Review American Gods: A Prayer for Mad Sweeney

A Prayer for Mad Sweeney

Después del fascinante a murder of gods donde hemos visto cómo puede un dios morir y cómo un humano puede revivir, toca echar la vista atrás y ver cómo llegó a América uno de nuestros personajes favoritos, Mad Sweeney. Porque nuestro Leprechaun también tiene derecho a unas plegarias. ¿De qué parte estás, de los dioses antiguos o de los dioses nuevos? Si ya has visto el capítulo, ¡entra y comparte tu opinión! Y recordad que siempre podéis consultar el estado de personajes del capítulo anterior para haceros una idea del bando de cada uno.

  • Episodio 1×06: A Prayer for Mad Sweeney
  • Fecha de emisión: 11 de junio

Un gran y redondo “Llegando a América”. Eso es lo que hemos presenciado en este capítulo dedicado a Mad Sweeney y a su redención final. Con un pequeño cambio sobre los libros pero bastante interesante.

El episodio arranca en la funeraria Ibis & Jacquel donde vemos a Anubis preparar a un difunto para su viaje al más allá. Ibis no parece contento con que su socio trabaje hasta tarde, pero Anubis sabe que vendrá una pareja que fallecerá en menos de una hora. Una vez más nos muestran que ciertos dioses son capaces de ver el futuro, o al menos una parte de él. Ya habíamos visto a Anubis conocer el porvenir de algunos difuntos, y también Anansi en su discurso conocía cómo sería las vidas en nuestra época. Y en este mismo capítulo veremos a Mad Sweeney predecir el futuro de una batalla.

Mientras Anubis termina de preparar el cadáver, Ibis nos relata una nueva historia, una bien larga. En 1721 los prisioneros que iban a ser colgados en Inglaterra se les ofrecía la posibilidad de ser desterrados a América durante un periodo de tiempo acorde al crimen, y trabajar como esclavo sin derecho a un sueldo hasta cumplir condena. Una vez saldada la deuda con la justicia, se era libre para poder empezar de cero.

Una de las personas que escogió esta opción, múltiples veces de hecho, fue Essie MacGowan, la coprotagonista de este episodio. Está interpretada por la misma actriz que hace de Laura y esto puede indicarnos dos cosas: o bien era un antepasado de Laura Moon, o bien ambas compartían una personalidad similar y para Mad Sweeney una le recordaba a la otra.

En uno de esos barcos...

Essie era una niña que creció escuchando historias de hadas, de Banshees y de Leprechauns de boca de su abuela, y años más tarde ella misma asumiría ese rol contando las mismas historias a sus nietos. Una de las lecciones más importantes que aprendió es que si a los leprechauns les dejas un regalo ellos te dan sus bendiciones. Así que Essie creció dejando cuencos de leche y propagando las mismas leyendas que había oído de niña mientras trabajaba como sirvienta. Incluso una vez llegó a dejar una moneda de oro, que es lo que más valoran los leprechauns.

Pero la dueña para la que trabajaba tenía un apuesto hijo y ambos se enamoraron. Como su amante tenía que ir por estudios a otra ciudad, le obsequió con un colgante familiar para demostrarle que no se iba a olvidar de ella y que a su regreso se casarían. Pero las envidias son muy malas y otra sirviente celosa de ese regalo la acusó de robarlo. Y el cobarde de su futuro esposo no se atrevió a decir la verdad. En ese momento Essie comprendió que no se podría fiar de los hombres y sus promesas.

Pa la saca

Se le condenó a ser ahorcada, pero aceptó la alternativa de su destierro a América. Durante el viaje siguió colocando ofrendas a los leprechans y así es como les llevó a América. Finalmente acabó enamorando al capitán del barco y regresó a Londres con él, haciendo caso omiso de su destierro. Pero en cuanto el capitán tuvo que partir a un nuevo viaje, Essie desvalija toda la casa y se convierte oficialmente en una ladrona. Eso sí, no se olvida de su cuenquito de leche. Oro para el leprechaun no porque lo tendrá que vender, pero leche para que crezca alto y fuerte sí. Quizá por eso es tan alto Mad Sweeney.

Pasados varios años Essie continuó robando pero olvidó sus plegarias al leprechaun y las bendiciones y buenas suertes de este la abandonaron. Fue descubierta con las manos en la masa en pleno robo y a ese delito se sumó el haber vuelto del destierro. Esta vez no habría clemencia para ella y su única salida era la horca. Pero sin saberlo, tuvo como compañero de celda contigua a Mad Sweeney, cuyo primer consejo que le da es que lo único que debería comer allí es el pan si no quiere caer enferma.

El leprechaun está en prisión por empujar a un hombre con tal mala fortuna que cayó sobre una botella y perdió así un ojo. ¿Estarán hablando de Wednesday y su ojo de cristal? No lo creo, seguro que su historia es más apasionante y esto es solo un guiño.

Para mi duende

Pero Essie recuerda lo que es rezar y ofrece lo único que puede comer al leprechaun. No al que tiene al lado, claro, no sabe que es uno de ellos, pero vuelve a dejar una ofrenda en la ventana con un alto valor para ella. Además le dice a Mad Sweeney que debería ir a América a ofrecerle su oro al rey, que aunque aún no lo tienen, lo tendrán. Y no es la primera vez que oímos este concepto de Rey de América. ¿Será eso lo que busca convertirse Wednesday?

Casualidad o no, al día siguiente alguien se ha comido el pan que dejó como ofrenda y ya no está el leprechaun en la celda contigua. Su suerte comienza a cambiar, pues el carcelero le ofrece un trato para escapar de la horca: ya que quedaban 3 meses para su ejecución, podría dejarla embarazada y que de ese modo cambiasen su condena por un nuevo destierro. Y así es como Essie logró de nuevo salvar su cuello y acabó trabajando para un recién enviudado.

Pasados varios años su empleador se le declara y ella lo rechaza porque no puede estar con él siendo su sirvienta, por lo que una vez más usando sus encantos logra mejorar su situación y acaba casándose con él. Creí que lo usaría simplemente para ser libre y lo abandonaría a la mínima ocasión, pero en lugar de eso permaneció a su lado 10 años e incluso tuvieron hijos propios.

Pero una noche escuchó una Banshee gritar, y poco tiempo después su marido falleció quedando sola al cuidado de las tierras. Crío a sus hijos y cuando tuvo nietos continuó la tradición de narrarles las historias que le enseñó su abuela. Pero a estos les daban miedo, y en América no había lugar para estas leyendas. Y salido de ellas, el leprechaun la visitó para llevársela en el ocaso de su vida. Una larga y feliz, llena de favores debido a sus plegarias. Creo que ha sido un “Llegando a América” muy largo pero más emotivo de lo habitual.

El búfalo sonriente

Volviendo al presente, Mad Sweeney, Laura y Salim hacen un alto en su camino para que este último pueda rezar, frente a la estatua del búfalo blanco Tatanka Ska. Mientras Salim hace sus oraciones los cuervos de Wednesday le preguntan qué está haciendo, y el leprechaun afirma que ya ha cumplido su parte del trato y manda bien lejos a su jefe. Esta rebeldía le puede salir muy cara. Pero esa discusión con unos pájaros (dentro de lo bizarra que suena esa frase ya de por si) le ha alterado y en un descuido se le escapa que los dioses estarán en la casa sobre la roca, en Wisconsin, y Laura inmediatamente se lo dice a Salim para liberarle de su obligación de ayudarles. Es curioso que en las leyendas el héroe acaba liberando al genio de la lámpara, pero en este caso la heroína libera al hombre que busca al genio. Así pues, nuestro trío favorito pasa de nuevo a ser nuestra pareja favorita.

Laura cree que es una buena idea robar un camión de helados para un viaje tan largo, está claro que no siente el frío tanto como su compañero. Mad Sweeney coge algunos helados y lanza unas monedas de oro por la ventana, pues un leprechaun no puede coger algo sin pagar por ello.

Mad Sweeney relata que una vez iba a ir a la guerra pero presagió su propia muerte por lo que huyó del combate, y siempre ha sentido que sigue debiendo una batalla. No sólo es el miedo hacia Wednesday lo que le impulsa, también es su deuda. De cualquier modo es interesante que una vez más tenemos constancia de un dios (o semi-dios en este caso) capaz de predecir el futuro.

A mi me funcionó el morir. Todo el mundo debería probarlo al menos una vez.

Durante su trayecto se cruzan con varios conejos, quizá emisarios de Easter al igual que los cuervos lo son de Wednesday. Uno de ellos salta corriendo para ponerse delante de la furgoneta y Laura da un volantazo, con tal mala fortuna que la moneda sale volando de su pecho.

Esta es la oportunidad de Mad Sweeney de recuperar su moneda y su suerte, pero aún faltaba el giro más interesante de este capítulo. El leprechaun recuerda que él fue el que causó el accidente de Laura siguiendo órdenes de Wednesday (aunque esto nunca se dice en el libro, es algo exclusivo de la serie), él la arrebató la vida y ahora se siente culpable por arrebatarle una segunda oportunidad. Como le dijo a Essie en la celda:

-Tuve mi oportunidad.
-No parece correcto tener solo una.

Así que maldice todo en gaélico, y por si alguien tiene interés en ello, la traducción es:

¿Por qué esta mierda siempre me pasa a mí? ¿Acaso no he sufrido suficiente? No soy malo. ¡No lo soy!

Así que le devuelve la moneda al pecho y la trae de vuelta a la vida, desafiando a Wednesday y arriesgando su vida por la esposa muerta. Lo hace por los remordimientos de haberla arrebatado la vida, lo hace también porque la está empezando a apreciar, y lo hace también porque le recuerda a Essie MacGowan, que le trajo a esta tierra y le mantuvo con vida creyendo en él.

Os dejo el estado de los personajes de cara a la season finale.

Estado de personajes1x07

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review American Gods: A Prayer for Mad Sweeney
4.1 (82.5%) 8 votes

Categorías: American Gods Reviews Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. sofi

    Me encantó este capítulo, sobretodo porque la llegada de los dioses corrió en paralelo con la historia actual.
    Yo creo que Essie MacGowan si es la tatarabuela de Laura y por eso Mad Sweeney le está tomando cariño y la revivió. Aparte de que también se siente culpable por haberla matado antes.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »