Review AHS: Halloween (2)

Era de esperar: si la primera parte de este doble episodio nos dejó con muy buen sabor de boca, ¿cómo iba a decepcionarnos su resolución? En su temporada inicial American Horror Story ha celebrado Halloween a lo grande, y nos ha dado dos episodios muy caóticos (en especial esta segunda parte) pero a la vez muy reveladores. Y es que después de la Noche de los Muertos conocemos mucho mejor (o eso creemos) cómo funcionan la casa y algunos de sus habitantes. ¿Comentamos este 1×05?

Decía en la entradilla que el episodio había sido bastante caótico, y supongo que estaréis de acuerdo conmigo. La “celebración” ha hecho que muchos de los antiguos (y no tan antiguos) conocidos y habitantes de la casa salgan a dar un paseo, lo que ha contribuido a crear un ritmo frenético a lo largo de todo el capítulo, creando a ratos expectación, y a ratos bastante suspense.

Siguiendo el ejemplo del episodio, vamos a refrescar un poco la memoria y a recordar cómo dejamos las cosas al final de Halloween (1): Violet, que estaba sola en casa, había desaparecido. Los principales sospechosos eran Larry (que estaba llamando a la puerta reclamando su dinero) y Rubber Man (que apareció detrás de la joven en el último instante). Sin embargo, nos faltaba un dato importante: en realidad para cuando llegaron sus padres, Violet se había marchado con Tate. Esto es todo un alivio, porque la historia del muchacho es mucho más jugosa de lo que habría sido la desaparición de la hija de los Harmon.

Pero, ¿qué ocurría mientras tanto con sus padres? Pues venían de camino del hospital, donde acababan de llevarse un gran susto al ver cómo la enfermera se desmayaba al mirar a la ecografía de su bebé. Un pequeño tirón de orejas al argumento aquí: no se ha vuelto a mencionar esa escena, que me parece muy importante. Sí, no me cabe la menor duda de que el tema volverá a tratarse más adelante (por eso el tirón de orejas es pequeño), pero creo que es lo suficientemente relevante como para nombrarlo. En fin, de vuelta en casa, Ben recibe otra agradable visita: la de la siempre adorable Hayden, que no está precisamente descansando en paz.

Y con esto tenemos presentadas las dos líneas principales del episodio: la historia de Tate, por un lado, y el regreso de Hayden por el otro. Ahora sí, estamos dispuestos a meternos de lleno en materia. Pero antes, un pequeño apunte que no recuerdo haber hecho nunca, cosa de la que me arrepiento: ¡qué grande es el opening de la serie! Por si os interesa, fue creado por Kyle Cooper, al que debemos otras intros míticas como la de The Walking Dead o Se7en (best intro ever?). Eso explica mucho…

Vamos a comenzar con la que, para mí, ha sido la mejor historia del episodio: Tate y su particular manera de enfrentarse a su pasado. En la escena en la playa con Violet el joven se ha sincerado y hemos podido saber cómo se siente (o cómo se sentía antes de morir): su época en el instituto no fue fácil, pero fue capaz de darse cuenta de que el mundo no acaba en el instituto, y que siempre existe la posibilidad de salir adelante, como lo hicieron muchos de los ídolos a los que nombra. O al menos eso es lo que indican sus palabras, porque la realidad parece muy distinta…

Y es que, junto a Tate, hemos tenido la oportunidad de conocer a un grupo de adolescentes muy especiales: lo que para Violet parecían simples chavales (muy bien) disfrazados de Halloween para nosotros eran en realidad la confirmación de una verdad mucho más horrible. Tate, efectivamente, llevó a cabo el tiroteo que describía como un sueño recurrente en el primer episodio de la temporada (y del que hemos vuelto a ver fragmentos, incluyendo, una vez más, el famoso silbido de Kill Bill).

Me voy a detener aquí para señalar el aspecto que, quizás, más credibilidad le ha quitado al episodio: el forzar tanto la situación con los aparecidos pero sin llegar a hacer que los Harmon se dieran cuenta de que estaban muertos. En la escena en el porche con Violet y los chicos del instituto ha habido frases y situaciones que claramente demostraban que había algo raro. Y lo mismo ocurre con Ben y Hayden: ¿no le ha dado por pensar que podía haber algo más cuando la ha visto literalmente vomitando las tripas en el sótano? No sé, quizás me quejo más de lo que debería, pero en ese aspecto me da la impresión de que han forzado algo más de lo aconsejable.

Volvamos al grupo de estudiantes. Me ha gustado porque ha concentrado prácticamente a toda la “fauna” que se puede encontrar en un instituto (además de estar formado por caras muy conocidas de la televisión): el típico jugador de football con su beca para la universidad (Brando Eaton, al que muchos conocemos como Jonah Mitchell, el hijo de Trinty en Dexter), la animadora (Ashley Rickards, que este verano representaba un papel mucho menos popular en Awkward), la gótica (Alessandra Torresani, aka Zoe Graystone en Caprica), el nerd y el… ¿rockero? (Lo siento, a estos actores no los conozco). Lo dicho, una representación de todo lo que se puede encontrar en cualquier instituto y que demuestra que, efectivamente, Tate no tenía un objetivo fijo, sino que su reacción pudo haber sido causada perfectamente por un momento de enajenación (de hecho, en el episodio piloto incluso comenta que mata a la gente que le gusta, y que les hace un favor al librarles de este mundo).

Como es normal, los muchachos han regresado buscando venganza. Pero lo que ninguno esperábamos era que Tate no recordara nada de lo ocurrido, que no fuera consciente de lo que hizo. Recapitulando un poco, sabemos que los jóvenes murieron en un tiroteo producido en Westfield High (el instituto al que acude Violet) que recuerda mucho a los sucesos de Columbine. El hecho tuvo que producirse aproximadamente en 1994 teniendo en cuenta los datos que nos dan, lo que nos servirá para ir completando nuestra particular cronología.

La otra gran revelación (o, mejor dicho, confirmación) del episodio con respecto a Tate es que es hijo de Constance. Atención a las palabras de la vecina, que nos ayudan a comprender al personaje de Tate y que vienen a decir que es un chico muy sensible que no reacciona demasiado bien a las emociones fuertes. Probablemente por eso bloqueó los recuerdos que están relacionados con el tiroteo y con su posterior suicidio. Ahora la pregunta es ¿es realmente consciente Tate de que está muerto, o sigue pensando que está vivo? Imagino que lo ocurrido en este episodio le hará plantearse todas estas cosas (y lo mismo se puede aplicar a Violet, que, si tiene dos dedos de frente, comenzará a investigar acerca de la masacre).

Por último, mencionar brevemente la despedida de Constance a Addy en el tanatorio, en el que intenta, demasiado tarde, aceptarla tal y como es. Ha habido una frase que me ha gustado especialmente: “They say when a parent dies, a child feel his own mortality. But when a child dies, it’s immortality that a parent loses.” (“Dicen que cuando un padre muere, el hijo siente su propia mortalidad. Pero cuando un hijo muere, es la inmortalidad lo que pierde el padre.”) Poco más que añadir a este emotivo momento que tanto se merecía el personaje de Addy. Y, una vez más, qué grande es Jessica Lange…

La otra gran trama del episodio se desarrolla en la casa y está protagonizada por Hayden, que ha regresado para vengarse de Ben. En un principio él piensa que la muerte y la reaparición de Hayden son un montaje preparado entre ella y Larry para poder extorsionarle. Es cierto que esta teoría podría tener sentido en un primer momento. Pero conforme el episodio avanza la idea se derrumba y, como decíamos antes, el hecho de que Ben ni siquiera se plantee que Hayden no esté viva no parece del todo creíble.

En cualquier caso, Ben se queda fuera de juego con bastante facilidad, y hasta que no es rescatado por Nora (la que, por cierto, dice que no está dispuesta a permitir otro fracaso en la casa) es Vivien la que se tiene que enfrentar a una Hayden dispuesta a lo que sea con tal de recuperar la atención del padre de su bebé.

Personalmente, me ha gustado la manera en la que Hayden ha jugado al gato y al ratón con Viv, y el maltrato psicológico al que la ha sometido. La tensión ha sido constante, y a ratos incluso he sentido algo de miedo (ya lo avisé, me asusto con facilidad). Por poner un ejemplo, el momento en el que le hace creer que ha asesinado a la perrita en el microondas ha sido genial, ya no por el hecho en sí (de haber matado al animal me lo habría tomado de otra manera) sino porque segundos después le muestra que la mascota está viva. Un movimiento maestro que se puede traducir como “aquí mando yo y puedo hacer contigo lo que quiera”. Genial.

Pero no nos despistemos con estos detalles: no debemos olvidar que, al fin y al cabo, lo que Hayden quería era que Vivien descubriera la verdad acerca de su marido. Una verdad que nosotros pensábamos que ya conocíamos: que la joven estaba embarazada y que Ben se lo había ocultado a su mujer. Pero (y una vez más, me quito el sombrero) nosotros estábamos tan engañados como Vivien; al no saber con exactitud cuánto tiempo había transcurrido desde que Viv descubrió la infidelidad, no hemos podido caer en la cuenta de lo que ella ha descubierto con suma rapidez: que Hayden no podía estar embarazada porque había pasado más de un año.

Este nuevo giro me ha parecido espectacular, y me ha reafirmado en el desprecio que ya sentía por Ben. Y es que no tuvo suficiente con engañar a su mujer una vez, sino que continuó su romance incluso después de haber sido descubierto. Ay, Ben, ya no nos sirve de nada que llores o grites lo que quieras: has perdido toda la credibilidad, y no sé si serás capaz de recuperar alguna vez la confianza de tu mujer…

Descubierto el engaño, parece que el tema de Hayden ha quedado resuelto. Después de que el nuevo policía a cargo de la seguridad de la casa (Morris Chestnut, que interpretaba a uno de los pocos personajes que me gustaban de V) se la llevara esposada no sé si la volveremos a ver. En teoría, aunque haya desaparecido al amanecer, su espíritu debe seguir rondando por la casa. Si desaparecer para siempre fuera así de fácil supongo que habría personajes como Constance que ya lo hubieran hecho hace tiempo. Personalmente, Hayden no es santo de mi devoción, y si no vuelve a salir no la echaré de menos… Por cierto, atentos al policía, que ya en el episodio anterior le puso ojitos a Vivien y en este ha vuelto a demostrar su interés por ella.

En cualquier caso, parece bastante claro que Ben comienza a sobrar en la ecuación, y no sé qué se inventarán para que sigamos viéndole en la casa (si es que lo hacemos). Porque Vivien parecía muy convencida cuando le ha dicho que se marchara (¡y que se mantenga así!).

Concluido el episodio, entre muchas otras cosas, me he quedado con la duda de saber qué le ha ocurrido a Larry. La última vez que le vimos estaba intentando prenderle fuego (otra vez) a la casa cuando fue sorprendido por Chad. Y ya sabemos lo celoso que es el personaje de Zachary Quinto con el edificio… Por cierto, como dato curioso, mencionar que la casa existe de verdad, y que el episodio piloto fue rodado en ella. El resto de episodios, sin embargo, han sido grabados en unos estudios en los que se ha reproducido la mansión al detalle.

Acercándonos al final, sin lugar a dudas uno de mis momentos favoritos ha sido el ver a todos los fantasmas regresando a la casa al amanecer. Curiosamente, da la impresión de que unos son más conscientes que otros de su propia situación, y eso es algo que me intriga muchísimo. Cabe señalar que en esa escena hemos visto a (casi) todos los aparecidos que hemos conocido hasta el momento. Pero espero que eso no quiera decir que no nos quedan más habitantes por conocer. Me habría encantado ver un plano más general desde arriba en el que se viera a decenas de figuras más aproximándose a la casa, aunque no se reconociera quiénes son, pero prometiendo que nos quedan muchas historias por contar. En fin, que me desvío con mis fantasías y no me centro…

Ahora sí que termino ya, lo prometo. En mi opinión, la espera de una semana ha merecido la pena para ver la conclusión de este especial de Halloween, que ha ofrecido tantas respuestas como preguntas nuevas ha generado. Algunas de ellas ya las hemos planteado: el paradero de Larry, la muerte de Tate, el problema con el bebé de Viv, etc. Pero tranquilos, aún no hemos llegado al ecuador de la temporada, así que estoy segura de que todavía nos quedan muchos más misterios por descubrir. ¡Y yo estoy deseando hacerlo!

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review AHS: Halloween (2)
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: American Horror Story Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »