Review AHS: Spooky Little Girl

Dos cosas me han llamado principalmente la atención en este episodio: la visita de una “celebridad” de la historia más macabra de los Estados Unidos (la famosísima “Dalia Negra”) y el final, que imagino que nos ha dejado a todos un poco descolocados. La verdad sea dicha, si podemos concluir algo de lo que llevamos visto en esta serie es que nunca sabemos por dónde nos van a salir. Y eso es taaan genial…

Para muchos (al menos, confieso que para mí), la Dalia Negra sólo era un nombre que sonaba de oídas y, en gran medida, gracias a la película de Brian De Palma (que, como ya dije en el post de presentación del episodio, no he visto nunca). Sin embargo, en la sociedad estadounidense su historia es más que conocida, y figura como uno de los crímenes más oscuros del siglo XX. Si alguien está interesado en conocer los hechos al detalle, recomiendo que se pase por este enlace, en español, que describe con precisión el caso. Eso sí, aviso desde el primer momento: no es nada agradable.

Esta semana, magistralmente, la serie ha recuperado ese oscuro episodio y le ha dado su propia explicación, muy acorde con la historia de la casa. Por un lado, hay que reconocer que han cuidado mucho todos los detalles relativos al caso original, desde la apariencia del cadáver hasta su descubrimiento. Por el otro, me ha parecido una genial idea relacionar un caso tan llamativo con la propia mitología de la casa, haciendo que encajaran tan bien. ¿Vamos con esta trama?

Viajamos a 1947, momento en el que la casa parece servir de consulta a un dentista, el Dr. Curan. A él acude Elizabeth Short, una joven aspirante a actriz que, debido a su falta de recursos, se ofrece a pagar al médico de forma no muy ortodoxa, algo que no parece ser la primera vez que hace. Sin embargo, la cosa se tuerce y Beth acaba accidentalmente muerta. Es aquí donde la serie introduce a uno de sus personajes más curiosos: Charles Montgomery, nuestro particular doctor Frankenstein, que se ofrece a llevar a cabo su propia obra de arte con el cuerpo de la chica: “Un escritor escribe, un cirujano corta”.

Aunque el crimen de la Dalia nunca llegó a resolverse, es cierto que sólo una mente tan perturbada como la del doctor Montgomery podría haber llevado a cabo una monstruosidad de este calibre.

Como no podía ser de otra manera, el espíritu de Elizabeth sigue rondando por la casa, y ha tenido a bien presentarse ante Ben como una nueva clienta que necesita su ayuda. A estas alturas supongo que Ben ya ha tratado a más pacientes muertos que vivos, y la lista parece ir en aumento. Lo único que me ha chocado un poco es que, siendo un caso tan archiconocido, el psicólogo no haya sospechado nada al oír el nombre de su paciente. Aunque imagino que en su lugar a mí tampoco se me habría ocurrido. Si bien es cierto que el personaje de Elizabeth no ha aportado demasiado a la trama en sí, no me cabe la menor duda de que más de uno no ha podido olvidar cierta escena bastante subida de tono con la joven Moira. Por otra parte, me ha gustado el intento de “justicia poética” que ha tenido la serie con el personaje de la Dalia, al hacerle ver que, aunque fuera una vez muerta, consiguió lo que más ansiaba en este mundo: llegar a ser una celebridad.

La que sí ha dado muchísimo juego en este episodio y parece ir asentándose como un personaje muy fuerte es Hayden, que no se está dedicando precisamente a descansar en paz. Vemos que, a pesar de lo que dijo en el episodio anterior, sigue empeñada en recuperar a Ben, y no se detiene ante nada. Esta vez se ha cobrado una víctima colateral: Travis, el novio de Constance al que conocimos en Halloween, y que nos ha enseñado que la convivencia con la vecina no es nada fácil.

Sinceramente, no entiendo cómo Constance puede tener tanto éxito con los hombres viendo el desprecio con el que les trata. Si ya lo presenciamos con Larry en el episodio anterior, su relación con Travis tampoco parece ser un camino de rosas. Es ahí donde se inmiscuye Hayden, que sólo tiene la intención de comprobar si puede acostarse con un vivo. En cuando al tema del embarazo… no sé, si Tate ha sido capaz de engendrar a un hijo, no pondría la mano en el fuego por que Hayden no pueda ser madre algún día. Aunque espero que no, visto lo visto al final del episodio.

En cualquier caso, en Spooky Little Girl hemos visto a Travis con vida por última vez. Su muerte, a manos de una despechada Hayden, ha tenido su gracia. O, mejor dicho, más bien la escena que sucede justo después de su muerte, en la que varios de los habitantes de la casa aparecen dando su opinión acerca del cadáver. Lo siento, no he podido evitar reírme con esto…

Genial detalle también la forma de deshacerse del cuerpo de Travis, a la manera de la Dalia Negra. Qué grande es nuestro Larry, aunque sólo aparezca durante unos segundos.

Antes de terminar con la historia de Travis, no podemos evitar mencionar un detalle muy curioso: Constance le pide matrimonio y le dice que pronto será el padre de un bebé (¿fósil?), lo que nos lleva a una curiosa competición: ya son tres (Nora, Hayden, y ahora Constance) la mujeres interesadas en quedarse con los dos bebés de Vivien. Se avecina una tormenta…

Vamos ahora con Ben, que tampoco lo ha tenido nada fácil esta semana. Por un lado, con la tentación viviendo en casa, su lucha esta semana se ha vuelto más complicada: no han sido dos sino tres (Elizabeth, Moira y Hayden) las mujeres que se le han insinuado. Con el poco cariño que me despierta este personaje, reconozco que ha tenido muchísimo mérito la manera en la que ha aguantado estoicamente. Ay, si se hubiera comportado así desde el primer momento…

Para colmo de males, Ben recibe una llamada telefónica que, increíblemente, confirma lo que apuntábamos en la review anterior como una teoría totalmente alocada: los dos bebés de Vivien son de padres diferentes. O, dicho de otro modo, estamos ante un caso de Superfecundación Heteropaternal. Lo que hasta ahora yo consideraba un recurso de culebrón malo es algo real, aunque mucho más común en los animales que en los humanos. Y, por supuesto, AHS no podía dejar pasar una oportunidad así.

Entiendo que recibir una noticia de este tipo no debe ser nada fácil. Sin embargo, que Ben vaya al psiquiátrico solamente a echarle en cara a Vivien que no es la persona que creía y que se niega a hacer nada por ella me ha parecido un poco duro. Más aún, teniendo en cuenta que él fue el primero en engañar a su mujer, y supongo que tampoco puede esperar fidelidad eterna a cambio de eso. Pero él sabrá…

Gracias a la intervención de Hayden, Ben da por hecho que el padre del otro bebé de Vivien es Luke, el policía con el que su mujer empezaba a crear un vínculo especial. Y, ni corto ni perezoso, no ha dudado en volver a sacar su lado de “tipo peligroso” que ya exhibió con Larry en el piso de este último. Qué queréis, sigo sin creerme esta faceta de Ben, y sus amenazas me parecen vacías. Pero al menos esta escena ha servido para algo: podemos afirmar que ninguno de los bebés podría ser de Luke porque el policía es estéril. Lo que no me ha quedado muy claro es si realmente llegó a acostarse con Viv. Desde luego no lo ha negado, aunque tampoco hemos visto la confirmación en la serie en ningún momento.

Las palabras de Luke y el hecho de encontrar el traje de Rubber Man hacen que, por fin, Ben comience a cuestionarse la veracidad de las palabras de Viv. Y eso nos ha llevado al que, para mí, ha sido el mejor momento del episodio: Ben ha visto por primera vez a Moira en su “apariencia real”. Ha dejado de estar ciego y comienza a despertar de su engaño: “Congratulations, Mr. Harmon. You’re finally beginning to see things as they are.

Dejamos para el final a Constance, de la que no pudimos disfrutar la semana pasada y a la que ya echábamos de menos. A través de Moira, la vecina ha descubierto que uno de los bebés de Vivien es hijo de Tate. Una vez más hemos podido comprobar el fuerte carácter de Constance, por la manera en la que ha increpado a su hijo en el sótano.

Su enfado es muy interesante, porque no se debe a la decepción, como sería normal, sino al temor de que Ben descubra la verdad y se niegue a seguir tratando al muchacho. Al igual que ocurría con Addy, para Constance sus hijos son lo primero, aunque no siempre sea capaz de demostrarlo de la manera más lógica.

Por otra parte, la única preocupación de Tate al ver que su madre ha descubierto su escarceo es que Violet no se entere de nada. La chica, por cierto, ha estado desaparecida todo el episodio, aparentemente “encerrada” en su habitación. Seguimos con la intriga de si es un fantasma o no, y por ahora los hechos parecen confirmarlo…

Tras descubrir que Vivien lleva en su vientre a un nieto suyo, y como ya avanzábamos antes, Constance se suma a la lista de mujeres interesadas en quedarse con el bebé. De ahí su visita al psiquiátrico, en la que podemos comprobar que Vivien sigue siendo consciente de todo lo que ocurrió, y que está dispuesta a mentir para que la dejen irse. Pobre mujer… lo único que no parece cuadrar muy bien es el hecho de que el bebé no le esté dando problemas. En varios episodios nos han mencionado los fuertes dolores que aquejaban a Vivien cada vez que abandonaba la casa. Y, por suerte para ella, esta vez no parece cumplirse. Aún así, espero que la veamos pronto de vuelta en casa.

Vamos, por fin, a la gran revelación final del episodio, que nos ha llegado de la mano de Billie Dean Howard, la médium amiga de Constance: el bebé engendrado por Tate es el anticristo, que traerá el fin del mundo debido a su naturaleza mixta, mitad humana, mitad espíritu.

La trama es, cuando menos, sorprendente, y siempre da un poco de miedo que nos metamos en este tipo de temas, sea la serie que sea. Sin embargo, y rompiendo una lanza a su favor, he de decir que no debería cogernos por sorpresa: ya en Piggy, Piggy nos hablaron de la “naturaleza demoníaca” del bebé, e incluso se dijo que la criatura tenía pezuñas. Si eso no es hacer referencia al diablo, no sé qué lo será.

Ahora sólo nos queda ver cómo van a desarrollar esta trama sin que la serie pierda el norte. Por mi parte, mientras nos siga dando tan buenos ratos como hasta ahora, cuentan con mi apoyo… ¿qué hay del vuestro?


Categorías: Sin categoría

51 comentarios

  1. […] utiliza personajes reales como tema de inspiración. Posiblemente mi favorito sea el caso de la Dalia Negra, allá por la primera temporada. Así que, esta vez, Mordrake tiene la oportunidad de regalarnos un […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »