Review AHS: Halloween (1)

En la noche de Halloween las fronteras que separan a los vivos de los muertos desaparecen, y los fantasmas caminan entre los vivos…” Con esa premisa, que todos hemos oído cientos de veces, y con un título que no derrocha precisamente originalidad en una semana en la que la mayoría de las series hacen su particular homenaje a la noche de Halloween, American Horror Story se enfrentaba a un gran reto. Y es que, ¿qué novedades puede ofrecer una serie en la que, de por sí, los fantasmas ya son el pan nuestro de cada día? A pesar de contar con estos inconvenientes (y con el hecho de que el episodio esté dividido en dos partes y tengamos que esperar una semana más para ver su resolución), AHS ha vuelto a cumplir con nota, y yo ya estoy deseando ver cómo sigue la cosa la semana que viene. Ay, madre, que me estoy enganchando a esta serie…

Siguiendo el esquema ya habitual de American Horror Story, el inicio del episodio nos traslada a uno de los crímenes del pasado de la casa. Sin embargo, esta vez sólo hemos tenido que retroceder un año para presenciar la muerte de los habitantes de la casa que precedieron a los Harmon: la pareja de homosexuales de la que oímos hablar en el episodio piloto. Ha sido genial ver al enorme Zachary Quinto (Heroes) interpretando el papel de Chad Warwick, y ojalá podamos tenerle en más ocasiones (aunque sea, al menos, en la segunda parte de este especial de Halloween). En el primer episodio se comentó que esta pareja había muerto como consecuencia de un doble suicido-asesinato, y, a pesar de que sabíamos que no podía ser así (esperábamos más de esta casa), hemos tenido que esperar al cuarto episodio para descubrir el verdadero motivo: Chad y Patrick fueron asesinados por Rubber Man (al que ya echábamos de menos por estos lares). Al menos, Chad lo fue, y suponemos que a Patrick le ocurrió lo mismo, y que su crimen tuvo la apariencia de un falso suicidio. O quizás sí se suicidó, tal y como parecían indicar las pruebas. Porque está muerto, ¿verdad? En esta serie no se puede dar nada por hecho…

El caso es que, por fin, Rubber Man ha hecho acto de presencia en la serie. Desde que se emitieron las primeras promos, hace ya unos cuantos meses, la figura del traje de látex fue la que más llamó mi atención, y aunque empezó fuerte en el primer episodio, no habíamos vuelto a saber nada más de él hasta ahora. Una cosa que me llama mucho la atención (y que no me parece muy creíble) es que nadie se asuste al verle. Me explico: en el primer episodio Rubber Man se acostó con Vivien y, aparentemente, ella no se dio ni cuenta de que no era su marido. Y al inicio de Halloween (1) hemos visto cómo Chad le veía aparecer y daba por hecho, automáticamente, que era Patrick con el traje que le había pedido que comprara. Que sí, que puede ser, pero… no sé, yo veo aparecer una figura así, y lo primero que hago es asustarme y preguntar quién es o intentar verle la cara. Será que yo me pongo nerviosa con mucha facilidad…

De la identidad de Rubber Man seguimos sin saber nada. En este episodio nos han señalado la posibilidad de que fuera Tate, pero no creo que sea así. Sería demasiado fácil, y no parece muy posible que en esta serie resuelvan un misterio así de esa manera. Además, Tate ya genera sus propios interrogantes, y no parecen estar ligados a extrañas prácticas psico-sexuales.

Cada día estoy más convencida de que Tate es un fantasma que habita en la casa. Tenemos que tener en cuenta que la única ocasión en la que le habíamos visto “fuera” de las verjas del jardín fue en el primer episodio, en una especie de flashback, mientras le explicaba a Ben un sueño que había tenido en relación con un tiroteo en su instituto. Quizás, quién sabe, el tiroteo ocurrió de verdad, aunque no creo que el muchacho falleciera en él: de una manera u otra, Tate tuvo que morir en esa casa. Como hemos visto, Violet le ha recriminado que nunca salían juntos, y él ha accedido a salir precisamente en la noche de Halloween. Lo mismo le ha ocurrido con Ben, con quien ha concertado una cita en una cafetería justamentee ese mismo día. Además, aunque ha sido un comentario sin importancia, me ha llamado la atención que le dijera al psicólogo que no reconocía la mitad de los sabores de la carta. Sin duda, es señal de que lleva mucho tiempo sin salir por ahí… Lo único que aún me intriga es saber quién es la madre con la que, en teoría, Ben habla acerca del joven. Aún así, me atrevería a poner la mano en el fuego: Tate es otra de las víctimas de la casa.

Precisamente desde el primer episodio llevamos sospechando que Tate tiene algo que ver con la criatura que habita en el sótano de la casa. Aunque aún no sabemos si son el mismo ser o no, al menos hoy hemos podido confirmar lo que ya sugeríamos en la review de Murder House: el monstruo es el hijo del doctor Charles Montgomery.

La historia de su creación es, a la vez, trágica y terrorífica, como ocurre en los mejores casos del género. Ya en el episodio anterior descubrimos que las primeras muertes de la casa estaban relacionadas con los abortos que Charles llevaba a cabo de manera ilegal en el sótano. Y ahora sabemos que, de forma colateral, también el bebé de Nora y Charles fue víctima de esta práctica: un padre despechado y movido por un fuerte deseo de venganza acabó con el hijo de los Montgomery de la forma más cruel que podamos imaginar. El complejo de Frankenstein que padecía Charles explica el resto, dando lugar a una de las historias más horripilantes que hemos visto hasta ahora en la casa.

Ya conocemos, pues, el origen de la criatura, y podemos afirmar que el nombre de “Infantata” con el que se le conocía en Internet es más que acertado. Fijándonos en un aspecto más técnico, la ambientación de la escena situada en los años veinte me ha gustado mucho, porque ha sabido transmitir el horror que pretendía sin tener que mostrar más de lo necesario (una vez más, el homenaje musical ya usado en Murder House ha funcionado a la perfección). Asimismo, el cambio gradual de la textura de la imagen para pasar del pasado al presente ha sido muy llamativo. Punto a favor, sin duda.

Reconozco que en un episodio dedicado a Halloween daba por hecho que el terror ocuparía la mayor parte de los minutos. Pero lo cierto es que, posiblemente, el drama haya tenido más peso aún. Estoy segura de que no soy la única a la que la muerte de Addy le ha caído como un jarro de agua fría. Hay que reconocer que los guionistas han sabido cómo ir construyendo nuestra compasión hacia su personaje poco a poco, y especialmente en este episodio.

Seamos sinceros: Constance es un gran personaje que tiene muchísimas cualidades; pero la de ser una buena madre no es una de ellas. La crueldad con la que trataba a su hija (recordemos la escena de los espejos de Home Invasion) y el desprecio con el que le hablaba eran estremecedores, y chocaban a menudo con actitudes contradictorias. Constance quería a Addy, por supuesto, pero no sabía cómo tratarla.

Más cosas sobre Addy: una vez más (y mencionándolo en un par de ocasiones a lo largo del episodio) se han negado a darnos la edad exacta de la muchacha. Sé que la teoría que comenté acerca de que Addy y la niña que vimos en el flashback de 1978 sean hermanas en lugar de ser la misma persona no se sustenta demasiado bien. Pero, entonces, ¿por qué en las promos aparecen ambas cogidas de la mano, como si fueran dos personas diferentes? Aquí una muestra de lo que quiero decir. Ahí hay algo raro…

Por otro lado también hemos visto que Constance siente celos de su hija cuando la ve hablando con Travis, su novio-amante-o-lo-que-sea. Hasta donde hemos podido averiguar, no es la primera vez en la que Addy se entromete en las relaciones de su madre. No sé si será cosa de la casa o no, pero está bastante claro que la gran carga de Constance es el miedo a la infidelidad, que la ha perseguido durante años a lo largo de su vida. Primero con Moira y luego con Addy… es lógico que Constance se muestre tan posesiva, desde luego.

El hecho de que Addy quiera disfrazarse de “chica guapa” para Halloween es realmente enternecedor, y un gran recurso con el que ganarse el cariño del público. Especialmente si a ello le sumamos las burlas de Constance al descubrir el deseo de su hija. Sin embargo, parece redimirse en parte al comprarle la máscara con la que cumplir su sueño. Su muerte, como decíamos, ha sido una dura sorpresa, y estoy segura de que echaremos de menos a la joven.

Especialmente revelador ha sido el momento en el que Constance tratar de arrastrar a su hija hacia el jardín de la casa, con la más que probable intención de hacer que pudiera regresar después de la muerte. Gracias a esto ahora tenemos una idea más clara de la manera en la que funcionan las cosas con respecto a la casa: hay que morir dentro de su terreno para poder regresar a la “vida”, requisito que han cumplido todos los aparecidos de la serie (incluyendo a los gemelos pelirrojos, que han vuelto haciendo trastadas). Por desgracia, Constance no ha llegado a tiempo para salvar a Addy, con lo que, en teoría, no podrá regresar.

Precisamente eso es lo que le gustaría a Moira, personaje que nos ha ofrecido la otra gran escena dramática del episodio. Gracias a la “libertad” de la que gozan los fallecidos en el día de Halloween, Moira ha podido ir a visitar a su madre, que se encuentra pasando sus últimos días postrada en una cama y completamente sola. Las imágenes de la residencia han sido durísimas, y la situación de su madre ha podido con Moira, que, con la intención de evitar prolongar un sufrimiento innecesario, ha decidido acabar con su vida y darle el descanso que merece. Ya vimos en el episodio anterior que Moira sólo quiere seguir adelante y descansar, que se siente atrapada en un estadio intermedio entre vivos y muertos que sólo alarga su agonía. Y hoy hemos podido volver a emocionarnos con ella, al ver cómo ha tenido que despedirse de su madre sin poder acompañarla, aun sabiendo que es lo que más le hubiera gustado. Cómo me gusta el personaje de Moira y qué gran labor está haciendo Frances Conroy con él.

Vamos, por fin, a hablar de los Harmon, a los que apenas hemos mencionado todavía. Como ya vimos, Viv sigue empeñada en vender la casa cueste lo que cueste, y Halloween parece ser una buena ocasión: es un día en el que la gente visita decenas de hogares ajenos, y podría ser una buena oportunidad para que alguien la viera y se interesara por ella. Con la intención de hacer la casa más acogedora, Marcy les sugiere que contraten a un decorador profesional que sepa dar el toque que hace falta.

Y aquí es donde entran en juego Chad y Patrick (o, mejor dicho, sus fantasmas), que deciden ayudar al matrimonio a convertir su casa en un lugar más acogedor. Llama la atención la especial conexión que se forma entre Chad y Vivien, que parecen entenderse bastante bien, al menos al principio. La relación entre Ben y Patrick es algo más peculiar, aunque sigue incidiendo en la misma idea de siempre: a Ben la tentación de engañar a su mujer le persigue por todas (absolutamente todas) partes.

La conversación entre Chad y Vivien en la cocina sirve para que Viv descubra que Ben ha seguido llamando por teléfono a Hayden después de que el matrimonio se mudara. La manera en la que Ben ha tratado de convencer a su mujer de que la chica no volvería a llamar ha tenido su gracia: Ben asegurando que había sido muy tajante con ella, Viv desconfiando de su marido, y nosotros pensando en el cenador del jardín que todo el mundo parece empeñado en derribar. Pero esas pequeñas diferencias no tienen mayor importancia: cuando el teléfono ha sonado y Vivien ha dicho que era Hayden, la cara de sorpresa ha sido generalizada.

Es lógico: es el día de Halloween y los muertos vuelven a la vida. Sólo espero que la historia de Hayden termine con este par de episodios: no soportaba a la chica cuando estaba viva, así que no creo que la pueda aguantar mejor ahora. Aunque está claro que antes de marcharse aún tiene que molestar un poco más a Ben. ¿Conseguirá éste evitar que Vivien se entere del tema del embarazo y, sobre todo, el asesinato? Ya veremos… Como siempre, se avecina un temporal en casa de los Harmon.

El final del episodio ha sido de infarto: por un lado, la desagradable discusión con Chad y Patrick en la que los homosexuales se han marchado de la casa diciendo eso de: “Esta casa no es vuestra. ¡Lo sabéis, lo sabemos, y la casa lo sabe!” Por el otro, la acelerada visita al hospital en la que, para colmo, la enfermera se ha desmayado al ver la ecografía. Como si Vivien no tuviera ya demasiadas preocupaciones con respecto al bebé…

Tengo que reconocer que el desmayo de la enfermera me ha resultado un recurso bastante cutre, y no sé qué explicación le habrán dado a Vivien para que se marche del hospital a buscar a Violet sin averiguar qué han visto en el bebé. Por ahora sabemos que crece más rápido de lo normal, y podemos imaginar que tiene que tener una apariencia extraña si ha provocado esa reacción en una enfermera que estará acostumbrada a ver de todo en un hospital. El otro día leía en SpoilerTV que el crecimiento anormal del bebé era un guiño a Crepúsculo. Pero me resisto y prefiero pensar que es un guiño a Jack, de Robin Williams, que me gusta más…

El episodio se cierra con la desaparición de Violet. Por ahora los principales sospechosos parecen ser Larry (al que Ben, no sé muy bien por qué, se empeña en no pagar a pesar de saber que puede hacerle la vida polvo) y Rubber Man (¿o era Tate el que hemos visto al final, que ha ido a buscar a Violet para salir, tal y como le prometió?).

Una ausencia que se compensa con una aparición estelar: la del fantasma de Hayden que, sin duda, dará mucha guerra en el próximo episodio. Concluyendo, American Horror Story nos ha dado otra gran ración de entretenimiento, y parece estar alcanzando una regularidad que da mucha confianza.

La audiencias marchan bien (han aumentado un 15% con respecto al episodio anterior, lo que parece ser un récord para una cadena de cable) y tanto la trama como los personajes están cumpliendo con nota. La única gran pega de este episodio es que, al estar dividido en dos partes, tendremos que esperar una semana más para cerrar las tramas que se han abierto. Pero ya va quedando menos para el jueves… Ahora, como siempre, llega el turno de los comentarios: ¿qué te ha parecido a ti este Halloween (1)?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review AHS: Halloween (1)
5 (100%) 2 votes

Categorías: American Horror Story Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »