Review American Gods: The Bone Orchard

The Bone Orchard

Ya están aquí. Llevan siglos entre nosotros pero finalmente tenemos en nuestras pequeñas pantallas a los Dioses antiguos y a los nuevos. American Gods es una de las novelas más importantes del siglo, escrita por Neil Gaiman que también colabora en esta adaptación de Starz (responsable de Spartacus o Black Sails). Y al frente del proyecto está Bryan Fuller, al que todos recordaremos de la hipnotizante Hannibal. Con estas credenciales, ¿alguien duda de que estamos ante una de las series del año? En España lo podremos ver gracias a Amazon Prime Video al día siguiente de su emisión en EE.UU. American Gods sigue las aventuras de Shadow, un hombre recién salido de prisión que consigue un trabajo como guardaespaldas del enigmático señor Wednesday. Pronto se verá envuelto en una guerra oculta, una batalla propia de Dioses. Si ya has visto el capítulo, ¡entra y comparte tu opinión!

No sois bienvenidos a América. Ni vosotros ni vuestros dioses. Retomad el camino a casa o moriréis. Vosotros seguro… ¿pero un dios puede morir?

Tengo una historia que contarte

American Gods no podia haber empezado con una mejor carta de presentación. Al igual que sucede en el libro, tendremos una serie de relatos paralelos a la trama principal para comprender cómo han llegado algunos de los dioses al nuevo continente. Y precisamente es uno de ellos el que nos lo narrará, Mr. Ibis, encarnación de Thoth, dios egipcio de la sabiduría, la escritura y la magia.

En su libro Llegando a América nos relata cómo en el 813 los vikingos cruzaron todo el océano para llegar a un nuevo continente hostil. Sin alimento, sin lugar donde refugiarse y, por supuesto, nuevos y peligrosos enemigos. Por cierto, como detalle una buena pista visual para reconocer cuándo estamos en el pasado o en un sueño de Shadow es que nos añaden dos franjas horizontales negras.

Como un alfiletero

Los vikingos, a los que no estamos acostumbrados a ver rendirse tan fácilmente, quisieron huir de aquella tierra maldita, pero los vientos que les habían llevado hasta allí dejaron de serles favorables. Decidieron rendir plegarias al Padre de todos para que les trajera de nuevo el viento, pero pronto comprendieron que su dios exigiría sacrificios. Así que primero cada uno de ellos sacrificó su ojo derecho, como el propio Padre de Todos, y cuando vieron que no era suficiente, comenzaron con los sacrificios humanos. Oh, sí, a los dioses les placen los sacrificios humanos.

Tras una sangrienta batalla marca de la casa de Starz, su dios quedó complacido y les permitió regresar a casa. Pero él se quedaría en America esperando el regreso 100 años después de nuevos creyentes.

Después de esta brillante introducción al sangriento mundo de los dioses, nos presentan a Shadow Moon, un recluso que lleva 3 años en prisión por asalto y agresión, y no ha perdido el tiempo. Se ha instruido y leído 800 libros y poniéndose en forma. Mens sana in corpore sano. Tiene como compañero de celda a Low Key Lyesmith, un filósofo moderno que parece el único capaz de sonsacarle más de 3 frases seguidas. Una de las más interesantes es esta en la que Shadow se confiesa bastante escéptico:

Sabes que no soy supersticioso. Creo en muchas cosas cuando hay motivos y pruebas para creer. No creo en nada que no pueda ver. Siento como si hubiera una puta hacha encima de mi cabeza. No puedo verla, pero la creo.

Y es que Shadow anda con la mosca detrás de la oreja. Tal vez sea la tormenta que se acerca, tal vez sean los matones de la cárcel, tal vez sea que no para de ver presagios de una horca por todas partes. Así que llama a su esposa, Laura Moon quien le confiesa que ya que le quedan sólo 5 días en prisión, va a montarle junto a su mejor amigo Robbie una fiesta sorpresa. Y tan sorpresa.

Caminando por el bosque

En una noche tormentosa, nos introducimos en el mundo onírico de Shadow. Primero le vemos darle las buenas noches a su esposa y luego paseando por un bosque repleto de calaveras, donde hasta las ramas de los árboles son hostiles y le están esperando con la soga, otro presagio más. Y este iba más en serio puesto que al día siguiente es convocado frente al alcaide para recibir la peor noticia posible: su esposa Laura ha fallecido en un accidente de tráfico.

Libre, pero abatido

Sin su esposa, que era su principal motivación y sobre la que pilotaba toda su vida, a Shadow le permiten salir unos días antes de cumplir condena para poder asistir al funeral en Eagle Point. En el aeropuerto le ponen pegas para cambiar de día el vuelo que tenía ya comprado, y recuerda una buenísima conversación con su compañero de celda cuya moraleja es: no molestes a las zorras de los aeropuertos. Consejo que sigue a pies juntillas y decide pagar el sobrecargo, nada se interpondrá en su camino hacia Eagle Point.

Mientras trata inútilmente de localizar a su mejor amigo Robbie, Shadow ve a un excéntrico pasajero que, echándole todo el morro del mundo, consigue que le deje pasar a primera clase la misma mujer que a él le ha hecho pagar 200 dólares de más. Y por si fuera poco, la “zorra del aeropuerto” le ha dado un asiento duplicado. Genial. Pero ese es su golpe de suerte porque eso le permite ir a primera clase, donde coincide con el excéntrico hombre de antes, y su introducción no podría ser más rompedora:

Bebe, bebe, bebe

-¿Nervioso?
-Nunca antes había volado.
-No es nada. Solo siéntate, sé un pájaro y bebe… ¿Te ofrezco el gusano que hay en mi pico y me miras como si me hubiera tirado a tu madre?
-Lo siento. No. Es… Usted es la primera persona con la que hablo que no es un capullo.
-Dame tiempo.

Se hace llamar Mr. Wednesday, y justo cuando comienza una nueva tormenta explica a Shadow que su secreto para conseguir siempre lo que quiere es lograr que la gente crea en él, y que no es la ciencia la que hace volar el avión, sino la fé de la gente en que no se estrellarán. Me parece una reflexión muy interesante y que nos introduce sutilmente en este mundo de dioses.

Mr. Wednesday se percata rápidamente que Shadow es un ex-convicto y le ofrece un puesto de trabajo como su guardaespaldas, pero este lo rechaza sutilmente porque su amigo Robbie le puede conseguir uno en su gimnasio. Ay Shadow si tú supieras…

Shadow enfurecido

Shadow se echa una cabezadita y vuelve al bosque de su mundo onírico, donde esta vez le pide que crea un bisonte que expulsa fuego por los ojos, una de las imágenes más potentes del piloto. Continúa su viaje en coche pero antes hace una parada en el parque nacional de Shakamak para expulsar toda la rabia que lleva dentro. ¿3 años esperando volver a reunirse con su esposa y esta muere 5 días antes de poder hacerlo? Casi parece dirigir su rabia contra los propios dioses.

Ven conmigo, ven conmigo baby

Mientras, en otro lugar de América tenemos en acción a Bilquis, la Reina de Saba, antigua diosa del Amor. En la que posiblemente sea una de las escenas más bizarras que veamos en la serie, Bilquis seduce a un pobre desgraciado para que la adore. Le incita, y el tímido viudo va soltando su lengua en pleno acto sexual y a medida que crece su excitación y va llegando al clímax, realza su belleza y afirma que todo lo que tiene le pertenece. La Reina de Saba va ganando poder y aumentando de tamaño hasta tal punto que es capaz de absorber al humano con su vagina, ahora sí que le pertenece completamente. Incluso da la impresión de haber rejuvenecido.

Me quieres dejar mear en paz

Shadow llega al Bar-cocodrilo de Jack, cuya espectacular decoración es para resaltar. La barra es una mandíbula de cocodrilo cuyos dientes son lámparas tenues. Hasta los baños tienen calaveras de reptil, y es precisamente allí donde Shadow vuelve a coincidir con Mr. Wednesday. Esto podría comenzar a considerarse acoso. Wednesday le ofrece de nuevo un puesto de trabajo porque al parecer Robbie, el mejor amigo de Shadow, ha muerto en el mismo accidente de coche que su esposa Laura.

Hay que prestar atención a la carretera

Shadow se ha quedado sin mujer, sin mejor amigo y sin trabajo. Pero se niega a trabajar par alguien que no tenga mejor suerte que él, y visto lo visto razón no le falta. Así que le propone a Mr. Wednesday que si le gana en un lanzamiento de moneda trabajará para él. Ay Shadow, qué pillín eres, que esa moneda está trucada y sabes que vas a ganar. Pero lo que no sabe es que tiene delante al mayor tramposo de todos, un perro viejo al que no se la puede colar y que siempre consigue lo que quiere.

-He amañado la tirada.
-Los juegos amañados son los más fáciles de ganar.
-Siempre saldrá cruz porque no quiero trabajar para ti. No me gustas.
-No saldrá siempre cruz.

Y así es como Mr. Wednesday engaña a Shadow para que trabaje para él. Shadow está analizando su moneda por si le ha dejado de funcionar cuando aparece Mad Sweeney, un Leprechaun (un duende) bastante crecidito que se la quita. Aparentemente también trabaja para Mr. Wednesday y conoce mejores trucos con monedas que Shadow.

Es interesante cuando Mr. Wednesday quiere cerrar el trato con hidromiel, la bebida de los dioses, y le dice exactamente lo que quiere de él:

-Ahora trabajas para mí. Eres mi ayudante de campo. Mi castellano. Proteges y sirves. Conduces a donde haga falta. Normalmente, te ocupas de los asuntos en mi nombre. Y en una emergencia, y solo en una emergencia, pateas los traseros a los que les haga falta una patada. Y en el improbable caso de mi muerte, te encargarás de mi vigilia.
-Te está estafando. Es un estafador.
-Pues claro que soy un estafador, un timador, un tramposo y un mentiroso. Por eso necesito ayuda.

Una vez cerrado el trato, el Leprechaun busca bronca. Hasta le ofrece a Shadow su secreto para sacar monedas del aire a cambio de una buena pelea. Finalmente recurre al truco más viejo de todos, meterse con su esposa recién fallecida. Y un buen puñetazo le cierra la boca.

Sujétame la cerveza

Shadow despierta al día siguiente en un Cadillac conducido por Mr. Wednesday. Sólo sabe que conserva una de las monedas de oro de Mad Sweeney, pero no sabe si le contó su truco no. Pero no hay tiempo para eso porque están llegando al funeral de su esposa. Unas pequeñas toallitas le dejan como nuevo. Pero por si el Leprechaun no le hubiera pateado físicamente lo suficiente, la viuda de su amigo Robbie lo hace emocionalmente: y es que Audrey le revela que Laura y Robbie tenían un affair.

Shadow está destrozado, ha pasado los últimos 3 años en prisión con ella como único faro en la oscuridad, y ahora se pregunta por qué le traicionó de esa forma. Para rematarlo aparece Audrey, que viene de mear la tumba de su marido, y le cuenta que no fue algo ocasional, llevaban mucho tiempo haciéndolo. Audrey trata de devolverles el favor seduciendo a Shadow delante de las tumbas de los dos amantes, pero él la rechaza elegantemente. De lo que no se percata es que la moneda de oro del Leprechaun que había lanzado a la tumba de Laura a modo de despedida es reclamada por la tierra.

Paseo bajo la luz de la luna

La serie nos regala un precioso guiño cuando se van las luces de la carretera: Shadow Moon caminando entre sombras hacia la luna. Y en la oscuridad puede ver una caja luminosa que parece estar llamándole. Ay Shadow, qué perdido estás en este mundo de dioses, ¡caes en todas las trampas! La caja se transforma en unas gafas de realidad virtual, y emulando a los abrazacaras de la saga Alien, se lanza a por Shadow.

Conocemos así al primer dios moderno, Technical boy, la engreída encarnación de Internet y la tecnología. Quiere saber qué trama Mr. Wednesday y para qué ha contratado a un ex presidiario. Lo cierto es que el pobre Shadow está muy perdido y no sabe ni dónde se está metiendo, mucho menos los planes de alguien tan enigmático como Mr. Wednesday.

Los peligros de Internet

Technical Boy ve que no obtiene las respuestas que busca y pierde la paciencia, ordenando a sus ciber matones que acaben con Shadow. Y aquí se cumple la visión que ha estado teniendo estos días, la soga le espera e intentan colgarle de un árbol. Pero justo antes de morir ahorcado, la cuerda se rompe y todos los matones son destruidos en un violento espectáculo. Tendremos que esperar al próximo capítulo para averiguar qué dios ha acudido en su rescate.

Os dejo el estado de los personajes, divididos entre humanos, dioses antiguos y dioses nuevos.

Estado de personajes1x01

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review American Gods: The Bone Orchard
4.7 (93.33%) 6 votes

Categorías: American Gods Reviews Etiquetas: , , ,

12 comentarios

  1. Coyote

    Para ser sincero, creo que necesito ver el capítulo otra vez. Aunque puedo decir que sobreactúa un poco menos de lo habitual lo que le hace sólo ligeramente menos atragantante. Una serie visualmente elegante y por ahora bastante incomprensible. Se han pasado un poco con la sangre. No por asco sino absurdamente. Un ser humano tiene unos seis litros de sangre. Estos parecen tener doce o cuatrocientos. Qué festín para los de True Blood. Vampiros obesos.

    • Es verdad que se han cebado bastante con la sangre, tenemos sucesora espiritual de Spartacus en todos los sentidos. Pero le pega mucho el estilo que le han dado

      • Coyote

        Me refería a Ian McSahe con lo de sobreactuar. Sin embargo, Sergio Ramos está fenomenal como el leprechaun

        • Pues a mi me parece que Wednesday lo borda 🎼 Today is my day 🎼

          Es un charlatán, un timador y por ello creo que le obligan a hablar tanto, pero se desenvuelve bastante bien. Eso si, el Sergio Ramos como dices tú también lo clava, me encanta cuando se sienta a tomar un sorbo en mitad de la pelea 😂😂

        • Coyote

          Oh. Ya veo. De ahí la introducción de los vikingos. Timador, charlatán, muy aficionado a los disfraces y a arrejuntarse con humanas.

  2. Martí

    Me ha parecido brutalmente bueno. Una gran adaptación de un gran libro, fiel en esencia y en líneas genrales pero adaptado al 2017 y al medio audiovisual. Es una gozada ver algunas de las escenas más memorables llevadas a la televisión con tanta gracia. Original y rompedora para el panorama televisivo,tanto a nivel visual como argumental. No esperaba menos del gran Bryan Fuller y su podersoso estilo visual, excesivo y absolutamente fascinante.

    • A mi también me ha parecido muy buena adaptación. No sólo por lo que han logrado transmitir sino por algunas modificaciones, añadiendo guiños para los lectores y omitiendo algunos detalles que al pasar del libro escrito a una serie serían demasiado obvios. Muchas ganas de más!

  3. Faraday

    Pues personalmente me ha decepcionado un poco, la verdad. Demasiado ordenador, el capitulo supuraba “photoshop” por todos lados y de forma innecesaria, creo.
    Cuando leía el libro, que también me decepcionó, pensaba que estaba hecho para ser convertido en un buen espectáculo visual pero ahora mismo ya no lo tengo tan claro. De todas formas me subo al barco y, como soy un cabezota no me bajaré hasta el último capitulo.

  4. Visto el capitulo, a mi me ha encantado! El toque onírico de Fuller encaja perfectamente. McShane como Wednesday es perfecto (aunque queda por ver como lo encajarán cuando saque una faceta más… poderosa), Bilquis ha sido brutal, Mr. Ibis y la presentación vikinga más que correctos, aunque la escena del chico tecnológico no sé no sé… En cualquier caso me encanta que hayan ido a adaptar, no de forma literal, sino para que se pueda entender por si sola, aunque muchos estarán muy perdidos XD Deseando leer tu review!

  5. Deduccion logica

    Solo he visto este capitulo, asi que no considero lo que voy a decir spoiler.

    A estas alturas, despues de la primera escena y de las referencias a la falta de ojo de Mr Wednesday, no podemos decir que sea un Dios desconocido. Claramente es Odin, dios de dioses en la mitologia nordica.

    Si esto fuera poco, en ingles los nombres de los dias se deben a la mitologia nordica en su mayoria Wednesday=Dia de Woden (a.k.a. Odin)

    De nada! 😉

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »