Review 30 Rock: The Tuxedo Begins


Siempre que se habla de 30 Rock, se habla de Tina Fey. O de Alec Baldwin. O, en algunos casos, de sus brillantes secundarios. No obstante, no se puede pasar por alto otra de las grandes protagonistas de la serie: la ciudad de Nueva York. La Ciudad, con mayúscula. La capital del mundo. Y un lugar que, para la gente a la que le gusta seguir las reglas como Liz Lemon, puede llegar a ser muy cruel. The Tuxedo Begins” begins here…

Ya desde la primera secuencia del piloto, tenemos claro que Liz es una de esas personas a las que las reglas le parecen importantes. ¿La recordáis? Compró todos los perritos calientes de un puesto callejero sólo porque un hombre se le había intentado colar. Seis años después, Liz sigue igual. No puede soportar que la gente de su ciudad sea tan poco solidaria, que siempre mire por sí misma y que no ayude a los demás. A Jack, por supuesto, le encanta esa forma de ser de la gente. Así es Nueva York. El centro económico, político y cultural del mundo…

Pero, ¿qué pasaría si los roles cambiaran durante 20 minutos? A Jack le atraca un hombre blanco de mediana edad, y Liz se da cuenta de que siendo egoísta puede conseguir mejores cosas. Son dos acontecimientos aparentemente nimios, pero gracias a ellos tenemos los mejores momentos de este The Tuxedo Begins. He de admitir que no he pillado que era una parodia de Batman y el Joker hasta que he visto a Jack en la gárgola (¡qué momentazo el de la capa), pero a partir de ahí han venido unos minutos brillantes, entre los mejores de toda la serie.

Ver a Jack como Batman/The Tuxedo y a Liz como Joker/vieja loca es una de los grandes logros de 30 Rock: poder meter esos minutos totalmente irreales y que no chirríe en absoluto. Incluso una capa inexistente ondeando al aire queda como el punto más surrealista de una de las mejores escenas de la serie.

Por supuesto, que Liz haga de vieja loca es un soplo de aire fresco al personaje interpretado por Tina Fey. Siempre atenta a los problemas de los demás, siempre respondiendo y nunca actuando. En esta ocasión vemos que, si de vez en cuando se le da rienda suelta, Tina Fey puede estar a la altura de Tracy o de Jenna.

Precisamente, ha sido el episodio en el que hemos visto a Jenna más “normal” de la historia. Siempre es un placer que Paul vuelva a la serie, y verlos actuar como una pareja normal acentúa aún más lo extraña que es esa pareja. Esperemos que esos tres meses que se van a tomar no sean decisivos, y podamos tener a Paul de vuelta. Hablando de secundarios geniales, no podíamos dejar pasar a Steve Buscemi. Tras una quinta temporada sin rastro de él, uno de los tres mejores personajes secundarios de la serie (junto al Dr. Leo Spaceman y a Devon Banks) vuelve. Y es increíble cómo puede Nucky Thompson transformarse en un detective tan patético…

Desaparecidos los guionistas, Kenneth batiendo su récord de poca participación (cosa que se agradece, tras tantos capítulos acaparando protagonismo) y Jenna más tranquila que nunca, ha sido el ramalazo surrealista de Jack y Liz lo que ha conseguido uno de los mejores episodios de 30 Rock. Y no solo de la sexta temporada, sino de toda la serie.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review 30 Rock: The Tuxedo Begins
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »