Review 30 Rock: Nothing Left to Lose

Creo que es en un episodio de South Park en el que dicen que hay tantos episodios de Los Simpson que es imposible contar una historia que no hayan contado ellos ya. Qué razón tienen. Que levante la mano quien, al ver la historia de Tracy en este Nothing Left to Lose, no haya recordado aquel mítico episodio de Los Simpson en el que Homer se quita un lápiz que se había metido por la nariz y se vuelve inteligente. Lo mismo le ha pasado a Tracy en este episodio. ¿Homenaje o copia? Entra y lo discutiremos.

Bueno, si has entrado quiero que sepas que te vas a llevar una decepción: no lo vamos a discutir. Eso sería una posibilidad si la serie no fuera 30 Rock. Pero en una serie donde utilizar argumentos “intelectuales” es tan difícil, digamos simplemente que lo del anillo en la nariz ha sido una excusa tan buena como cualquier otra para mostrarnos otra vez a un gran Tracy.

Pero vayamos por partes. Nothing Left to Lose ha sido un episodio en el que ninguna de las tres líneas argumentales ha brillado con demasiada intensidad, pero con tal cantidad de chistes y gags buenísimos por segundo que ha dejado un sabor de boca excelente. Y también ha aparecido el Dr. Spaceman…

Empecemos con la trama con la que abríamos la review. Los protagonistas de esta línea argumental han sido Tracy y Liz. Lo del anillo en la nariz, aparte de ya visto en Los Simpson, es una excusa casi increíble, incluso para 30 Rock. Pero lo perdonamos por la aparición del Dr. Spaceman. Genial Chris Parnell, que hace que cada aparición del médico de la NBC sea para guardar en la retina. Quizá la línea argumental más débil de las tres, pero aún así nos ha dejado grandes minutos en el episodio.

Quizá haya sido casualidad, o quizá no, pero el hecho es que la anterior ha sido la trama con una mezcla de personajes más clásica. Liz y Tracy juntos es algo que ya vimos desde el episodio uno. Cosa totalmente diferente a lo que vemos en el resto del episodio. Porque ver a Jenna interactuando con los guionistas no es tan habitual. El gag de Pitufina, Lutz llorando ante el espejo, la frase de Kenneth (“Solo Dios y sus ángeles pueden juzgar. Así que sí, es usted mala persona.”)… Grandes momentos que levantan una parte del capítulo que, por sí sola, podría resultar aburrida.

Y la última (y mejor) línea argumental del episodio es, obviamente, la de Jack y Pete. He aquí de nuevo una pareja que no creo que se haya prodigado mucho. Recuerdo el primer capítulo, cuando Jack entraba en la NBC como un elefante en una cacharrería. Pero no me viene a la memoria ningún otro momento en el que ambos hayan compartido momentos juntos. Pero este Nothing Left to Lose nos ha dejado intervenciones memorables de ambos. La escena en el gimnasio, en el que Pete es derrotado al boxeo por un muñeco de plástico, ha sido legendaria. Y cuando se ha puesto a besar al muñeco… Ahí las lágrimas de la risa ya corrían libres. Ver a Pete con el aspecto de Walter White ha redondeado la jugada.

Otro capitulazo de 30 Rock en esta sexta temporada. Un episodio con extrañas mezclas de personajes, con poco Kenneth y nada de Hazel, con un poco del Dr. Spaceman y un mucho de Jack. Todos los ingredientes perfectos para 20 minutos geniales. Y van…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »