Review 30 Rock: Standards and Practices

Jack contra Kaylie. Segundo asalto. Dos puntos. No hacen falta subtítulos. Así resume el personaje de Alec Baldwin la lucha que se avecina entre él y una niña de quince años por el control de la NBC. Si no sigues 30 Rock, no te preocupes, has leído bien. Las situaciones sin sentido son la especialidad de la casa. Pero es que cuando ves a Alec Baldwin interpretando a Jack Donaghy en una situación así, te das cuenta por qué lleva seis años seguidos ganando el premio del Sindicato de Actores. En la buena forma en la que está, aún le quedan unos cuantos años de tiranía…

De nuevo 30 Rock nos ha vuelto a ofrecer un capitulazo. De los grandes. Desde luego, el mejor de esta sexta temporada. Una temporada, por cierto, que está siendo muy sólida, alejada ya aquella sombra que fue la cuarta temporada. Frases, chistes, bromas, gags, situaciones… Todo vale cuando el único objetivo que se tiene es hacer reír. No hay más. ¿Evolucionar personajes? Está bien, pero lo importante es que la gente se ría. ¿Que algo no concuerda con lo visto antes? No pasa nada, lo importante es que la gente se ría.

La grandeza de los últimos episodios es que, además de hacer reír, está cogiendo a algunos personajes y los está haciendo evolucionar. Tomemos, por ejemplo, a Kenneth. O, como nos hemos enterado en este episodio, Andromakennethamblesorten. En los primeros episodios de esta sexta temporada veníamos diciendo que su personaje estaba un poco estancado, y que cualquier trama centrada en él perdía mucha fuerza. Estaba bien como personaje secundario de alguna línea argumental, pero no como protagonista. Los guionistas han tomado nota de nuestros comentarios y han revitalizado el personaje con algo tan sencillo como cambiarle el trabajo. Ya sin su habitual chaqueta de botones, Kenneth se muestra de nuevo como un personaje que puede dar mucho juego. Ya lo vimos la semana pasada, en la que, por primera vez, actuó sin pensar primero en los demás. Estas pequeñas evoluciones le hacen mucho bien.

Además, han vuelto a colar un chiste de esos que hacen que el personaje sea aún más raro y mejor. Primero fue el debate con su edad. Ahora, una pequeña conversación que nos deja aún más dudas sobre el personaje más extraño de la serie.

Liz: Do you have a second, Kenneth?
Kenneth (muy nervioso): No. There’s only one of me. What? What are you asking?

Soltar de vez en cuando chistes sobre cosas “paranormales” referidas a Kenneth me encanta, y hacen de él un personaje mucho más interesante.

Una evolución que también podemos ver en Jenna. Aunque sólo haya sido porque sus “hijas” han sido más listos que ella, el hecho de verla aceptar a una hija fea le da mucho más trasfondo a un personaje que suele tender mucho a la autoparodia (como todos en 30 Rock, en realidad). Ya hemos dicho al principio que la evolución de los personajes no es algo que 30 Rock busque ni necesite, pero cuando lo hace bien, la serie lo agradece mucho.

Y eso nos deja con la última línea argumental del episodio: la de Jack y Kaylie. Para quien no lo recuerde, Kaylie Hooper (Chloë Moretz) es la nieta de Hank, el jefe de Jack. Ambos luchan por ser la heredera de Hank cuando éste muera. Que sólo tenga quince años no parece ser un problema. Lo importante, recordad, es hacer reír. En su primera aparición, hace un año, Jack ya lo vio claro: Kaylie es su Némesis, el único enemigo a su altura. En este episodio nos lo han confirmado.

Como ya hemos dicho en la introducción, si juntas a alguien como Jack Donaghy compitiendo contra una niña de quince años por el control de una empresa, el resultado no puede ser otro que algunos de los momentos más memorables de la historia de la serie. La escena en la que Jack nos habla de Cato, a quien ha contratado para que le ataque en el momento más inesperado y así poder estar siempre atento, me ha hecho reír tanto que luego he tenido que retroceder varios minutos para ver qué había pasado.

Standards and Practices ya ha acabado, pero nos ha dejado uno de los mejores capítulos de 30 Rock. Situaciones geniales, personajes que avanzan, tramas irresistibles… Aunque no las suela dar a la ligera, las cinco estrellas están más que merecidas.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »