Review 30 Rock: Sun Tea

Con una semana de retraso por problemas técnicos aquí está la review de Sun Tea. Hace poco, Dani publicó una entrada titulada “¿Qué te pasa, How I met?”, en el que hablaba del bajón de calidad de una temporada a otra. Mientras lo leía, me venía a la cabeza que era algo parecido a lo que pasaba con 30 Rock, aunque en ésta el bajón no sea tan acusado. ¿Estará Tina Fey con el síndrome How I Met? ¿O es sólo que hay que darle una segunda oportunidad a cada capítulo? Si ya habéis visto Sun Tea, entrad y comentad…

(Antes que nada, permitidme un paréntesis. Por favor, que suenen las trompetas. El mejor personaje de la televisión actual, el Dr. Leo Spaceman, sale en este capítulo. En doce episodios ha salido hasta ahora, y no ha dicho frase aún que no me haga reír. Volveremos a él luego.)

La NBC realiza cada año su green week. Durante toda la semana, en todos o casi todos los programas de la cadena envían un mensaje ecologista para que la gente se conciencie sobre el cambio climático. Una de las tramas del capítulo de esta semana va en esa dirección, ya que la NBC “ficticia” de la serie también tiene su semana verde. Por supuesto, 30 Rock sigue los mandatos de la cadena, y suelta su mensaje ecologista. Pero también nos deja dos de las mejores frases en boca de los dos personajes menos “de acuerdo” con la semana verde: Jack y Kenneth.

Kenneth: ¿Calentamiento global, señor? Lo siento, pero eso sólo es palabrería científica. Son los mismos que dicen que mi tatarabuelo era un mono. Si era un mono, ¿por qué fue asesinado por un mono?
Jack: Estás predicando a los conversos, Kenneth. Amo a la Tierra. Hago que traigan estas raras flores de Sri Lanka todas las mañanas en un jet privado. Esa es la definición de “verde”.

Al Gore, de nuevo en 30 Rock

La pequeña trama de la semana verde es la más floja de todas, y parece que es una obligación impuesta a los guionistas. Tiene sus buenas bromas, como la opinión de Jack y Kenneth, y la aparición de Al Gore también divierte: “Hay que reciclarlo todo, hasta los chistes”, dice antes de repetir el chiste que hizo en su primera aparición en la serie, en una Green Week anterior. Sin embargo, todo eso no salva a la parte “verde” del episodio como la más floja de todas.

Otra trama del capítulo es la protagonizada por Liz. Quiere comprar su apartamento y el del vecino de arriba, para poder unirlos y tener una buena casa. Pero para poder comprar el apartamento de arriba primero tiene que echar a su vecino. Los planes que utiliza para conseguirlo, cada uno ideado por Jenna y Tracy, son muy divertidos, y eso basta para salvar esta parte del capítulo. Jenna es el personaje que menos me gusta, sobre todo cuando le dan mucho protagonismo. Sin embargo, cuando sus apariciones son puntuales gana mucho, y este episodio es un buen ejemplo.

Jenna y Kenneth

Se habla mucho sobre Tina Fey, y casi siempre es para hablar de sus méritos como guionista o como la creadora de la serie. Pero no olvidemos que, sólo contando los premios que ha ganado como actriz, podemos encontrar en las nutridas estanterías de su casa dos Globos de Oro, dos Emmys y dos premios del Sindicato de Actores. En este capítulo podemos ver por qué tiene tanto reconocimiento. Es tal la simbiosis entre Liz Lemon / Tina Fey que en realidad no sabes la vida de quién estás viendo. Y es que me imagino que la cara de placer que pone Liz cuando se entera de que el apartamento que quiere comprar huele a Burger King por el día y a repostería por la noche es la misma que pondría la misma Tina Fey en la vida real.

Tracy y Tracy Jr.

Y dejamos para el final lo mejor. Jack, viendo que los hijos de su ídolo (el jefe de la compañía) se pelean por la herencia, decide que no quiere tener hijos. Los motivos de Tracy para no tener más hijos es genial: tiene una historia asombrosa que no puede contar porque Tracy Jr. siempre está delante. Sólo llega a contar el principio (“Estaba en un club de striptease con Charles Barkley y uno de los hobbits…”), pero su hijo siempre le interrumpe, y él se desespera. Dice que “El show de Bill Cosby” le había mentido, y que tener una familia no era tan bonito. ¿Resultado? Vasectomía para los dos. ¿Y quién es el médico de la empresa? El gran Leo Spaceman (pronúnciese [Spacheman], excepto si eres Tracy, que le llama [Speisman]).

Sólo con salir en pantalla ya empiezan las carcajadas, ya que sabes que el bueno de Leo no te va a fallar. Coge un formulario y le pregunta a Jack por qué quiere hacerse la vasectomía. Éste le dice que por cuestiones de familia. El Dr. Spaceman marca la casilla de “Familia” y le pregunta a Tracy la misma pregunta.
Tracy: Quiero hacérmela porque “El show de Cosby” me mintió.
Dr. Spaceman: No creo que esa opción esté en el formulario. ¿Qué tal “Cheers me mintió”?

Al final los dos se arrepienten, y Jack entra corriendo en la consulta para evitar la operación. Otra gran frase del Dr. Spaceman (“Cuando un amigo del paciente entra gritando para que pare, hay que parar. Es el código de los médicos.”) pone fin a su intervención. Sin duda, la mejor trama del capítulo, y posiblemente uno de los mejores momentos de lo que llevamos de temporada. Pero es que jugar con el Dr. Spaceman es jugar con mucha ventaja.

El gran Dr. Leo Spaceman

Como en casi toda la temporada, éste es un capítulo que no llega a los niveles de las anteriores. Por suerte, y como venimos diciendo, a pesar del bajón de calidad, cada capítulo de 30 Rock nos deja siempre una buena ración de risas. Así que, si le preguntáramos al Dr. Spaceman si 30 Rock tiene el síndrome How I Met, seguramente nos diría que no, aunque de una forma mucho más divertida…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »