Review Anatomía: How Insensitive

Review Anatomía: How Insensitive

Tras How Insensitive nos quedamos a sólo un capítulo de la finale del 20 de mayo. Digo esto porque a estas alturas los capítulos flojos y de transición sobran. El 6×21 no ha sido nada del otro mundo, le ha faltado emoción y miga. Eso sí, hay un par de tramas que lo salvan y, aunque solo sea por ellas, seguiré creyendo en una finale de esas que nos gustan, las que hacen que sigamos enganchados a Anatomía de Grey. ¿Has visto el 6×21? Pues entra y lo comentamos.

Empecemos con el Jefe. Derek se enfrenta a una demanda. Gary Clark, el marido de una paciente que murió en Sympathy for the Parents, ha denunciado al Dr. Shepherd porque piensa que se precipitó al desconectar a su mujer de las máquinas que la mantenían con vida. La demanda pone a prueba la capacidad de Derek para gestionar sus emociones. Durante el capítulo vemos que, cuando Derek está en el despacho con los abogados, tiene serias dificultades para mantener sus sentimientos a raya pero en la reunión con sus colegas para evaluar los riesgos de la operación del Sr. Corso, un paciente de 320 kilos, los sentimientos de Derek desaparecen por arte de magia y no duda en rechazar el caso por miedo a una posible demanda.

Por suerte para el paciente, Richard, que ha recuperado su sensibilidad tan pronto como ha abandonado el puesto de Jefe, juega bien sus cartas y consigue que Derek acceda. Es curioso porque esta misma escena la vivimos a la inversa en Give Peace a Chance, solo que en aquella ocasión Richard no cedió y Derek, como siempre, hizo lo que le dio la gana.

Volvamos al Sr. Corso. El hombre debe someterse a una operación extremadamente arriesgada y la rechaza pero no por el riesgo de muerte que conlleva sino por el riesgo de vida. El Sr. Corso no quiere que su futuro hijo tenga un padre como él: una historia de cobardía y egoísmo. Esta trama medirá la sensibilidad de los doctores, Bailey se lo advierte al principio del capitulo: las bromas tendrán consecuencias y Avery, Yang y Percy dan fe de ello. Lo que la Dra. Bailey no esperaba es que lo que realmente quieren el paciente y su esposa es reírse de la situación y la actitud seria de los doctores no les ayuda en absoluto.

Pero incluso el sentido del humor de los Corso tiene un limite, un límite que traspasa primero Lexie, con su reacción cuando la esposa le cuenta que está embarazada y luego el resto haciendo conjeturas sobre cómo podrán mantener relaciones una chica tan pequeña y un hombre tan grande, muy feo. La mujer los oye y todos se avergüenzan de si mismos pero Karev y Cristina aprenden algo.

La patata es ella y...La patata es ella y…

Vayamos primero a Karev. Alex se da cuenta de su error y se disculpa con la mujer pero ella no quiere sus disculpas, lo que quiere es que su marido se sienta bien. Karev se da cuenta de que las permanentes bromas del Sr. Corso solo son un escudo que le ayuda a mantenerse en la dramática situación en la que está. Alex deja la compasión a un lado y le suelta un buen rapapolvo al paciente y, de paso, a él mismo: la Sra. Corso se merece algo mejor y Lexie también. Al final el Sr. Corso se somete a la operación y decide hacer algo para mejorar su vida y Alex, firma los papeles del divorcio de Izzie y da la bienvenida a Lexie en su vida. Era de esperar, es la misma historia de siempre: chica dulce y bondadosa reforma al chico duro e insensible. Una trama aburrida y poco original desde el principio pero que nos deja a una Lexie radiante y relega a Isobel Stevens a la bandeja de correo del hospital. ¡Adiós Izzie!

Por otro lado, Cristina tiene que hacer de niñera de Kelly, la hija de una paciente con problemas cardíacos. Sin duda una de las mejores tramas del episodio. Cristina demuestra su sensibilidad con creces, primero renunciando al quirófano para dar apoyo a la niña y después hablándole sobre como afrontar la muerte de su madre si ella muriese. La Dra. Yang pone en práctica con éxito todo lo aprendido con la Dra. Bailey: controla sus expresiones faciales cuando Avery le dice que madre de Kelly no ha sobrevivido, interpreta las preocupaciones de la niña y le habla en un lenguaje que puede comprender. Una escena sencillamente conmovedora que salva, en parte, el episodio y que reabre las viejas heridas de la Dra. Yang ¡Bravo por Cristina!

SensibilidadSensibilidad

Seguimos con la Dra. Yang, protagonista accidental de otra de las tramas. Derek le explica a Meredith que Hunt le aconsejó contratar a Tom Evans en sustitución de Teddy en el capítulo anterior. Meredith sabe perfectamente que si Owen ha hecho algo así es porque aún siente algo por Teddy así que cuando se lo cruza le pone su mejor cara de lo sé todo y me voy a chivar.

Meredith está decidida a explicárselo todo a Cristina, aunque ello le suponga una crisis matrimonial. Pero Cristina no quiere hablar con ella, de hecho sólo quiere ver a Owen. Tremenda escena con la hermética Cristina Yang desmoronándose en los brazos de Hunt. No sé si al final toda esta historia acabará en ruptura, lo que si sé es que Cristina está ahora en el punto al que había llegado antes de la boda con Burke, total e irremediablemente entregada a Owen, él es la persona con la que consigue abrirse totalmente. Esperemos que la historia no tenga el mismo final.

Esta trama nos deja, también, a Meredith y a Derek en medio de una pelea conyugal ¿Crisis a la vista? Que Meredith no se descuide demasiado que igual April aprovecha la ocasión.

Y llegó el momento que los fans de Calzona desearíais que no hubiera llegado nunca: las doctoras han puesto fin a su relación. Callie pasa el día flirteando con una paciente que acaba dándole su teléfono y eso le hace pensar que es posible que haya vida después de Arizona. Callie decide a dar el paso, por fin. Una escena que llevábamos semanas esperando, estaba claro que el final de esta relación llegaría tarde o temprano. Quizá por eso, la escena se ha quedado a medio gas, en mi opinión le ha faltado dramatismo y épica, una relación como esta merecía otro final. Estética a parte, una de las últimas parejas sólidas del hospital se ha roto y las otras dos se tambalean… ¿Qué está pasando?

FinFin

Por último, me gustaría destacar la forma en la que Jackson Avery se está integrando en la serie. En los últimos episodios hemos visto cómo está presente en muchas tramas, nos estamos acostumbrando a su presencia y a mi cada vez me gusta más este chico, sobre todo porque parece que el rol que le harán jugar no es el del nuevo chico duro como parecía en un principio. El nuevo guapo avanza lento pero seguro.

Y esto es lo que ha dado se si el 6×21. Exceptuando la trama de Cristina y, en parte, la de Callie y Arizona, ha sido un capitulo flojillo, sin más. Lo que sí es cierto es que las historias que quedan abiertas abonan el terreno para una buena Finale, así que mantengamos la fe en Shonda y hagamos conjeturas: ¿Acabará Cristina enterándose de la mentira de Owen? ¿Empezarán Lexie y Karev una relación seria? ¿Va a haber crisis en es post-it matrimonio? ¿Qué os ha parecido How Insensitive? ¡A Comentar!


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »