Review 30 Rock: Verna

30 Rock: Verna

Si yo fuera un entrenador de fútbol, 30 Rock fuera mi equipo, y Todoseries fuera la liga en la que jugamos, sé que mis días como técnico estarían contados. Pocos comentarios en los posts (si es que hay comentarios) y reviews que llegan semanas tarde. Podría echarle la culpa a los árbitros, en este caso, los ordenadores (o la falta de ellos). Pero yo soy como Guardiola, no hablo de los árbitros. Todo depende del punto de vista desde donde mires. ¿Pocos comentarios? Pues porque 30 Rock es una serie sibarita, para paladares finos. Así Todoseries puede presumir de tener todo tipo de series. ¿Que las reviews tardan en llegar? Pues porque ahora hay parón por los JJOO de invierno y quiero que no lo notéis. ¿Ha colado alguna de estas excusas? ¿Está mi puesto en peligro? ¿Soy yo, o me acabo de comparar con el Dios Pep? En fin, comentemos Verna, el 4×12 de 30 Rock. La semana que viene, Anna Howard Shaw Day (4×13), y a la siguiente ya se ha acabado el parón y seguimos con el 4×14. ¿Veis como todo está controlado?

Apunte Doble D: “El puesto de Salvador Patricio no está en peligro por entradillas como ésta. A final de temporada hablaremos” (guiño, guiño)…

Empezó la segunda parte de la cuarta temporada de 30 Rock con Verna. Y no ha sido el punto de inflexión que podíamos haber previsto. Parece que la cuarta temporada mantiene su categoría basándose en las enormes frases y chistes que van apareciendo por todo el episodio, ya que los argumentos en sí no están siendo tan fluidos e interesantes como los de temporadas anteriores. ¿Un capítulo centrado en Jenna? ¿Con Tracy diciendo sólo dos o tres frases? Si me lo dicen antes de empezar, me hubiera puesto en guardia. Pero al final la cosa no ha sido para tanto.

Verna, el personaje del título, es la madre de Jenna, que aparece cada dos años sólo para pedirle dinero a su hija. Y el título del episodio es bastante apropiado, pues alrededor de ella va a girar casi todo el capítulo. Jenna es un personaje que gana cuando no se le da mucha importancia. Su personalidad puede llegar a ser insoportable, y dedicar una línea argumental sólo a ella puede lastrar demasiado el episodio. Ha habido bastantes ejemplos de eso. Sin embargo, en esta temporada está siendo utilizada bastante poco, cosa que, paradójicamente, está beneficiando muchísimo al personaje (sobre todo cuando se junta con Tracy). En este episodio, no obstante, cobra mucha más importancia. Lo que en principio podía parecer un lastre, al final no lo ha sido. Y no lo ha sido porque los que han llevado el peso de esta parte de la historia han sido la propia Verna y Jack.

Verna y JackVerna y Jack

Si hay otro personaje en 30 Rock con problemas con la madre ese es, sin duda, Jack. Y hace muy bien Jenna en pedirle consejo. Jack sabe que las personas no cambian, y que si su madre ha ido a visitarla es para pedirle algo. Ha sido genial la presentación que hace Jack para que Jenna aprendiera a decir “NO”. Aún me río recordando cuando ha empezado la frase “Ay, las madres. No puedes matarlas…” y se ha callado. Jenna ha esperado la segunda parte de la frase, pero ésta no ha llegado. Así es 30 Rock, dándole la vuelta a todo lo que esperas. Para mí esta ha sido la parte más divertida de todo el capítulo. El personaje de Verna ha estado muy bien dibujado (es perfecta como madre de Jenna), y sus interacciones con Jack han sido una auténtica lucha de titanes. El mejor momento, sin embargo, ha corrido a cargo de Verna y su hija Jenna. En el cumpleaños sorpresa, cuando Verna le pide a Jenna que le acompañe en un dueto y Jenna se saca, sin dudarlo, un micrófono del bolso. Sublime.

La presentación de JackLa presentación de Jack

Por otro lado, la peor parte del capítulo ha sido la parte centrada en Liz. Y no es que haya sido peor porque no haya tenido su gracia, sino porque ya está todo demasiado visto. Sí, ya sabemos que Frank es muy desagrable. Y sí, también sabemos que a Tina Fey le encanta humillarse públicamente. Pero con este son ya 69 los episodios que llevamos de 30 Rock, y nos suena todo demasiado. Quizá deberían volver a centrarse en los problemas y situaciones que daba TGS, el programa ficticio, y olvidarse de sus vidas privadas por un tiempo. Lo mejor de esta parte, sin duda, las apariciones de Pete, que se llega a clavar una chincheta en el cuello para poder sentir algo. Scott Adsit, cada vez mejor.

“Me hace sentir algo”

La lista de frases divertidas podría ser muy larga, pero no me resisto a poner mis favoritas. Al fin y al cabo, son estos momentos los que están salvando esta temporada de 30 Rock:

Kenneth (a Pete): Le contaré una historia divertida sobre el gato de mi vecino. Se llama Señor Meneos, y su gato se llama Benson.

Jack: Ha dado un giro de 180 grados. Jenna: ¡Aún mejor! ¡Ha dado uno de 360!

Tracy (a Frank, que está buscando un sitio dónde quedarse a dormir): Perdón, ¿te gustaría quedarte en mi habitación de invitados? Frank: Sí, gracias. ¿Cuándo puedo ir? Tracy: Oh, no te la estoy ofreciendo. Sólo estoy haciendo una encuesta para evaluar el interés general.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Verna
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »