Review 30 Rock: Operation Righteous…

Review 30 Rock: Operation Righteous Cowboy Lightning

Operation Righteous Cowboy Lightning. Operación Rayo Cowboy Honrado. Con este nombre en clave pretende Jack (Alec Baldwin) ganar a toda la competencia y conseguir un programa líder de audiencia. ¿El problema? Que aparezca Mel Gibson y su antisemitismo. ¿La solución? Bueno, supongo que si habéis visto el episodio de esta semana de 30 Rock la sabréis de sobra. Y si así ha sido, entrad y comentémoslo todos juntos. Que los que no ven esta gran serie se queden aquí fuera, que no saben lo que se están perdiendo en esta quinta temporada. Vamos, chicos y chicas, entrad.

En el capítulo hemos podido ver algunas cosas que no se ven mucho en los episodios de 30 Rock. Para empezar, podríamos hablar de la trama de Liz y Tracy. A pesar de ser dos de los tres protagonistas “más protagonistas” de la serie, no suele pasar que una línea argumental se centre en ellos. Las hemos visto, supongo (ahora la única que puedo recordar es la de aquel lejanísimo primer episodio, momento al que también hacen referencia los propios implicados), pero es más normal ver las de Tracy y Jack o, sobre todo, las de Jack y Liz.

Pero en este gran 5×12 ha sucedido. Y lo han hecho uniendo de forma magistral la trama de la semana pasada del reality de la mujer de Tracy y la carrera de éste por el Oscar. Por increíble que parezca, al bueno de Tracy le han nominado al premio más importante del cine. Y, en su retorcida lógica, Tracy se vuelve aún más loco. Entre todas sus exigencias, me quedo con la referencia a Lost: “Desde luego me voy a comprar una isla privada. […] Todos los locos famosos tienen una isla: Nicholas Cage, Celine Dion, Charles Widmore...”.

Trucos para no ser grabadoTrucos para no ser grabado

Sin embargo, las cámaras del reality de su mujer le siguen a todas partes, y Tracy no quiere parecer un loco delante de ellas para no perder opciones de ganar la estatuilla. Si la semana pasada ya nos remarcaron la buena relación que mantienen Jack y Liz, en esta hacen lo propio con Liz y Tracy. Es en esta línea argumental donde está uno de los mejores momentos del episodio: la discusión entre TJ y LL al son de “Uptwon Girl”, de Billy Joel (Tracy sabe que no pueden emitir nada de lo que diga con ese ritmo, ya que no tienen los derechos de la canción). Como decíamos, una trama equivalente a la de la semana pasada con Liz y Tracy. No tan emotiva, quizás, ni tan bien hecha, pero que nos despierta la nostalgia de estos cinco años que llevamos compartiendo con estos personajes.

Otra de las cosas que tampoco estábamos acostumbrados a ver era una línea argumental en la que Lutz fuera el protagonista. Pobre muchacho, llevan ya mucho tiempo haciéndole el más desgraciado de todo el equipo. Y aquí, aunque parezca que por fin va a ser la estrella, todo acaba igual. Me ha parecido genial la manera de mostrarnos la verdad (Lutz mirando a cámara reflejado en un espejo). A pesar de eso, esta trama ha sido la más floja de todas. Lutz, como siempre, ha sobresalido, pero no ha podido levantar él solo toda esta parte del capítulo.

Lutz, la estrellaLutz, la estrella

Y, aunque hemos visto cosas que no habíamos visto mucho antes en 30 Rock, también ha habido otras que no han cambiado en absoluto. Como las críticas a la televisión actual. En este episodio le ha tocado el turno a los realities. Jack se da cuenta de que lo único que da dinero en la TV de hoy en día son ese tipo de programas, y que los que más audiencia tienen son las galas benéficas en las que personajes famosos piden ayuda cuando hay alguna catástrofe o desastre natural. El problema es que todos los canales retransmiten la misma gala, por lo que ninguna gana y los beneficios no suben. Así que decide grabar una de esas galas con famosos y esperar a que suceda un desastre para ser el primero en emitirla, mientras las demás cadenas aún están organizándose. Ver a Robert De Niro grabando diferentes mensajes de apoyo dependiendo del posible desastre (un tornado que embiste una fábrica de armas, un alud de barro, ataques de pájaros, un devastador incendio, un terrible diluvio, un maravilloso diluvio que apagó el devastador incendio, tiburones súper inteligentes…) no tiene precio.

De Niro, invitado de excepciónDe Niro, invitado de excepción

Y la cosa va a mejor cuando vemos que deciden emitir la gala al enterarse que ha habido un tifón en una isla del Pacífico Sur. Lo que aún no sabe Jack en ese momento es que lo único afectado ha sido la mansión de Mel Gibson y su primo antisemita (“Buenos días. Antes que nada, el Holocausto no sucedió“). Sin embargo, parece que en todas partes cuecen habas, y, al igual que aquí, por muy malo o escandaloso que sea un reality, tiene la audiencia asegurada. Otro punto para Jack en Kabletown.

Así termina la mejor línea argumental del capítulo. Un gran capítulo dentro de lo que ya es, no nos cansaremos de decirlo, una de las mejores temporadas de 30 Rock. ¡Nos vemos en siete días!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review 30 Rock: Operation Righteous…
Valoración

Categorías: 30 Rock Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »