Review Alcatraz: Garrett Stillman + Tommy Madsen


Mucho ha llovido desde aquellos días en que el piloto de Alcatraz era el estreno más esperado por los fans de J.J.Abrams y de la decepción que en muchos de ellos provocó su emisión. Ni una cosa ni la otra. La serie ha sufrido en sus carnes las altas expectativas de los que la veían como la sucesora de Lost: una isla, un misterio… La realidad es que hay que juzgarla como a cualquier otra serie, con sus aciertos y errores. Una serie, cómo ya dije en la primera review, con potencial, que requería de tiempo para asentarse y encontrarse. Hasta el capítulo 11 no había dado muchas muestras de mejoría, a excepción de algun capítulo suelto, pero en esta doble finale se aprecia un salto cualitativo, con una trama más elaborada y conectada con fluidez con el caso, y un chiffhanger impactante en el último episodio. Esperemos que confirmen pronto la renovación de la serie para darle la oportunidad de continuar con esta dinámica, porque nos gusta. Vamos con la última review de Alcatraz, de momento…

Garrett Stillman

Lucy vuelve al trabajo -especialmente guapa- después de despertar del coma, y decide no guardar más tiempo el secreto y contarles a Rebecca y a Hurley que, efectivamente, es una 63. Lo que me ha extrañado, aunque no debería porque ya viene siendo habitual en la serie,  es que no le pregunten más sobre cómo funciona el salto. Entendemos que si lo desvelaran todo ya, se acabaría el misterio, pero no llama la atención justamente que ella responda vagamente para no desvelar mucho, sino que ellos no la avasallen a preguntas. De los pocos peros que tiene el episodio.
Regreso e interrogatorio a Ernest Cobb, su ejecutor, que le dice que mientras viva siempre será un objetivo. Por cómo intuímos en Webb Porter ¿será por su estrecha relación con el Alcaide? Queremos más sobre el por qué del salto de la doctora .

Mientras, se produce el robo de un camión blindado, que no tendría mayor importancia si no fuera porque el ladrón es Garrett Stillman, un preso al que contrató el Alcaide en 1960 para robar la denegación de libertad condicional para Simmons ,y sustituirla por una aprobación. Si recordamos, Simmons era el compañero de celda de Sweeney, al que el Alcaide llevó a la misteriosa puerta para conocer  a su amigo.  Así, un Simmons al que teníamos olvidado, adquiere mucha importancia en el entramado de Alcatraz, ya que el Alcaide se expone  para sacarlo de la cárcel. Antes de partir de Alcatraz,  le da  a Simmons el teléfono de un amigo común que le ayudará a empezar de nuevo en San Francisco -éste hombre tiene muchos amigos- y a ponerse en contacto con él cuando llegue el momento. ¿Cuándo el Alcaide dé el salto? ¿Necesita a Simmons en libertad para facilitarle su regreso?¿ Por qué  Simmons ?

Por fín, la puerta del Alcaide deja de ser misteriosa. Gracias a los escáneres térmicos y al conocimiento de la Dra. Singupta de los túneles de la cárcel, Hausser la encuentra debajo del faro. Y señores y señoras, la abren nuestras dos llaves. Lo que nos tenía despistados es que no la abren del todo, sino que dejan al descubierto una cerradura en la que sí coincide la antigua llave con la que el Alcaide la abría en Cal Sweeney y que por eso, no relacionábamos con las llaves modernas.

Y ahora es cuando se complica la cosa y enlazamos el robo con la vieja llave. Resulta que una de los mayores clientes de la compañía de los camiones blindados que han robado, es Broadway Mutual. Que por el nombre no nos dice nada, pero que cuyo propietario no es otro que Harlan Simmons,  nuestro preso de Alcatraz, que en 2012 es un billonario genio de las finanzas– cómo cambian las cosas, suponemos que gracias al amigo del teléfono. Y que cada semana, mueve de ubicación una pequeña caja que contiene, exacto, la llave!
Simmons la tiene, pero ¿quién quiere robársela? Garret Stillman a las órdenes de… wait for itTommy Madsen, que ya intuíamos estaba más que metido en al ajo pero, al menos a mí, me daba la impresión que era de una forma pasiva, por la experimentación con su sangre, no tan activamente. Giro interesante y enriquecedor el de los dos bandos de 63: Simmons y Madsen, tras el contenido de la puerta  ¿la clave del salto temporal?
Finalmente no lo consigue ni uno ni otro, sino un anónimo preso-  juro que mi primera impresión ha sido que era el Alcaide rejuvenecido.


Tommy Madsen

Continuación del anterior, llega el esperado episodio sobre el abuelo Madsen, en que sabremos más sobre su sangre y sus motivaciones.  Un capítulo que mantiene, incluso supera, la nueva calidad conseguida en Garrett Stillman, con persecución de coches incluida, y Rebecca tirada en el suelo con una herida mortal en el abdomen. 

36 horas antes. Al descubrir que su abuelo es el jefe de Stillman, y responsable del robo, Madsen intuye que el asesinato de su compañero no fué casual, sino personal. Y aquí es donde otro cabo suelto olvidado como Simmons, conecta con el grueso de la trama central. Will Peters, el compañero de Madsen, estaba recibiendo sobornos de Broadway Mutual ¿ Vigilando a la nieta para encontrar a Madsen? – misión que como ya vimos tenía Hastings.

Nuestro anónimo preso es Joe Limerick. Un 63, que sobrevivió a un intento de fuga de Alcatraz, pero que oficialmente consta cómo fallecido. No sabemos porque el Alcaide falsificó su informe. Limerick trabaja para Simmons, y tras arrebatarle la llave a Garrett Stillman, se autoingresa en un psiquiátrico propiedad de Broadway Mutual, para huir de las malas personas que lo están persiguiendo. Entendemos pues que si  hubiera que definir los dos bandos de 63 ¿El abuelo Madsen sería de los malos y Simmons de los buenos?
Cuánta más información tenemos de él, más podríamos responder que sí a la pregunta.

El incógnita más repetida y más comentada de la temporada ha sido, sin duda, la sangre del abuelo Madsen. Tras ver y contarnos cómo se la extraían reptidamente, en este capítulo presenciamos la primera vez que se la vuelven a introducir. Pero no es el Dr. Beauregard el encargado de hacerlo, que no sabía nada, es un doctor de nombre desconocido y gafas de pasta – a lo Héroes– que conocíamos por aquí como el amigo del Alcaide. No íbamos muy desencaminados al decir que, aunque a muchos presos les habían extraído sangre, el abuelo Madsen era el más importante porque era el sujeto cero. Así es. Tommy Madsen es el primero en superar físicamente la introducción de tal cantidad de plata en sangre. Cuando despierta, el Alcaide le ofrece trabajar para él, ser su avanzadilla. Suponemos que en 2012, pero no sabemos con que fin. Para aceptar, tras reconocer haber matado a su mujer, pide que den en adopción a su  hijo Van,  padre de Rebecca, a su hermano Ray.

Antes de llegar al clímax final, hay que hablar del deterioro del romance Singupta-Hausser – al que deberíamos ir poniéndole un nombre conjunto ¿Sausser? -La doctora no reconoce en Sam Neill al jóven Emerson del que se enamoró en Alcatraz, un hombre romántico e idealista, contrario al hombre de gatillo fácil en que se ha convertido, y que la ha esperado 50 años.

El abuelo Madsen encuentra a Liemick, que decide tirarse por la ventana antes que entregarse. Rebecca persigue a su abuelo, primero corriendo y luego en coche por las características calles de San Fracisco, visualmente ideales para rodar una persecución. El coche del abuelo vuelca y Rebecca lo ayuda a salir de él. Tommy le cuenta a su nieta que mató a su compañero porque estaban pagándole para vigilarla, con el fín de capturarlo a él y a  todos los demás, porque Simmons rompió la promesa que le hizo al Alcaide ¿ La promesa de ayudarlo? ¿Ponerse en contacto con él cuando fuera el momento? ¿ Está tratando Simmons de detener a los 63?
Además Tommy plantea un nuevo interrogante: cómo murieron realmente los padres de Rebecca, antes de apuñalarla.

Mientras Rebecca se debate entre la vida y la muerte,  Hausser y Lucy, que han recuperado la llave, abren la misteriosa puerta desvelándonos su contenido. No es un túnel al pasado, ni la panacea para la explicación del salto temporal. Es una habitación llena de máquinas y un mapa que muestra la ubicación de cada preso. La  plata coloidal es un localizador, y los presos no sólo regresan a San Francisco, sino a todo el país. Resolviendo uno de los problemas que muchos espectadores planteaban: lo pesado que podría ser presenciar TODOS los casos y  TODOS los regresos de los presos, antes de que supiéramos el objetivo del salto a 2012.
Pero no sólo vuelven los presos, en una esquina de la sala oyen un ruido, y encuentran tumbado y desorientado al doctor de las gafas de pasta, que acaba de aterrizar desde los años 60 ¿ Será el Alcaide el siguiente?

El capítulo termina con la supuesta muerte de Rebecca. Para aquellos que puedan pensar que al ser nieta de Tommy Madsen podría tener plata en su sangre, recordemos que esta modificación es debida a una transfusión sanguínea, no a una alteración genética, por tanto, no puede ser heredada por su hijo, ni su nieta. Pero si pueden coincidir los grupos sanguíneos de abuelo y nieta, y hacerle una transfusión cómo a la Doctora Singupta.
Redondo final. Y hasta aquí Alcatraz en 2012, esperamos recibir a  muchos más presos en 2013.

Nota del autor
3,5
Vuestra nota
Review Alcatraz: Garrett Stillman + Tommy Madsen
3.3 (66.67%) 3 votes

Categorías: Alcatraz Reviews Etiquetas: , , , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »