Review AHS: Spilt Milk

main

Será que hoy me habéis sorprendido con el sentido de humor especialmente despierto… o que no quiero seguir llenando entradillas con los mismos tópicos de siempre. O puede que sea una combinación de ambas. El caso es que voy a comenzar con un chiste malo: Spilt Milk me ha parecido la leche (¿Lo pilláis? Milk…leche… ya lo avisé, hoy estoy on fire…). Siguiendo la línea de esta temporada, Asylum vuelve a presentarnos un gran episodio que, ahora sí, va teniendo sabor a final… aunque estoy segura de que aún nos quedan muchas sorpresas antes de que cerremos la temporada. ¿Comentamos Spilt Milk?

Si os parece bien, vamos a comenzar con la trama que menos me convence en esta temporada: la de Kit y los extraterrestres. Soy de los que mantienen la opinión de que, con el resto de hilos argumentales, la temporada ya estaba bien nutrida, y no era necesario meter a hombrecillos verdes de por medio. Máxime cuando, a dos episodios del final, aún no hemos visto lo suficiente como para que esta historia nos enganche demasiado. Aunque, claro está, es cierto que todavía podemos esperar algún giro interesante en los episodios que nos quedan. Al fin y al cabo, el resto de tramas están prácticamente finiquitadas…

El caso es que, gracias a Thredson, Kit ha podido conocer a su bebé, Thomas. Por unos instantes ha dado la impresión de que Kit iba a tener un final feliz: tras recuperar a Grace y ver a su hijo ha hecho, por primera vez, planes de futuro, soñando con casarse con la madre de su bebé e iniciar la vida que siempre quiso y que vio interrumpida de manera brutal con la llegada de los aliens.

Pero estos planes de futuro no tardan en verse truncados por culpa de los dos villanos que aún nos quedaban en Briarcliff cuando comenzamos el episodio: Oliver Thredson y el propio Timothy Howard. El monseñor, del que hablaremos luego más despacio, nos está sorprendiendo muchísimo en estos últimos episodios. Y es que, de ser un personaje insulso y bastante secundario, ha pasado a ocupar un lugar relevante, y ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de sacrificar a cualquiera que se interponga en sus planes.

Oliver, por su parte, piensa que, separando a Kit de su bebé, puede sobornarle y lograr el apoyo del chico: a cambio de hacer que desaparezca la confesión grabada de Thredson, ambos pueden culpar a Arthur Arden de ser Bloody Face y así ser libres de toda culpa.

Lo que no sabe Oliver es que, por mucho que trate de convencer a Kit, será en vano: mientras trata de poner al muchacho de su parte, Lana está huyendo de Briarcliff, y será cuestión de horas que todo el mundo descubra la auténtica identidad del asesino más temido de la zona. Hay que alabar, por cierto, la escena que comentábamos, en la que vamos viendo, en una pantalla dividida, cómo Lana trata de huir mientras observa la conversación de Kit y Oliver. Lo cierto es que la fotografía en este episodio me ha parecido excepcional, con algunas escenas dignas de reconocimiento.

01

El caso es que, gracias a Lana, Kit ya no tiene que preocuparse de nada… o eso cree: libre de toda culpa por los asesinatos de Bloody Face, ve su oportunidad de comenzar la vida que siempre soñó. Eso, por supuesto, implica recuperar al pequeño Thomas y a Grace. Y para ello recurre a Howard, al que consigue convencer tras ejercer un poco de presión. Lo que no sabe es que, a la vez, estará ayudando al cura: al contarle que Grace está muerta sobre el papel y que, por tanto, nadie puede reclamarla, le da una idea magnífica que él luego utilizará para deshacerse de Jude. Pero ya hablaremos luego de eso…

Por ahora, lo que nos interesa es lo que viene a continuación: lejos de encontrar en su antigua casa la tranquilidad que añoraba, Kit se ha dado de bruces con una sorpresa mucho mayor: no sólo Alma sigue viva, sino que también lo está su bebé. Minutos antes Grace había descrito su experiencia con los alienígenas, asegurando que Alma no había logrado sobrevivir. Pero, ya se sabe, aquí lo más imprevisible siempre tiene cabida… de modo que, por ahora, Kit se encuentra, de golpe, con dos mujeres con sus respectivos bebés a su cargo. Ya veremos cómo se soluciona todo…

Vamos ahora con Lana, la auténtica heroína del episodio (si no de la temporada). Como decíamos en la review anterior, quedaba en manos de Mother Claudia creer la versión de Jude acerca del injusto encarcelamiento de la periodista. Y, por suerte, así ha sido: la superiora ha confiado en Jude, y ha decidido ayudar a Lana a ser libre, pidiéndole que denuncie todas las atrocidades que tienen lugar en el hospital.

Que Lana lo merecía es algo que no se puede poner en duda. Sin embargo, reconozco que he estado sufriendo por ella prácticamente todo el episodio, creyendo que, en algún momento, todo se torcería y la pobre mujer terminaría, una vez más, con sus huesos en Briarcliff. Qué queréis… la temporada nos ha dado suficientes motivos como para pensar que algún guionista odia de manera visceral a este personaje…

Por suerte, todo ha salido mucho mejor de lo que esperaba. Enlazando con lo que comentábamos antes, me ha encantado la escena de la huida, con Lana tratando de evitar ser vista por Oliver hasta el último instante, y dedicándole este sincero signo de victoria tras el cristal del taxi:

02

Está claro: Lana merecía triunfar sobre Oliver más que nadie. Pero la cosa no queda ahí: no contenta con haber denunciado al asesino, Lana se dirige a su apartamento para tener una última conversación con él. Una charla cargada de tensión en la que, a cada instante, hemos sufrido por la vida de la periodista. Lo cierto es que ha sido todo un lujo poder presenciar la última conversación entre estos dos personajes, estos enemigos íntimos, como diría Sabina, que se odian y se necesitan (al menos él a ella) mutuamente. Sin embargo, nuestra periodista ha sido más fuerte que él, y ha conseguido darle el castigo que merecía: al fin y al cabo, la cárcel no era castigo suficiente por sus crímenes.

La maestría con la que se ha desarrollado esta escena se ha visto complementada (por si fuera poco) con destellos del presente, con Johnny Thredson como protagonista. El hijo de Lana, que aparentemente vive en el mismo apartamento que un día ocupó su padre, sigue demostrando que está obsesionado con la figura de su madre, siguiendo los pasos de su progenitor. El ejemplo más claro, sin duda, es el hecho de que contrate a una prostituta que acaba de dar a luz para poder alimentarse de su pecho. Mommy issues.

Qué hará a continuación Johnny es algo que aún resulta un misterio. Sin embargo, da la impresión de que veremos más cosas de él en los episodios que nos quedan. ¿Buscará a su madre? ¿Veremos a Lana en el presente? Es una posibilidad que me parece muy atractiva…

03

Pero antes de complicarle más la vida a Lana vamos a centrarnos en su victoria. Y es que Spilt Milk le ha servido para cerrar prácticamente todas las heridas que había dejado abiertas. Por un lado, ha podido enterrar a Wendy (o, al menos, parte de sus cenizas). De la antigua amante de la periodista hemos aprendido también un detalle muy escabroso: Thredson violó su cadáver antes de dejar embarazada a Lana, y eso fue lo que le permitió engendrar a un bebé… Desde luego, la serie no puede ser más enfermiza.

Al menos, Lana ha empezado a hacer planes de futuro; se mudará a Nueva York, con una lección muy bien aprendida: hay que tener cuidado con lo que se quiere. Ella estaba dispuesta a cualquier cosa con tal de conocer la historia de Bloody Face, y el sacrificio que tuvo que hacer a cambio resultó demasiado grande.

A pesar de ello, Lana es una mujer fuerte, y sabrá recuperarse. La mejor prueba de ello, la única frase que los periodistas, ávidos de noticias, consiguen arrancarle:

Read my book.

Pero no nos olvidemos aún de Briarcliff. Para demostrar la veracidad de sus historias acerca del hospital, Lana necesita algún testigo que la apoye. Y la persona idónea para ello es, sin duda, Jude. Sin embargo, cuando va a Briarcliff a buscarla ya es demasiado tarde: Jude se ha suicidado. O eso es lo que Timothy Howard quiere que crea. El cura presenta un certificado de defunción falso para probar su muerte. Como decíamos antes, es probable que esta idea se la diera Kit al hablarle de la falsa muerte de Grace. Menuda ironía…

El caso es que Jude, por ahora, parece tener pocas esperanzas. Howard ha demostrado que es capaz de hacer lo que sea necesario para mantener su nombre limpio y poder ascender dentro de la Iglesia. Como Jude se estaba convirtiendo en una amenaza, no ha dudado a la hora de hacerla desaparecer. ¡Vaya con el santito! Y eso que cuando le conocimos parecía un inocentón…

La única salvación posible para Jude es, una vez más, Lana. Y es que Howard comete un error que, en principio, puede haber pasado desapercibido: culpa en cierto modo a Lana del falso suicidio de la monja, diciéndole que no le había dado esperanzas para seguir adelante. Pero sabemos que es falso, ya que las últimas palabras de Lana en Briarcliff fueron, precisamente, las que dirigió a Jude para prometerle que la sacaría de ahí. Esta trama aún no se ha cerrado…

04

Sólo nos queda comentar el pequeño epílogo del episodio. Contra todo pronóstico, Lana decide mantener con vida al bebé de Oliver. Eso sí, se niega a mirarle: no quiere tener nada que ver con él. Sin embargo, una vez más, las circunstancias se pondrán en su contra: el bebé no cesa de llorar y Lana, movida por el instinto, acepta darle el pecho.

Con este gesto, da la vida a un monstruo en contra de su voluntad; permite que continúe la herencia de Oliver, y alimenta a un bebé inocente que en el futuro (ya lo hemos visto) se convertirá en otro monstruo. En una última imagen cargada de simbolismo, Lana mira hacia arriba, donde se sitúa el crucifijo que hay sobre su cama, y lo observa bocabajo, desde su perspectiva: es el anticristo.

No tengo mucho más que decir acerca de este episodio, excepto repetir lo enorme que me está pareciendo esta temporada. Sólo nos quedan dos capítulos y, a la vez, parece demasiado: ¿qué más nos queda por saber, ahora que casi todo parece resuelto? Confiemos en los guionistas y esperemos que lo que está por venir mantenga el nivel de lo que hemos visto hasta ahora. Sería el mejor regalo que podríamos recibir de Asylum

05


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »