Callie le ha propuesto. Pero nada como Meredith, en su versión más optimista (“you used to be so dark and twisty, now you´re optimistic”) para hacerle ver las cosas de otra manera. Aunque había un motivo y más que justificado para que estuviera tan optimista y alegre. Y es que, cogiéndole prestada la idea a Kepner, Meredith le ha informado a Derek y a todos nosotros a través de una camiseta, que el milagro por fin se ha obrado: ¡vamos a tener un baby Merder! Ya es hora de que Zola tenga un hermanit@ ¿no creéis? Shonda por lo que más quieras, no juegues más con nuestros sentimientos y haz que ese embarazo salga adelante.

En fin, más o menos, esto es lo que ha dado de sí este séptimo capítulo de la temporada. Que por suerte, sigue manteniendo el nivel. ¿Vosotros qué pensáis? Espero vuestros comentarios. Antes de irme os dejo con algo de música. Enjoy!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Anatomía: I was made for lovin you
4.3 (86.32%) 19 votes

Categorías: Anatomía de Grey Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »