Review American Crime Story: Manhunt

La vida no siempre es bella; pero ambas, vida y belleza, son efímeras. Unos años antes de su asesinato, Gianni Versace ya había visto la muerte de cerca. El diseñador fue capaz de superar su enfermedad, pero cuando ya todo parecía estar de su lado, Andrew Cunanan se cruzó en su camino. El ya asesino en serie llegaría a Miami con la intención de dañar a quien había conseguido todo lo que él había sido incapaz. El hombre que él había podido ser. Comenta el propio guionista de la serie, Tom Rob Smith, que quien no puede comunicarle al mundo a través de la creación, acaba haciéndolo mediante la destrucción. Tras el salto perseguimos la lógica de este capitulo, donde se hilvanan la vida del asesinado y asesino antes del sonado suceso.

Donatella: What is Versace without you? (¿Qué es Versace sin ti?)
Gianni: It will be you. (Serás tú.)
Donatella: Who am I without you? (¿Qué soy yo sin ti?)
Gianni: You’ll find out. (Tendrás que descubrirlo.)

En 1994, Gianni Versace ya había asumido que el fin de sus días estaba próximo. Aunque el propio modista declaró que sufría de cancer de oido, la versión del libro en que se basa ACS es muy distinta. Al parecer, Gianni pudo tener SIDA. Por aquel entonces, esta inmunodeficiencia se relacionaba directamente con un estilo de vida que ponía en peligro la imagen pública de Versace: su marca, el trabajo de su vida, su familia. A pesar que la serie no lo menciona explícitamente, todo esta colocado para ser una insinuación a gritos. La propia Donatella parece culpar a su novio Antonio, de la situación, por no haber cuidado de él e incitarle a participar en actividades de riesgo. Pero sea cual sea el caso, el diseñador comenzó a mejorar visiblemente unos seis meses antes de su muerte (coincidiendo con el éxito de nuevos fármacos contra el SIDA).

¡Era un verdadero milagro! Por aquel entonces, Gianni sólo quería celebrar la vida. La impecable interpretación de Edgar Ramírez nos lo muestra como alguien verdaderamente pasional y cercano, que quería que sus diseños transmitieran toda esa energía. Mientras que él se focaliza en el arte en la moda, a su hermana también le preocupan la política y la imagen pública; y que Versace hubiera dejado de estar en el candelero. Sin embargo, en la pequeña competición que se convierte uno de sus últimos desfiles, vemos como se alzan vencedoras las modelos que transmiten la pasión por la vida de Gianni. Incluso su novio quiere pedirle matrimonio. “Eso me dices por la mañana, pero ¿puedes decírmelo también por la noche?”. Ambos parecen ya cansados de un estilo de vida salvaje, buscaban sentar la cabeza, pero el destino tenia otros planes para ellos…

“He is gone, Antonio, There is no need for us to pretend anymore.” (Él ya no está, Antonio. Ya no hace falta que sigamos fingiendo). Donatella se mantiene estoica tras la muerte de su hermano de cara al público, porque la imagen sigue siendo importante. Por ello, tras la recomposición del cuerpo, ella misma se encarga de vestirlo con un exclusivo diseño de Versace. Es en ese momento íntimo cuando la hermanisima se derrumba. El cadaver, con todos los arreglos, se acabará incinerando para llevar las cenizas de vuelta a Italia natal. De vuelta a su familia. Aunque puede que todo este procedimiento tuviera también el fin de ocultar la estigmatizada enfermedad. El SIDA ha sido uno de los factores más controvertidos en torno a la comunidad LGTB. La serie pretende denunciar como Gianni, un creador enamorado de la vida podia haberlo sufrido; mientras un emisario de la muerte como su asesino estaba libre de ella. Pero un tercer personaje muestra la cara más triste de esta enfermedad y de su carga, ya no solo física sino también social.

Ronnie (Max Greenfield, New Girl), que reconocemos del final del episodio anterior, es uno de los supervivientes de la epidemia de SIDA que afectó a los homosexuales durante los noventa. Tras saber que iba a morir, decidió vivir los días que le quedaban al máximo. Cuando se recobró, sin dinero y adicto a las drogas, quedó relegado a malvivir en ese agujero de mala muerte que es el Normandy Plaza. Allí conocerá a Andrew (o Kurt), el fugitivo. Tras múltiples asesinatos por los que no siente ningún remordimiento (cantando al ritmo de “Gloria”), Cunanan había llegado a Miami y utiliza al pobre Ronnie como camello y para que le acompañe a hacer “la playa”. Las artes de manipulación del medio filipino no solo le granjearon la amistad de este inquilino, también consigue de la recepcionista que le de una habitación con vistas.

La serie nos deja claro que el objetivo de Cunanan era Versace desde el momento que suelta su nombre al solicitar su habitación. Un estudiante de arte que quiere exponer al genio sus ideas. Pero al igual que distinto nombre, la versión que le cuenta a Ronnie es muy diferente. Mentiras mezcladas con medias verdades. “Perdí a mi mejor amigo y mi amante el año pasado”. No sabemos si también se tragó el cuento de que conoció a Versace en la opera, y que este hasta le pidió matrimonio. Pero las múltiples fotografías a su mansión que junto a recortes de periódicos empapelan su baño, manchados de rojo, gritaban que era un hombre peligroso. Porque cuando Cunanan miraba a Versace lo único que veía era a ese hombre que el creía que podia ser, ¡que él debía haber sido! Si bien era un joven atractivo, inteligente y que podia llegar a ser encantador, los demás veían un fracasado con aires de grandeza.

Para mantenerse, Andrew se prostituía. Como el FBI ya sabía, su clientela eran principalmente hombres mayores y ricos, que además le sirvieran para sus extraños juegos de sumisión. Ni los narcóticos podían equiparar la sensación que sentía cuando tenia a sus compañeros sexuales totalmente a su merced, sufriendo y sin esperanza. El espectáculo de él bailando mientras asfixia a aquel hombre con una máscara de cinta aislante parece más propio de American Horror Story. “¡Acéptalo!”, grita mientras suena esa música noventera a todo volumen. Acepta que soy mas poderoso y mejor que tú. Pero ni tras sus crímenes las autoridades le daban la mayor importancia.

El hombre casado, aún dentro del armario, no se atreve a denunciar el intento de asesinato de ese maniaco que tenía su consentimiento. Una oportunidad perdida más de atrapar a Cunanan, que se suma a todos aquellos lugares de interés sin carteles de busca y captura, en los que ni siquiera se molestaba en ocultarse. “I am the person less likely to be forgotten” (Soy la persona más difícil de olvidar), grita en la misma discoteca que Versace y Antonio habían abandonado poco antes, tras prácticamente confesar ser un asesino en serie. La noche de antes de su último asesinato, por el que será recordado hasta el día de hoy. Lo que nos hace preguntarnos, ¿qué hubiera pasado si tantos y tantos no hubieran hecho oídos sordos a Andrew Cunanan?

Nota del autor
3.75
Vuestra nota
Review American Crime Story: Manhunt
3.8 (75%) 4 votes

Categorías: American Crime Story Reviews Etiquetas: , , ,

3 comentarios

  1. K.A.

    Creo que el desdén de la autoridad por resolver los crímenes se debía a la índole homosexual y a la evidente homofobia del entorno, es como si pensaran: un gay matando a otros gays, alguien tenia que hacerlo!.

    Sobre la caracterización de los personajes me parece que Penélope Cruz está estupenda, hasta el registro de su voz y el acento italiano en su inglés es muy parecido a la de la propia Donatella. Edgar Ramirez me encanta como se aproxima al personaje y lo único que resiento es que no haya trabajado más en la voz (mucho más aguda) y en el acento de Gianni. Hubiese sido espectacular.

    Por lo demás la producción de la serie es fantástica, cuidan cada detalle y se nota. La música también está de diez.

    • Gracias por comentar K.A.! Por supuesto era debido a esa condición de homosexual matando homosexuales que las autoridades no se lo tomaran en serio. Estoy totalmente de acuerdo, aunque quizás no ha quedado claro en la review. Actuaciones, producción, música… y no te olvides de la fotografía! El gusto y cuidado se notan, y ojalá se mantengan toda la temporada.

  2. Sofi

    Como mencioné en la anterior review, me vi los dos capítulos de corrido, solo que no he tenido tiempo de comentarlo más antes.
    La serie está muy bien realizada y me gustan las actuaciones de los tres principales actores. Recuerdo a Andrew, de glee y verlo interpretar a un personaje totalmente diferente, me ha gustado bastante.
    Al igual que tu Antonio, creo que está explicito el hecho de que Gianni tenía sida, un enfermedad mal vista en esa época y que solo era atribuida a los gays, que llevaban una vida promiscua.
    También es muy obvio, que a la policía no le interesaba los asesinatos a los homosexuales y por eso ponían el menor esfuerzo posible. Si se hubieran esforzado más, se abría evitado el asesinato de uno de los hombres más prominentes del mundo de la moda.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »