Review 30 Rock: Plan B

Plan B

Ser seguidor de una serie no es fácil. Dos semanas de parón, un episodio “paréntesis” que no me acabó de convencer, un episodio normal esta semana… Y dos semanas más de parón. Sé que no me puedo quejar. Que hay series que aguantan parones que pueden durar meses o que no pasan de la primera temporada (y 30 Rock ya está acabando la quinta, y está renovada para una sexta), pero aún así me quejo. Y es que después de ver este Plan B, todo lo que me echen de 30 Rock me parece poco. Otros veinte minutos en los que la serie de Tina Fey se instala en la genialidad en la que esta quinta temporada se ha asentado definitivamente. ¿Lo has visto? Pues entra, lee y comenta, que éste ha dado para mucho.

Y lo digo de verdad. Hay tantas cosas que comentar de este 5×18 que no sé por dónde empezar. Lo haré, valga la redundancia, por el principio. No sé si a los demás os pasa, pero a mí suele ocurrirme que las primeras frases de 30 Rock sirven para despertar mi cerebro. Para decirle: “eh tú, que esto es 30 Rock, no una comedia cualquiera. Prepárate.” Cuando he puesto el capítulo y he oído la conversación entre Jack y Liz ya he activado el modo 30 Rock ON y la risa no se ha acabado hasta el final.

  • LIZ: Hey, Jack. La máquina expendedora está rota.
  • JACK: Lo sé. La he roto yo. Quería hablar contigo y era la forma más rápida de hacerte venir.
  • LIZ: ¡Cabrón! ¡Confiaba en ti!
Tracy sigue en Tracy sigue en “África”

Lo que Jack quería decirle a Liz era que, si Tracy seguía perdido en África, el programa entraría en un parón forzado (“TGS with Tracy Jordan sin Tracy Jordan es un oxímoron, como 'gobierno liberal' o 'mujer científica'“). Por supuesto, una de las características definitorias de 30 Rock es su juego entre realidad y ficción, y como TGS es un reflejo del propio 30 Rock, ¿sobreviviría mucho más tiempo 30 Rock sin Tracy Morgan? En estos capítulos nos han demostrado que no tendrían problema en hacerlo.

Cuando Liz ha empezado a decirle a los miembros del programa que entraban en un parón forzado, todos han entendido la indirecta: cancelaban el programa. Y han puesto en marcha su plan B, que tenían preparado para la ocasión. ¿El mejor de todos? Pete, que vuelve al trabajo de profesor con su chaqueta de pana marrón: (“La última vez que fui profesor fue como Robin Williams en 'El club de los poetas muertos': me despidieron“). Liz Lemon no tiene plan B, y aquí entra en juego uno de los mensajes del episodio: el oficio de escritor/guionista está muriendo. Genial el ejemplo que ponen, cuando Liz va por la calle y pasa por la calle ante un cine en el que proyectan “Transformers 5“. En el póster de la película, bien grande, se puede leer: WRITTEN BY NO ONE. Momentazo.

Transformers 5Transformers 5

Pero Liz se niega a creer que el de escritor sea un oficio muerto, como lo es el de agente de viajes, trabajador de la industria del motor americana o saxofonista en grupos de rock & roll (también muy grande la escena en que tres miembros de estas profesiones la llaman en la oscuridad). Y decide llamar a su agente. Recuerdo que ya había salido en algún otro episodio. Y también recuerdo que no me gustó mucho el personaje. Sí, el hecho de que en realidad sea agente de perros es para partirse, pero con la imagen se han pasado. Ese traje tan grande… No me parecía humor muy fino, que digamos. Y sigue sin parecérmelo.

Dejo para el final de esta parte del capítulo la escena en la que Liz acude a un casting para salir en “The Sing-Off”, una especie de OT pero para grupos a capella. Esperando su turno para entrar también está el maestro Aaron Sorkin. Sabía que saldría, pero se me había olvidado y fue una gran sorpresa. Pero para sorpresa la que me llevé cuando vi la escena. Si en algo flojeaba esta quinta temporada era en la utilización de las apariciones de los famosos. Estaban ahí, pero muy pocos eran para recordar. Los pocos minutos que ha estado Sorkin (el único que no es actor) han sido brillantes.

Fey y Sorkin, vaya guionistasFey y Sorkin, vaya guionistas

No me gusta describir los episodios, pero considero que para disfrutar esta escena hay que analizarla bien. Empezando por el “Walk with me” que le suelta Sorkin a Liz nada más empezar a hablar. Sólo con esa frase ya me había ganado. El caminar y hablar, o “walk and talk” como se conoce por aquellos lares, es una técnica que Sorkin llevó al máximo en El ala oeste de la Casa Blanca, una de las dos mejores series de la historia de la televisión. Esas conversaciones que tenían los personajes mientras caminaban por la Casa Blanca ya habían sido parodiadas alguna vez en 30 Rock, pero nunca con tanta gracia como en esta escena (encima dan una vuelta por los pasillos y llegan al mismo sitio, para sorpresa de Liz) y nunca con el propio Aaron Sorkin.

Para pillar otra de las bromas entre Liz y Sorkin hay que volver cinco años atrás. Cuando empezó la temporada televisiva 2006-07, en la NBC debutaron dos series: 30 Rock y Studio 60. Las dos trataban sobre un programa de sketches ficticio similar al Saturday Night Live. Mientras que 30 Rock se decantaba por la comedia, Studio 60 (otra genialidad de Sorkin que hay que ver sí o sí) lo hacía desde un punto de vista más serio. La NBC decidió que sólo renovaría a una de ellas, y más de una polémica surgió entre las dos series. Studio 60 tuvo más audiencia esa primera temporada, pero era más cara de producir. No hace falta decir qué serie sobrevivió a aquella criba. Así que, cuando Sorkin aparece en pantalla, está claro que 30 Rock no va a dejar pasar la oportunidad.

  • SORKIN: Soy Aaron Sorkin. El ala oeste de la Casa Blanca, Algunos hombres buenos, La red social.
  • LIZ: Studio 60.
  • SORKIN: Cállate.

Y cuando parece que el capítulo no puede ser mejor, va y aparece Devin Banks. ¿Qué más se puede pedir?

Vuelve Will ArnettVuelve Will Arnett

Esta segunda línea argumental ha tratado sobre la familia. Ya sabíamos que Jack pondría su trabajo por encima de todo, pero ha tenido que llegar su némesis para que se diera cuenta de que la familia es lo más importante.

Pero vayamos por partes. Jack, siguiendo con su estrategia de conseguir más poder en Kabletown, ha comprado un canal de temática gay. Pero es un fracaso. Jack no está acostumbrado a fallar, y el hecho de no entender el mundo gay le ha hecho pensar en un “Jack Donaghy homosexual”. La respuesta era fácil: Devin Banks. “Noto algo. Como una presencia que no había sentido desde…La mejor introducción de un personaje de todos los tiempos.

Teníamos al gran Will Arnett perdido desde la cuarta temporada, pero parece que la cancelación de Running Wilde le da tiempo para volver a 30 Rock. Y nosotros que lo agradecemos. Aquí os dejo con una frase extraída de la review del 4×02. El plano también es el mismo, si os fijáis en aquella review. Aquí está la frase, porque me reafirmo en ella sin dudarlo: “Cualquiera que quiera reírse de verdad, que mire todas las interacciones entre estos dos, porque son antológicas.” Año y medio después, la frase no puede tener más vigencia. Los momentos entre los dos son todos magníficos, cosa normal cuando juntas a dos monstruos de la comedia como son Arnett y Baldwin. He intentado apuntar todas las frases y momentos hilarantes del dúo, pero son tantos que no puedo ponerlos aquí. Me quedo con el traje bajo el chándal, el falso vómito en la chaqueta y la frase “cuando su administración [la de Obama] empezó a tambalearse gracias a nuestra conspira-, quiero decir, a la ineptitud de Obama…“. Sublime.

Repitiendo plano con el 4x02Repitiendo plano con el 4×02

Y así llegamos a un nuevo parón. Vuelven a ser solo de dos semanas, por lo que no será muy difícil aguantar. Mientras, podemos revisar este Plan B para descubrir todos esos pequeños detalles en los que no nos hemos fijado la primera vez. Y a aguantar, que el 14 de abril llega el episodio 99 de la mejor comedia que se puede ver actualmente en televisión.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Plan B
5 (100%) 1 vote

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »