Review 30 Rock: St. Patrick’s Day

Duodécimo episodio de la sexta temporada de 30 Rock… y tercero que trata sobre una fiesta. Tuvimos el episodio correspondiente a San Valentín, el que trataba sobre el día bisiesto (¿no era una fiesta?) y ahora toca el de San Patricio. Gente de verde, desfiles, borracheras, irlandeses encontrando la inspiración en su santo patrón, Liz Lemon llevando los guantes de Hulk porque es lo único verde que tiene… Todos los ingredientes para otro buen episodio de 30 Rock. Veamos cómo ha ido.

En esta sexta temporada, 30 Rock está haciendo algo que no solía hacer antes. O, al menos, no lo hacía tan a menudo. Estoy hablando de “evolucionar” los personajes. Pongo la palabra evolucionar entre comillas porque no estamos hablando de Walter White o de Tyra Collette. Estamos hablando de personajes mucho más sencillos, personajes que no conviene tomar muy en serio. Si de repente Jack da un discurso y se oye un eco, está claro que no podemos hacer un concienzudo análisis de lo que está pasando.

Pero sí que podemos hablar de una especie de avance. En temporadas anteriores, si Kenneth perdía el trabajo, lo recuperaba a los dos episodios. Si Liz conseguía un nuevo novio, le duraba tres telediarios (no dudéis que el bueno de Criss acabará igual). En fin, que todo volvía a su cauce al poco tiempo. En esta sexta temporada, sin embargo, los guionistas están demostrando que los personajes pueden avanzar, pueden cambiar de dirección y seguir siendo iguales, y que por muy surrealista que sea, pueden construir bases para algunas temporadas más.

Aunque haya hablado sobre todo de Liz y Kenneth, también meto en este saco a Jack. Quizá alguna vez había dicho que se había estancado en su trabajo, pero al episodio siguiente todo volvía a la normalidad. En esta ocasión no es así. Ya lleva bastante tiempo triste, derrotado, roto por el hecho de estar atascado en Kabletown y no poder avanzar. Que una niña de quince años sea su némesis demuestra, de forma bastante clara, que nuestro empresario favorito está tocando fondo. Pero siempre hay una luz al final del túnel. Y qué mejor que la festividad de San Patricio para hacerle ver, a alguien con raíces irlandesas como él, que se puede llegar a lo más alto desde la nada. Con homenaje a Game of Thrones incluido, la partida que juega con los guionistas puede ser el principio del resurgir de Jack Donaghy, un Alec Baldwin de nuevo sublime.

Liz, por su parte, sigue con su relación con Criss. Ya hemos mencionado en alguna ocasión que los novios de Lemon tienen los días contados. Ella misma lo dice al final del episodio: “Ningún novio me ha durado más de nueve meses.” Ya pasaron por aquí Dennis (Dean Winters), Floyd (Jason Sudeikis), Drew (Jon Hamm), Wesley (Michael Sheen) y Carol (Matt Damon). Sin embargo, algo diferencia a Criss de todos ellos: es el primero al que Liz Lemon le dice que le quiere. Si esto es el preludio de una dura ruptura o el inicio del gran amor de Liz, el tiempo dirá. Yo apuesto por lo primero. Por cierto, de todos los ex novios de la lista, en este St. Patrick’s Day nos ha visitado el mejor o, al menos, al que más cariño tenemos: el gran Dennis Duffy. Siempre fiel a su estilo, ha dejado el negocio de los buscas para crear una empresa que pasa los DVDs a laserdisc...

También entra dentro de la categoría de “personajes que poco a poco van evolucionando” Kenneth Parcell. Aunque ha habido momentos en los que he temido que volviera atrás (ese maniquí con el uniforme), al final ha seguido en su Standards and Practices y ha aparecido solo para ayudar a la nueva botones. Una nueva botones, por cierto, de la que no hemos hablado todavía. Hazel Wassername (genial apellido) debutó hace poco como sustituta de Kenneth, y está dando la talla para sustituir al botones de toda la vida de la NBC. Muy buen fichaje.

Y si hemos venido hablando de personajes que avanzan y evolucionan, hemos de decir que los últimos dos protagonistas del capítulo han sido la nota discordante. Ya hemos dicho mil veces que cuando Jenna y Tracy están juntos, solo el cielo es el límite. Sin embargo, volver otra vez a los celos por ver quién es más famoso deja mucho que desear. Quizá en su día estuvo bien, e incluso puede volver a estarlo si los chistes son graciosos, pero en una época (y en un episodio) donde todos los personajes miran hacia adelante, volver a las riñas entre estos dos ha hecho un flaco favor a este 6×12. Ni siquiera los habituales chistes han salvado esta vez a esta parte del episodio.

Un episodio que nos demuestra que, más allá de toda la risa que puedan provocar, 30 Rock también se preocupa de mostrarnos unos personajes “reales”, que evolucionan y no siempre son iguales. Veremos hasta dónde llegan.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »