Review 30 Rock: Winter Madness

Semana de premios para la
temporada televisiva… Y semana de premios para 30 Rock. Sé que
muchos se rasgan las vestiduras, pero los hechos son los hechos. Alec
Baldwin
: Globo de Oro (tres en cuatro años) y premio del Sindicato
de Actores (cuarto consecutivo, algo que nadie había hecho). Tina
Fey
: premio del Sindicato de Actores (tercero consecutivo, también
un récord). Si bien los Globos de Oro no me parecen muy
representativos, ya que sólo lo votan 95 periodistas (!), los
premios del Sindicato de Actores sí me parecen mucho más
prestigiosos. Unos 120.000 actores y actrices votando a sus
compañeros deja poco lugar a los debates… ¡Ah! Perdón, se me
olvidaba. Que estamos aquí por el capítulo número 11 de 30 Rock,
llamado Winter Madness. La serie se va a Boston. ¿Vemos qué tal le
ha ido?

Llegamos justo al ecuador de la temporada de 30 Rock con un sabor un poco agridulce. Como ya sabréis si seguís las reviews, ésta no está siendo la mejor temporada de los chicos de TGS. Acostumbrados como estábamos al altísimo nivel de humor que desprendía antes, esta cuarta temporada está decepcionando un poco. Sin embargo, el nivel era tal que, a pesar de no llegar a ser lo que era, es superior a la mayor parte de las comedias actuales. Este episodio es el ejemplo perfecto de lo que está siendo la temporada: normalillo, pero con auténticas perlas para el recuerdo.

Kenneth y sus “amigos” bostonianos

Una de las características de 30 Rock, ya lo hemos dicho, es hablar de la cultura y las costumbres estadounidenses. Está claro que es una serie que sólo puede ser disfrutada al cien por cien por los que allí viven, pues hay muchas bromas internas (internas en el sentido de dentro de Estados Unidos, claro). Nosotros no podemos entender los chistes que se burlan de los informativos que se hacen en Boston, por lo que algunas bromas siempre se pierden al cruzar el mar. Así que un capítulo en el que muchas bromas son referentes a Boston es un capítulo en el que se pierden muchos momentos divertidos. Aún así, algunas frases te hacen reír igualmente, como la que dice Kenneth refiriéndose a tres hombres que le estaban pegando: Todos se llaman Sean, son malos, y odio estar aquí.

Esto es un buen truffle-shuffle

Una cosa que me ha gustado del episodio es el hecho de que no se ha dividido en tres líneas argumentales, como hace normalmente. Así que ha habido más tiempo para que todos los personajes salgan, aunque sea en pequeñas dosis. Kenneth, Cerie, Grizz, DotCom, Lutz, Danny, Jenna, Toofer, Frank, Pete, Jonathan… Todos los personajes secundarios de la serie han tenido su momento, y todos lo han sabido aprovechar bien. De entre todos me quedo con los gritos de Jonathan pidiendo
socorro cuando los tres bostonianos le están pegando, o con el
momento truffle-shuffle de Lutz.

Vendiéndole
la moto a Jack

Jack ha sido el único
que ha actuado al margen de todo el grupo. Suya ha sido la idea de
cambiar Miami por Boston, para así poder acercarse de nuevo a su
amor, Nancy Donovan (Julianne Moore). Este Jack enamorado no divierte
tanto como el Jack de las primeras temporadas, pero el personaje
está tan bien definido y tan bien interpretado siempre es una gozada
verle y escucharle
. Parece que el affaire con Julianne Moore va a
descansar de momento, así que seguramente Jack volverá a ser ese
republicano capitalista que tanto nos gusta. El mismo personaje que
hemos visto cuando Liz y Pete quieren venderle la idea de que ir a
Miami será lo mejor para el programa. Liz empieza a decir palabras
relativas a la empresa, pero sin ningún sentido: “Interpromoción,
mecánicas de acuerdo, corrientes de ingreso, jerga, sinergia”
. Jack,
con la boca abierta, contesta: “Es la mejor presentación que he visto
nunca”.

Tracy,
contra los padres fundadores

Lo mejor del capítulo,
sin embargo, ha sido el gran Tracy, como viene siendo habitual. Sus
discusiones con el actor de la calle que interpretaba a John Hancock
(Tracy creía que era el auténtico firmante de la Declaración de
Independencia) nos han dejado muchas perlas: “No le escuchen. Nos
creímos sus mentiras hace 300 años. ¡No dejéis que este
esclavista viajero del tiempo nos vuelva a engañar!”
Vale
la pena ver el capítulo sólo por ver los momentos TJ.

Un
Tracy Jordan genial, todo el reparto teniendo sus segundos de gloria,
bromas que sólo se pueden disfrutar al máximo si eres de Estados
Unidos… Como decía al principio, el episodio perfecto para
representar lo que está siendo esta temporada de 30 Rock. En fin,
once vistos, once por ver. Veremos qué tal el segundo tiempo de este
partido. Y mientras esperamos, podemos empezar a temer una frase que
ha dicho Liz Lemon / Tina Fey en el episodio: “Tenemos que llegar al
final de la temporada. ¿Y quién sabe? Igual alguno de nosotros no
vuelve el año que viene…”

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Winter Madness
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »