Review 30 Rock: Secret Santa

Se acabaron las Navidades. Vuelta al cole, al insti, a la facultad, al trabajo… La rutina ya está aquí. Pero siempre quedan algunas reminiscencias: esas sobras que te dan para comer una semanita más, el turrón que no se acaba hasta marzo, esos kilos de más que ya te has propuesto perder… y esta review del episodio navideño de 30 Rock. ¿Su título? Secret Santa. Lo que nosotros llamaríamos amigo invisible. ¿Lo recuerdas? ¿Te apetece comentarlo? Entra, entra.

No sé por qué pero siempre que voy a ver un episodio navideño me entran unos sudores fríos. Si de normal los americanos ya son bastante moralistas, ¿qué podemos esperar de un episodio centrado en la Navidad? Por suerte, esos sudores han sido bastante menos fríos al enfrentarme al de 30 Rock. Al fin y al cabo, detrás de todo el asunto está Tina Fey, y se ha ganado de sobra que confiemos en ella. Así que cuando vi que el episodio de esta semana lo escribía ella, sentí un profundo alivio.

Grande Tina Fey

La principal línea argumental trata sobre Jack. La NBC ha creado una nueva red social (YouFace), y gracias a ella ha encontrado su primer amor del instituto. Primer tema del episodio, y primera excusa para humillar un poco a Liz Lemon. Mientras ella aún no ha escrito las tres W en el ordenador, Cerie ya ha encontrado todo lo que buscaban en el internet de su móvil. Hablando de Cerie, éste es uno de los pocos episodios en los que le han dado algo de protagonismo, y la chica no ha decepcionado. Refiriéndose a Liz y Jack, dice: “me recordáis a la pareja de esa vieja peli… Los padres de ella”. Sus apariciones (“1976, el año en que nació mi madre“) son de lo poco salvable de esa línea argumental. Ni siquiera la aparición estelar de Julianne Moore como amor de adolescencia de Jack ha levantado el nivel. Siempre pasa que cuando dejan de hacer chistes y bromas y se dedican a buscar intereses románticos para Liz y Jack, el nivel de la serie baja mucho. A pesar de estar escrito por ella, Tina Fey se ha guardado para sí misma un papel secundario en este capítulo. Lo que en teoría debería ser divertido (ella buscando el regalo perfecto para Jack), apenas lo ha sido. Sólo sus interacciones con Jonathan, el asistente personal de Jack, me han hecho reír un poco.

Julianne Moore, amor de Jack

Por suerte, en los otros plots sí que ha habido grandes momentos. Pete (personaje olvidado y totalmente reivindicable) quiere vengarse de Jenna porque ésta nunca pone dinero en el regalo que le hacen a las mujeres de la limpieza. Así que cuando descubre que el nuevo actor, Danny, canta como los ángeles, decide que canten el villancico televisado en dueto para quitarle protagonismo a Jenna. Una de las cosas que me encanta de la serie es ese juego entre la serie auténtica (30 Rock) y el programa ficticio (TGS with Tracy Jordan). El actor nuevo había sido contratado algunos episodios atrás para TGS, pero no había vuelto a salir en 30 Rock. Era como si nunca hubiera existido. Así que cuando aparece en pantalla y dice “Estoy preocupado, hace tiempo que no salgo en el show“, sólo puedes reír y decir Touché.

En esta trama está el momento que más me ha hecho reír del episodio. Cuando Jenna quiere comprobar cómo canta Danny, y éste se lo demuestra. Cuando vuelven a enfocar a Jenna, su nariz está sangrando. Soberbio. Está claro que no le gusta que le quiten el protagonismo.

“Tranquilo, no es un ataque de ira”

Por último está la línea argumental que le da título al episodio. Kenneth organiza todos los años un amigo invisible entre todos los miembros del equipo. Pero pone reglas tan complicadas que a nadie le gusta participar. Así que, ni cortos ni perezosos, Frank, Toofer y Lutz se inventan una nueva religión, el Verdukianismo, que prohíbe jugar al amigo invisible. El pobre Kenneth, tan religioso y respetuoso él, lo acepta.

Los nuevos verdukianos

Esta tercera línea argumental ha sido la que más me ha gustado. Desde el recibidor multirreligioso preparado por Ken (un árbol de Navidad para los cristianos, un menorá para los judíos y una foto de Obama para los musulmanes) hasta la hilarante conversación entre Kenneth y Tracy:
Tracy: El Verdukianismo es una farsa. Esos tíos se lo han inventado porque no quieren hacer el amigo invisible.
Kenneth: Pero tienen todos esas reglas y rituales.
Tracy: Así son las religiones, K-Fed. Sólo un puñado de reglas inventadas para manipular a la gente. ¿Por qué los católicos no comen carne los viernes? Te diré por qué. Porque el Papa es el dueño de Long John Silver's [cadena de comida rápida especializada en mariscos].
Kenneth: Espera un momento. ¿Estás diciendo que otras religiones también han sido inventadas por el hombre?
Tracy: Oh, oh, Ken. Creo que hemos caído en una profunda discusión intelectual. Y si intentas arrastrarme a ella, nos hundiremos los dos.
Kenneth: ¿Y si Dios no existe?
Tracy: Vale, hora de irse.

Genial de principio a fin.

Filósofando

Secret Santa ha sido un capítulo light, en la tónica de toda la temporada. No llega a romper como algunos capítulos de temporadas anteriores, pero sin duda presenta algunos momentos por los que vale la pena seguir viendo la serie. Y ahora vienen dos capítulos más escritos también por Tina Fey. Confiemos en que haya entrado en calor y nos dé episodios de esos que sólo ella sabe escribir. 30 Rock los necesita. Nosotros lo necesitamos.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Secret Santa
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »