Review 30 Rock: Lee Marvin vs. Derek Jeter

Lee Marvin vs. Derek Jeter

28 días después. No es una peli de zombis. Bueno, sí. Pero no. Es lo que hemos tenido que esperar para ver un nuevo episodio de 30 Rock. Para compensar, las buenas personas que organizan la parrilla de la NBC han decidido darnos una razón doble del tándem Fey / Baldwin. La sesión doble empieza con este Lee Marvin vs. Derek Jeter. Dato: Ha sido el segundo capítulo de la temporada escrito por Tina Fey (aunque esta vez no lo haya escrito en solitario). Otro dato: Ha sido el episodio menos visto en la historia de 30 Rock, el primero que baja de 4 millones de espectadores. ¿Quieres leer más? Pues ya sabes lo que hay que hacer…

Antes de empezar, he de decir que esta review está escrita sin haber visto aún el episodio que emitieron inmediatamente después, llamado Khonani, y del que pronto tendréis la crítica correspondiente. No sé si debería haberlo visto (por si acaso estaban hechos para verlos juntos), pero no creo que sea el caso. Así que nos centraremos en este sin contaminarnos con el siguiente, que podría ser muy diferente (para mejor o peor) y condicionar esta review.

Lo que tenemos en este Lee Marvin vs. Derek Jeter es lo que creo que ya se puede llamar un classical 30 Rock: Jack en asuntos amorosos, Liz ayudándole mientras su vida sigue sin levantar cabeza, Tracy y sus locuras… Siempre he creído que cuando la serie se centra en los problemas amorosos de los personajes pierde algo de frescura. Si encima el personaje en el que se centran esas líneas argumentales románticas es Jack, la cosa es aún peor. A mí me gusta el Jack más polémico, el más gamberro. Me gusta el Jack de Floyd.

Jack con NancyJack con Nancy

Intrincados son los caminos del señor (o de Jacob, en esta web). Un episodio sobre líos amorosos de Jack… ¡y no me ha disgustado! Cuando he visto aparecer a Julianne Moore diciendo que se había divorciado me he quedado intrigado. ¿Avery o Nancy? ¿Elizabeth Banks o Julianne Moore? Cada una ha jugado sus armas lo mejor que ha sabido, y la verdad es que las dos son ideales para Jack, cada una con su estilo. Estoy intrigado por ver cómo acaba este triángulo amoroso, aunque espero que no tensen mucho la cuerda poniendo siempre tramas románticas para Jack.

Jugando al balón prisioneroJugando al balón prisionero

También ha sido habitual la línea argumental de Liz. En un capítulo escrito (o co-escrito, en este caso) por Tina Fey, está claro que la ración de humillación y vergüenza en la vida de Liz no va a faltar. Va a actividades para solteros, se pone coquilla para jugar al dodgeball (“Oh, claro, sólo a los tíos les hace daño”, dice sarcásticamente cuando Jack le pregunta), corrige a un hombre que intenta ser simpático con ella y confunde a los mercenarios de Avatar con marines… No es la mejor época para Liz, eso está claro. Ha sido una línea argumental regular, que no ha deparado grandes momentos. En realidad, no ha deparado nada en general. Sólo el momento en que Liz explica a un desconocido el tipo de hombre que está buscando. ¿La mejor parte de la descripción? Quiero que le gusten los musicales, pero que sepa cerrar la boca mientras miro Lost.

“El racismo ha vuelto”

En todos los episodios de 30 Rock espero el momento Tracy con ansia. Por suerte, en este no ha tardado en aparecer.

  • Toofer: No os lo vais a creer. Alguien me ha llamado biggledeeboo en el metro.
  • Grizz: ¿Qué es un biggledeeboo?
  • Tracy: Es una palabra del siglo XVIII que significa “moro de piel oscura”. Me he aprendido la palabra “negro” en todos los idiomas, para así saber cuándo sentirme ofendido. ¿En ruso? Chernyi. ¿En coreano? Hoog-een. ¿En delfín? [Imita a un delfín].

A partir de ese momento, ya puedo estar tranquilo. He tenido mi ración semanal de Tracy. Sin embargo, TJ no se ha quedado ahí, y toda la trama sobre que el racismo ha vuelto ha sido muy divertida. Ha contribuido a ello también Jenna, cuando dice que no ha habido princesas Disney blancas desde 1991 (Tiana, Mulan, Pocahontas y Jasmine han sido las cuatro últimas): “Hay niñitas blancas y rubias en este país que no tienen ni idea de que pueden ser hermosas.” Otro momento genial es al final de esa misma escena, cuando acaba de soltar el discursito y se sienta mientras ella misma (y nadie más) se aplaude.

Quiero pensar que este episodio, un episodio normalito, es la carrerilla que está cogiendo 30 Rock para que los últimos cinco de la temporada sean memorables. El primero de ellos, Khonani, ya lo tenemos entre nosotros. A ver qué tal.


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »