Review Anatomía: Disarm

Review Anatomía: Disarm

A la vista de lo que se comenta en el foro y de los comentarios en el excepcional artículo del compañero Cobo, debo ser un bicho raro. Me confieso: pertenezco al reducido número de personas a las que Disarm no le ha encandilado. El primer capítulo del año está a la altura de la maravillosa séptima temporada pero no entra en mi particular top three. Probablemente se deba a que lo que a mí me enamora de Anatomía de Grey son los pequeños gestos, el drama velado, el sufrimiento enmascarado… Disarm tiene mucho de todo, casi demasiado y, aunque analizando las tramas por separado el resultado no podría ser mejor, en conjunto hay algo que cojea. ¿Lo comentamos?

Empecemos, como no, con Cristina Yang que se encuentra cara a cara con sus demonios. Estaba claro que tarde o temprano volveríamos a ver a la Dra. Yang en un quirófano y una tragedia como la del Pacific College es perfecta para provocar ese clic en su cabeza que tanto tiempo llevábamos esperando. Cristina corre, casi instintivamente, hacia el lugar al que se dirigen las ambulancias y, seis meses después, vuelve del más allá. Si en Adrift and at Peace la veíamos reconciliarse con sus sentimientos en medio de ninguna parte, en Disarm se reconcilia con la medicina alejada de la presión del Seattle Grace. Cristina vuelve a ser la de siempre, aquella para que la cirugía es lo primero, a la que no le importa operar a un asesino en serie porque debe hacer su trabajo. Una decisión sencilla para Cristina al final de un camino sinuoso y abrupto. Teddy respira aliviada al ver que su mejor alumna ha vuelto, también lo hace Owen Hunt cuando ve que Altman no confirma sus peores temores. ¡Grande Cristina!

Crisrina is backCristina is back

No todos en el quirófano comparten la decisión de Yang. Jackson Avery abandona la operación al enterarse de la identidad del paciente. Avery es un personaje peculiar, a veces lo adoras y a veces lo detestas. En este caso tengo el corazón dividido: Detesto al Avery poco profesional, que huye de los quirófanos y se comporta como un niño malcriado, sin embargo adoro al Avery que se arma de valor para hablar con la destrozada madre del chico que ha disparado a docenas de personas. Esta última trama me ha parecido sensacional. A Shonda le gusta meterse en temas peliagudos y la historia de la madre del asesino es un buen ejemplo. La conversación de Avery y la mujer es conmovedora. Como bien dice Meredith, el paciente no es toda la historia, hay seres queridos en la sala de espera e incluso los asesinos tienen familia.

El cambio de rumbo de Avery durante el capítulo se debe a una conversación que mantiene con Alex Karev. Un diálogo que no he acabado de entender. ¿Acaso el blindado corazón de Alex se abre ante Jackson Avery? Pues eso parece. Nuestro chico duro le cuenta a Jackson el drama que vive con su hermano así como que no quiere la cosa. Una situación que no me cuadra con Alex Karev y que resulta algo forzada.

Vayamos con Meredith y Derek. Un poco de celos, una pizca de trauma no superado y voilà! Pelea conyugal servida. A Grey le empieza a molestar que Derek y Cristina pasen tanto tiempo juntos y ya va mosca al quirófano como para aguantar los reproches de su marido cada vez que sale a informar a la esposa del paciente. No me ha acabado de gustar esta trama. La historia de Meredith y la esposa que espera es muy sencilla y poco original. Además, la actitud que mantiene respecto a la mujer, con el tema del coro de por medio, es mucho más propia de Izzie Stevens que de Meredith Grey.

Vayamos con cosas menos intensas. Arizona sigue intentando, sin éxito, recuperar el amor de Callie. En el terreno médico, no obstante, las cosas le van algo mejor. Arizona junto con Callie, Stark y Karev protagonizan la trama más frívola y divertida del episodio, una trama que podría titularse: Dr.Incompetencia Stark vs Karev el machacador. Es una pena que no exploten más la faceta cómica del Dr. Karev porque verlo en plan wrestler no tiene precio. Si Stark ya no era santo de mi devoción en este capítulo se ha acabado de lucir, ¿se puede ser menos profesional que este hombre? Yo creo que no y, por suerte, los doctores opinan igual.

Bienvenida a casa, ArizonaBienvenida a casa, Arizona

Por otro lado, parece que Malawi le ha venido muy pero que muy bien a Callie y Arizona que disfrutan de su primera trama decente en meses. La historia termina con la paciente viva y con todas sus extremidades y con Arizona de vuelta al Seattle Grace, eso sí, bajo las órdenes de Stark. Creo que estos dos nos van a dar grandes momentos. En el terreno personal, Arizona no está dispuesta a tirar la toalla, claro que Callie no cederá tan fácilmente. Puede ser interesante ver el tira y afloja entre las doctoras.

Antes de acabar unos cuantos apuntes. El primero sobre Teddy Altman que ya ha contraído matrimonio. Familiaricemonos con Henry Burton, parece que va a estar un tiempo entre nosotros.

Henry BurtonHenry Burton

El segundo apunte es sobre Miranda Bailey y su: “You Bastard! You better send this boy back right now!” Enorme la Dra. Bailey en su deseperado intento por resucitar a un paciente que, curiosamente, se llama igual que el Dr. Percy: Charles. Otro que ha aparecido poco pero que está acertadísimo en este episodio es el Jefe. De él me quedo con una frase que le dice al sargento: “Let's stop meeting like this, Marty“.¡Un aplauso!

Para terminar, Mark y Lexie han retomado su relación allá donde la dejaron, veremos cómo les va.

Ahora sí, acabamos el capítulo con buenas noticias, las que los doctores le dan a las familias de las 26 personas que han conseguido salvar. 26 vidas que representan de alguna forma sus propias vidas. 26 vidas que marcan el momento en el que se pasa del llanto a la carcajada, el momento en el que dejas atrás tus traumas y te dispones a seguir adelante. Brutal la escena con todos los doctores riéndose por su victoria: Han ganado la partida a la muerte y a Gary Clark. Esta escena me ha recordado a la del entierro de George O'Malley, claro que aquí, la risa tiene un significado muy diferente al de entonces.

Y más buenas noticias: Por fin Meredith y Cristina se miran a la cara. Una imagen con tanta fuerza que sobran las palabras.

ReencuentroReencuentro

Creo que las doctoras tienen aún una conversación pendiente pero, por ahora, que se centren en disfrutar. ¡Hay que celebrar los triunfos!

Y hasta aquí mi particular visión de Disarm. Como decía en la entradilla, hay algo que cojea en este episodio. Tengo la sensación de que han querido abarcar demasiado, tocar los traumas de todos los personajes y eso, en mi opinión, es mucho pretender. El resultado son tramas con gran intensidad y otras, como la de Meredith, que pecan de obvias. No obstante, Disarm es un buen capítulo, a la altura de las circunstancias y que marcará un antes y un después en esta temporada. Todo parece indicar que, a partir de ahora, el trauma pasará a un segundo plano y tendremos oportunidad de ver el mundo más allá de Cristina Yang. Hay historias que prometen, empezando por la de Teddy Altman, siguiendo con la búsqueda de descendencia de Meredith y acabando con la vuelta de Arizona. ¿Qué os ha parecido a vosotros? ¡A comentar!

Disarm de Smashing Pumpkins


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »