Review Anatomía: Hook, Line and Sinner

Review Anatomía: Hook, Line and Sinner

El regreso de Anatomía tenía como carta de presentación un título enigmático: Hook. Line and Sinner (anzuelo, sedal y pecador). Los que hayáis visto el capítulo tendréis ubicados el anzuelo y el sedal pero ¿y el pecador? El 6×20 nos ha enseñado la faceta menos benévola de varios personajes, la parte oscura y egoísta que se esconde dentro de cada uno ellos. Hook, Line and Sinner es un capítulo que huele a final de temporada, a conflicto, a Anatomía de Grey en estado puro ¿lo comentamos?

Anatomía ha vuelto y lo ha hecho con uno de esos capítulos que me gustan, los que no se centran en un solo personaje, los que nos muestran las debilidades de cada uno de ellos, esos que te mantienen en tensión. Como decía en la entradilla en el 6×20 encontramos varios personajes que pecan, que traicionan y que anteponen su bienestar a cualquier otra cosa.

El primero de nuestros pecadores es Mark Sloan. Mark ya es abuelo, la pequeña Sloan ha tenido a su bebé y a McSteamy se le cae la baba. El conflicto viene cuando Sloan le pide que llame a la pareja que va a adoptar al niño. Mark quiere quedarse con el bebé, de alguna manera lo siente suyo, lo siente su hijo y no su nieto. El Dr. Sloan peca de egoísta, animando a Sloan a quedarse con el bebé a pesar de que sabe que no está preparada. Con este gesto Mark cabrea a la Dra. Robbins y enternece a Callie.

La Dra. Torres es la segunda pecadora de la noche. Ella y Arizona siguen inmersas en la discusión sobre si tener o no un bebé: Arizona sigue empeñada en no tenerlo y Callie pone toda su energía en convencerla de lo contrario. La Dra. Torres peca de ingenua pensando que Arizona tiene un motivo oculto para rechazar ser madre: la muerte de su hermano. Estas suspicacias le valen un buen sermón de la Dra. Robbins. Pero Callie se hace perdonar en la escena final, cuando decide que su amor es más importante que un bebé. En esa escena, una de las grandes de capítulo, intuimos que Arizona no va a permitir que su chica renuncie a algo tan importante para ella pero me da la sensación de que, si Torres quiere ser madre, tendrá que hacerlo sola.

CrisisCrisis

Volviendo a Mark, también queda redimido. Derek le hace ver que de quién realmente tiene que preocuparse es de su pequeña. Sloan es su hija, no el bebé. Al final, el Dr. Sloan, acaba haciendo lo correcto: entregar al niño a sus padres adoptivos y recordarle a su pequeña que él la querrá y la cuidará con o sin bebé. Bravo por Mark y bravo por la escena en la que entrega al bebé, una secuencia en la que la alegría más intensa, la de los padres adoptivos, y la tristeza más profunda, la de Mark, se entremezclan a la perfección. Para terminar con esta trama una foto, la del momento más divertido del capítulo, la de la cara de Mark ensenándole a Derek la prueba de que el bebé es un verdadero Sloan, ¡genial!

¡Es un Sloan!¡Es un Sloan!

Por otro lado están Lexie y Karev. Karev peca de prepotente. Alex cree que tiene a Lexie comiendo de la palma de su mano, lo cual es cierto, y se permite el lujo de tratarla fatal. Suerte que la Dra. Bailey, que es la Dra, Bailey y lo sabe todo, le abre los ojos a la pequeña Grey que, en este capítulo, peca de inocente. Al final Lexie se pone en su sitio y pone en su sitio a Karev. Parece que esta relación absurda empieza a tener alguna razón de ser, aunque sea la de siempre: reparar al destrozado y descarriado Karev, ¿podrá Lexie devolver a Alex al buen camino? Probablemente sí, pero siguen sin gustarme

Vayamos a por el quinto pecador: Derek Shepherd. En su papel de nuevo Jefe, McDreamy, se ha vuelto insensible, piensa más como gestor que como médico y profesor, algo que, por otra parte, ya nos esperábamos. Derek está tratando de encontrar un jefe de Cardio y Teddy Altman no está en su lista. Así nos introducen a la segunda eminencia de la temporada: Tom Evans, un cirujano cardiotorácico con innumerables reconocimientos al que Derek quiere contratar sea como sea. Teddy se da cuenta de que su trabajo peligra y se desmorona a lo largo del capítulo, primero con un estornudo en el momento más inadecuado y después con un diagnóstico equivocado bajo la atenta mirada del Jefe. Derek peca de cruel sometiendo a Teddy a una gran presión cuando, desde el principio, tenía claro que quería contratar a Evans. Al final el Jefe escoge a Teddy pero, cuando ya casi le habíamos perdonado, le confiesa a Richard que la ha contratado porque Evans ha rechazado el puesto. Tres puntos menos para el Jefe Shepherd.

El paso de Tom Evans por el Seattle Grace desencadena otra de las tramas, la de Cristina Yang en modo fan. Como ya pasó con Harper Avery, Cristina sigue fascinada cada movimiento que el dios Tom Evans hace en quirófano y él la halaga constantemente. Teddy se da cuenta de la admiración que Evans despierta en Cristina y ve que su trabajo no es lo único que peligra, también puede perder a su amor de quirófano. Si con el trabajo la Dra. Altman se desmorona, con Cristina saca toda su valentía y le hace ver que, por muchos premios que Evans tenga, nunca podrá enseñarle tan bien como ella lo hace. Yang sabe que es verdad y recurre al sexto pecador: Owen Hunt. Owen sigue con su juego de quiero a Cristina pero tengo debilidad por Teddy. La escena de Altman y Hunt en el ascensor es Anatomía en estado puro: tensión y pocas palabras.

¿A qué estás jugando, Owen?¿A qué estás jugando, Owen?

Si la puerta no se hubiera abierto estoy segura de que Owen no se hubiera resistido y él también lo sabe, por eso, cuando Cristina le pide que vaya a ver a Derek y le diga lo importante que es Teddy en el hospital, hace justamente lo contrario: le alienta para que contrate a Evans, así se quita la tentación de delante. Hunt peca de mentiroso con Cristina y de traidor con Teddy. Esperemos que haga penitencia en los próximos capítulos.

No me gustaría acabar la review sin hablar del patético papel de la Dra. April Kepner. Esta trama no tiene ningún sentido: no tiene sentido que nos intenten vender a April como la Meredith Grey de la primera temporada: una interna fascinada por el guapo y brillante Derek Shepherd y tampoco tiene sentido que nos hagan creer que Derek caerá en las redes de Kepner porque las internas fascinadas son lo suyo. No obstante parece que Meredith si tiene sus dudas así que se pone manos a la obra. Chief Shepherd…

Chief ShepherdChief Shepherd

Y hasta aquí el 6×20. No sé si es por las ganas que tenía de verlo pero me ha gustado. Hook, Line and Sinner es un episodio que nos da un poquito de todas las tramas y que nos deja buen sabor de boca. En este capítulo algunos personajes se ganan la absolución (Mark, Callie, Cristina…) y otros (Derek, Hunt…) tendrán que trabajárselo un poco más.

La semana que viene más pero mientras… ¿Qué os ha parecido el capítulo? ¿Llegarán a un acuerdo Callie y Arizona? ¿Se enterarán Cristina y Teddy de la traición de Hunt? ¿Y de la de Derek? ¿Se convertirá el rollete de Lexie y Karev en una relación? ¿Volveremos a ver a Ben, el anestesista, en algún momento? ¿Podría Shonda matar a April Kepner de una vez? ¡A comentar se dicho!


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »